TOROS DE TIJUANA | TIGRES DE PUEBLA | LIGAS DE BEISBOL PROFESIONAL DE MEXICO | FORO | TUNEROS DE SAN LUIS POTOSI | PIRATAS DE CAMPECHE | RIELEROS DE AGUASCALIENTES | LIGA MEXICANA DE VERANO | SULTANES DE MONTERREY | PERICOS DE PUEBLA | TECOLOTES DE LOS DOS LAREDOS | AGRARIO DE MEXICO | CURRICULUM VITAE | TRIVIA BEISBOLERA | CHARROS DE JALISCO | FOTOS PITCHERS MEXICANOS | BIOGRAFIAS PELOTEROS MEXICANOS | LANGOSTEROS DE CANCUN | ACEREROS DE MONCLOVA | LEONES DE YUCATAN | FOTOS EXTRANJEROS | BIBLIOGRAFIA | MEXICANOS EN GRANDES LIGAS | OLMECAS DE TABASCO | FOTOS PELOTEROS MEXICANOS | CAFETEROS DE CORDOBA | SARAPEROS DE SALTILLO | BRONCOS DE REYNOSA | ESTADISTICAS | GENTE DEL BEISBOL | VAQUEROS DE UNION LAGUNA | BIOGRAFIAS PITCHERS MEXICANOS | HISTORIA DEL BEISBOL LIGA MEXICANA | AGUILA DE VERACRUZ
 
SULTANES DE MONTERREY
   
imagen
HISTORIA

La organización regiomontana es la más rica en tradición habiendo nacido en 1939. Monterrey ha jugado en tres parques y ha sido llamado de tres formas diferentes durante su participación en el circuito, ya que en los primeros años se le conoció como Carta Blanca por el apoyo que le brinda la empresa cervecera de la localidad, más tarde recibieron el mote de Industriales y desde 1948 se les conoce como Sultanes.
Este equipo se distingue por ser una novena competitiva, gracias a lo cual ha conseguido un total de ocho campeonatos; el primero de ellos fue logrado en 1943, teniendo al frente al cubano Lázaro Salazar, quien empezaba a cincelar su brillante trayectoria que más tarde lo convertiría en el mejor manager de todos los tiempos. Salazar les dio el tricampeonato en los años correspondientes a 1947, 48 y 49, marcando un récord que nadie ha podido igualar.
Su quinto título fue conseguido en la campaña de 1962, bajo el mando del cubano Sungo Carrera. Su sexta conquista se da en 1991 con el sonorense Aurelio Rodríguez, y en 1995 y 1996 obtuvieron el bicampeonato dirigidos por el norteamericano Derek Bryant.
Sus rosters han estado llenos de luminarias, entre ellos se ha honrado los nombres de seis peloteros, retirando los números que usaron en sus uniformes, Epitacio "La Mala" Torres, Daniel Ríos, Lázaro Salazar, Héctor Espino, Vinicio García y Arturo González.
A partir de 1990 los Sultanes tienen como casa el Estadio Monterrey, el cual ha sido el detonante para que una gran cifra de eventos internacionales se hayan realizado en el diamante del formidable inmueble que está considerado como el mejor de América Latina.




LOS SULTANES DE MONTERREY
03/31/2003 8:18:00 AM
EL EQUIPO CON MAS HISTORIA DENTRO DE LA LIGA MEXICANA DESDE 1939


EL INICIO


LOS SULTANES INICIARION SU PARTICIPACIÓN EN LA LIGA MEXICANA CON UN ENCUENTRO DE EXHIBICIÓN EL 25 DE MARZO DE 1939 EN EL DESAPARECIDO PARQUE CUAUHTEMOC, SIN EMBARGO SU TRAYECTORIA OFICIAL SE DIO DESDE EL 1 DE ABRIL DE 1939 AL ENFRENTAR AL AGUILA DE VERACRUZ EN EL PUERTO JAROCHO.

DURANTE TODO ESE TIEMPO EL EQUIPO "CARTA BLANCA" COMO SE CONOCIA EN ESE ENTONCES, ESTUVO DE GIRA Y NO FUE HASTA EL 20 DE MAYO DE ESE MISMO AÑO (1939) CUANDO JUGARON SU PRIMER ENCUENTRO EN LA CIUDAD DE MONTERREY.EN ESE PRIMER PARTIDO ANTE SU GENTE FUERON DERROTADOS POR LOS CAFETEROS DE CORDOBA POR PIZARRA DE 3 CARRERAS A 1. EL GANADOR DE AQUEL PARTIDO MEMORABLE FUE EL INMORTAL CUBANO LAZARO SALAZAR, QUE ENTONCES COMANDABA A LOS VERACRUZANOS Y LA DERROTA LE CORRESPONDIO AL NORTEAMERICANO JIMMY DIREUX.

LO MAS SOBRESALIENTE DE AQUEL PRIMER ENCUENTRO FUE LA AFICION QUE SE VOLCO PROVOCANDO PRÁCTICAMENTE UN LLENO TOTAL EN EL AÑORADO PARQUECITO, DEMOSTRANDO QUE EN LA CIUDAD DE MONTERREY EL BÉISBOL IBA A SER UNO DE LOS DEPORTES CONSENTIDOS DE LA FANATICADA REGIOMONTANA.

LA ERA DE LAZARO SALAZAR


EL LLAMADO EQUIPO "CARTA BLANCA" FINALIZO SU ACTUACIÓN UBCANDOSE EN LA QUINTA POSICIÓN ENTRE SIETE COMPETIDORES, EN DONDE IRÓNICAMENTE LOS CAMPEONES FUERON LOS CAFETEROS DE CORDOBA QUE MANEJABA LAZARO SALAZAR, A QUIENES LES DIO EL TITULO PRECISAMENTE ANTE EL EQUIPO DE MONTERREY, AL ROBARSE EL PENTÁGONO Y ANOTAR LA CARRERA QUE LE DIO EL TRIUNFO A LA ESCUADRA VERACRUZANA.

EN SUS PRIMEROS AÑOS EL EQUIPO FUE IDENTIFICADO CON EL NOMVRE DE "CARTA BLANCA", POSTERIORMENTE FUERON CONOCIDOS COMO "INDUSTRIALES" Y DESDE FINALES DE LOS CUARENTAS SE LES COMENZO A LLAMAR "SULTANES", NOMBRE DE BATALLA QUE ADOPTARON DESDE ENTONCES.

LA LLEGADA DEL "CARTA BLANCA" DE MONTERREY, SE DIO CONJUTAMENTE CON EL ARRIBO DE EPITACIO "LA MALA" TORRES, QUIEN SE IBA A CONVERTIR POSTERIORMENTE EN EL MÁXIMO IDOLO DE TODOS LOS TIEMPOS EN EL EQUIPO DE LOS SULTANES.

DESDE ENTONCES, MONTERREY HA CONTADO REFULGENTES LUMINARIAS, COMO EL NORTEAMERICANO BILL JEFFERSON, QUIEN SE CONVIRTIÓ EN EL PRIMER SULTAN EN SER PITCHER CAMPEON EN GANADOS Y PERDIDOS EN LA LIGA, COMPILANDO EXCELENTES CIFRAS Y TERMINAR COMO EL MÁXIMO CONQUISTADOR DE TRIUNFOS DE AQUELLA TEMPORADA.

EN 1941 LLEGABA DANIEL RIOS, QUIEN MAS TARDE SE CONVERTIRIA EN SU PITCHER ESTELAR, YA QUE LE DARIA IMPORTANTES TRIUNFOS, LOS CULAES SERVIRIAN PARA CONQUISTAR CUATRO CAMPEONATOS EN LA DECADA DE LOS CUARENTAS.

UN AÑO MAS TARDE SE INTEGRARIA EL CUBANO LAZARO SALAZAR, QUIEN SERIA CONSIDERADO COMO EL MEJOR MANAGER DE TODOS LOS TIEMOS, AL DARLE EL TITULO A LA ESCUADRA PRIMERAMENTE EN 1943 Y TRES MAS EN FORMA CONSECUTIVA, SIENDO ESTOS LOS CORRESPONDIENTES A 1947, 48 Y 49 RESPECTIVAMENTE.

JUNTO A SALAZAR TAMBIEN DEBUTO EL INOLVIDABLE ROY CAMPANELLA, RECEPTOR QUE JUGARA DURANTE DOS CAMPAÑAS Y QUE AL CAER LA BARRERA DE COLOR EN LAS GRANDES LIGAS, SE COVERTIRIA EN UN AUTENTICO SUPER ESTRELLA DE LOS DODGERS DE BROOCKLYN.

CAMPANELLA PARTICIPO EN LOS AÑOS DE 1942 Y 43 Y FUE EL HOMBRE IMPORTANTE DE LA OFENSIVA EN LA CONQUISTA DEL PRIMER TITULO DE SU HISTORIA, EN DONDE TAMBIEN BRILLARAN DESDE LA LOMITA DE PITCHO HOMBRES DE LA TALLA DEL INCOMPARABLE DANIEL RIOS Y DEL VENEZOLANO VIDAL LOPEZ.

MONTERREY CONTO CON LA PRESCENCIA DE UN CAMPEON BATEADOR DURANTE DOS TORNEOS SEGIDOS, CUANDO EL GIGANTON CUBANO CLARO DUANY OBTUVO LOS GALLARDETES EN LAS CAMPAÑAS DE 1945 Y 46, ALINEANDO COMO CUARTO EN EL ORDEN DE BATEO Y TERMINANDO COMO CAMPEON PRODUCTOR EN LA PRIMERA DE ELLAS.

ESE MISMO AÑO DE 1945, LAZARO SALAZAR LANZO UN JUEGO SIN HIT, PERO CON CARRERAS, AL DERROTAR 5-2 A LOS TECOLOTES DE NUEVO LAREDO EL DIA 10 DE JUNIO.

LA MÁXIMA HAZAÑA DEL CLUB EN LOS AÑOS 40 SE DIO AL ESLABONAR TRES GALLARDETES CONSECUTIVOS, TODOS BAJO EL MANDATO DE LAZARO SALAZAR, QUIEN SE GANO DE CALLE LA INMORTALIDAD LUEGO DE AQUEL HECHO.

LA LLEGADA DE HECTOR ESPINO


AUNQUE EN LOS AÑOS CINCUENTA SE DIERON ALGUNAS INDIVIDUALIDADES EN EL PITCHO COMO EN EL ASPECTO OFENSIVO, LA CORONA DE CUADRANGULARES DE EDDIE MOORE, FUE LO MAS SOBRESALIENTE DE ESA DECADA, AUNQUE EN ESE LAPSO NO VOLVIERON A CONQUISTAR NINGUN CAMPEONATO, COSA DE QUE SE VOLVIO A DAR EN LOS INICIOS DE LOS SESENTA.

ESTO ACONTECIO PRECISAMENTE EN LA CAMPAÑA DE 1962, JUSTAMENTE EN LA LLEGADA DE HECTOR ESPINO CON LA NOVENA, EN DONDE INMEDIATAMENTE DEMOSTRO QUE IBA A SER UN FUERA DE SERIE Y SE GANO DE CALLE EL NOMBRAMIENTO COMO EL MEJOR NOVATO DE LA CAMPAÑA.

PERO ESE AÑO LOS SULTANES Y SU MAGNATE ANUAR CANAVATI CONTARON CON UNA VERDADERA CONSTELACIÓN DE ESTRELLAS, YA QUE SE HABIA UN ESTELAR EN CADA POSICIÓN Y POR CONSECUENCIA LOGRARON EL CAMPEONATO BAJO EL MANDO DEL CUBANO SUNGO CARRERA.

EN ESE AÑO SE DIO LA TRIUNFAL LLEGADA DE INMORTAL HECTOR ESPINO, QUIEN APARTE DE SER NOMBRADO EL MEJOR NOVATO DE LA CAMPAÑA, TAMBIEN GANO EL TITULO DE CARRERAS IMPULSADAS, CORONA QUE COMPARTIO CON EL TREMENDO BATEADOR Y COMPAÑERO DE FRANELA, ALFONSO PERRY.

INDUDABLEMENTE, ESE FUE LA EPOCA DE ESPINO, YA QUE ESTE GANO CUATRO CAMPEONATOS DE BATEO, TRES TITULOS DE JONRONES Y UNO DE PRODUCIDAS, A PARTE DE OBTENER UN CAUDAL ENORME DE RECORDS A LA OFENSIVA, LOS CUALES SIRVIERON PARA INMORTALIZARLO.

INDEPENDIENTEMENTE DEL BRILLO DEL PELOTERO, LOS SULTANES NO PUDIERON AGREGAR OTRO CAMPEONATO A SU RICA HISTORIA EN EL CIRCUITO MEXICANO Y TUVIERON QUE CONFORMARSE CON UNA EPOCA BASTANTE GRISI BAJO EL MANDATO DE LOS LICENCIADOS RODOLFO GONZALEZ CASTILLO Y PEDRO TRETO CISNEROS, QUIENES ESTUVIERON COMO DIRECTIVOS DEL CLUB DURANTE LOS AÑOS SETENTA Y PRINCIPIOS DE LOS OCHENTA.

EL EQUIPO DE LA DECADA


LA DECADA DE LOS NOVENTA SE CONVIRTIÓ EN UNA ETAPA DE BONANZA PARA LA ESCUADRA REGIOMONTANA, YA QUE APARTE DE HACER HISTORIA CON EL ERIGIMIENTO DEL FORMIDABLE ESTADIO MONTERREY, LOS SULTANES INICIARON LA DECADA EN FORMA EXTRAORDINARIA AL CORONARSE EN 1991, TENIENDO COMO MANAGER AL SONORENSE AURELIO RODRÍGUEZ.

LOS SULTANES EMERGIERON DE LA PENUMBRA GRACIAS A LA VISION DE LOS DIRECTIVOS COMO JOSE MAIZ GARCIA Y ROBERTO MAGDALENO, QUIENES CONJUNTARON UN GRAN EQUIPO Y COMENZARON A HACER HISTORIA.

POR FIN LOS SULTANES CAMPENARON DESPUÉS DE 29 TEMPORADAS DE HABER PERMANECIDO EN EL LIMBO, Y FUERON ELEGIDOS POR LOS DIOSES BEISBOLEROS EN LA DECADA DE LOS NOVENTA.

ELLOS OBTUVIERON LOS CAMPEONATOS CORRESPONDIENTES A 1995 Y 96 TENIENDO AL NORTEAMERICANO DERECK BRYANT AL FRENTE DE LA NOVENA, AUNQUE SE LLEVARON UNA TERRIBLE DECEPCION AL NO PODER CONSEGUIR EL TRICAMPEONATO, QUE ERA UNO DE LOS OBJETIVOS DE LA NOVENA.

DEBIDO A SUS TRES TITULOS Y AL HABER CONSEGUIDO EL IMPORTANTE RECORD DE MAS TRIUNFOS EN FORMA CONSECUTIVA EN LA CAMPAÑA DE 1996, ASI COMO EL MEJOR PORCENTAJE DE GANADOS Y PERDIDOS PARA UNA TEMPORADA, LOS SULTANES FUERON NOMBRADOS CON TODA JUSTICIA COMO EL MEJOR EQUIPO DE LA DECADA DE LOS NOVENTA.
El equipo de sultanes es fundado en 1939

bajo el nombre de Carta Blanca, finalizando con un record de 31 ganados por 29 derrotas
Estos son los títulos del equipo SULTANES DE MONTERREY a través de su historia
1943: Manager: Lázaro Salazar record del equipo 53 ganados y 37 perdidos, jugadores clave: "La Mala " Torres,"La Coyota" Ríos,"Cocaina" García, Vidal López. Roy Campanella.
1947: Manager: Lázaro Salazar record del equipo, 70 ganados y 47 perdidos, jugadores clave: Carlos Blanco, Andrés Fleitas, Agustín Bejarano, La Mala Torres, Alejandro Carrasquel, Armando Torres, La Coyota Ríos
1948: Manager: Lázaro Salazar record del equipo 50 ganados 35 perdidos, jugadores calve: "Clipper" Montemayor, Pablito García, Alejandro Carrasquel, La Mala Torres, La Coyota Ríos, Armando Torres
1949: Manager: Lázaro Salazar Monterrey gano el campeonato luego de quedar líder en la primera mitad, segundo en la segunda. Ganado la serie final 4 juegos a 0; jugadores clave: "Clipper" Montemayor, José Luis St. Clair, Felipe Hernández, La Coyota Ríos
1962 Manager: Clamente "Sungo" Carrera, record del equipo; 77 ganados y 57 perdidos, jugadores calve: Héctor Espino, Alonso Perry, Vinicio García, Yaqui Rios, Juan Delis, Jaime Corella, Panchillo Ramírez,
1991 Manager: Aurelio Rodriguez Ituarte , record del equipo82 ganados y 38 perdidos, realmente este equipo era una trabuco, inolvidables Darryl Motley. German Rivera, Orlando Sánchez , Chico Rodríguez, Tony Aguilera, Remigio Díaz, Juan Reyes, Alex Treviño, Miguelito Hernández, Jaime Guerrero, Bornquito Leal, "Caballo" Heredia, "Varilla" Garza, Aaron Acosta, Arturo "el rey " González, German Jiménez, Roberto Osuna, y Ramón Serna
1995 Manager Derek Bryant record del equipo, 65 triunfos por 49 derrotas, jugadores clave. Juan Carlos Canizales que compiló .358, Cornelio García concluyó con .348 José Tolentino se distinguió con .342, Alejandro Treviño quedó con .317, el dominicano José González bateó para .313,Scott Lewis 2-1 1.50, Otis Green 3-3 1.95, Jonhatan Hurst 4-1 2,16 (recuerdan aquel partido con lluvia y acribillando a Cordova, y Rincón ahora en grandes ligas)
1996 Manager Derek Bryant record del equipo: 82 ganados y 33 perdidos estableciendo una marca en el beisbol de la Liga Mexicana.Rafael Díaz 14-1 .933 y 2.41 de efectividad para ser el mejor pitcher de la liga y David Pérez concluyó con una marca de 13-4 , recuerdan alos "dobermans" Dennis Powell, Jonhathan Hurst y Otis Green, José González bateó para .354, Cornelio García concluyó con .345 seguido por Juan Carlos Canizales que terminó con .313.

1943: MONTERREY CONQUISTA LA PRIMER CORONA DE SU HISTORIA


Comandado por Guillermo "Yamo" Ornelas, el Carta Blanca había debutado en 1939 en la Liga Mexicana ocupando la quinta posición entre los siete clubs participantes.

Su marca fue positiva al terminar con 31-19 en ganados y perdidos para un porcentaje de .517, pero distanciados de los Cafeteros de Córdoba a 16 juegos, que concluyeron en la punta del standing.

Un año después y con José Luis "Chile" Gómez al timón el Carta Blanca ascendió en la tabla de posiciones ocupando la tercera posición a 9 juegos del campeón Aguila de Veracruz.

Monterrey quedó con muy buenos números al concluir con 52 triunfos y 41 derrotas, pero cayeron al sótano en la siguiente temporada al terminar con 43-59 en ganados y perdidos a 24 juegos de distancia otra vez del Veracruz que ligó su segundo banderín consecutivo.

Pero el club regiomontano subió hasta el segundo escaño en 1942, gracias a la llegada del cubano Lázaro Salazar quien mostró sus dotes formidables como manager después de haber hecho campeones a los dos clubs veracruzanos (Córdoba y Aguila)

Monterrey estuvo peleando el banderín a lo largo del campeonato pero se quedaron cortos en su intento al terminar con 46-41 en ganados y perdidos a un juego y medio del Torreón que obtuvo la corona.

Lázaro dio muestras de ser un excelente pelotero ya que fue el mejor hombre de los entonces llamados Industriales al finalizar en la cumbre tanto en bateo como en pitcheo, superando con el madero a tipos de la talla del debutante Roy Campanella, al ya estelar Epitacio "La Mala" Torres, Zenón Ochoa y el Fantasma Heredia.

En la lomita superó a lanzadores de primer nivel como el formidable Daniel Ríos, Armando "Indian" Torres, Coty Leal y el zurdo Guillermo Prieto.

EL PRIMER TITULO

Dicen que no hay quinto malo y los Industriales hicieron bueno el conocido refrán al campeonar en la que fue su quinta temporada en el beisbol de la Liga Mexicana y segunda del manager Lázaro Salazar al frente de la novena.

Los Industriales volvieron a tener una feroz pelea con los Algodoneros del Unión Laguna, superándolos apenas por medio juego de ventaja al término del calendario.

Los regiomontanos concluyeron con un excepcional récord de 53-37 en ganados y perdidos, siendo Epitacio "La Mala" Torres su mejor elemento a la ofensiva al culminar con .308 de porcentaje superando al venezolano Vidal López que bateó .304 por .300 de Jesús "Chucho" Torrijos, .289 de Roy Campanella, Héctor Leal quedó con .274 Heberto Blanco quedo con .263, Ramón "Fantasma" Heredia bateó .257, el manager Salazar .254, Zenón Ochoa .251, el short stop norteamericano Tom Butts .248 y Ezequiel "Kelo" Cruz .246.

El mejor jonronero fue Roy Campanella, el formidable catcher que luego sería un fabuloso superestrella al abolirse la barrera para los peloteros negros con los Dodgers de Broocklyn bateó 12 cuadrangulares por 6 de Vidal López y 3 del Príncipe de Belem que era el manager del equipo.

El mismo Roy Campanella y Vidal López fueron los mejores en impulsadas con 54, seguidos de ¨La Mala" Torres que impulsó 48 y 46 del Fantasma Heredia mientras que Heberto Blanco fue el mejor en robos de base con 12 estafas y junto al magnífico receptor Roy Campanella se dieron el lujo de jugar en los 90 encuentros que disputara su novena.

Lázaro ganó su tercer título en la liga aportando 8 victorias en su trabajo desde el montículo, en un staff realmente compacto que aglutinó a 6 lanzadores, en donde cinco de ellos se repartieron los 53 triunfos que obtuvieron los Industriales.

De estos, 20 fueron conquistados por el formidable Daniel Ríos que vivió la mejor temporada de su carrera al concluir con 20-7 en ganados y perdidos, mientras que el venezolano Vidal López fue el mejor pitcher del club en el renglón de efectividad con 2.08 superando el 2.53 que había dejado el inmortal cubano Martín Dihigo apenas el año anterior jugando con el Torreón.

Entre otras cosas se puede decir que el sonorense Daniel Ríos fue el líder de juegos completos con 24 mientras que Vidal López fue el mejor pitcher del club en el renglón de efectividad con 2.08 superando el 2.53 que había dejado el inmortal cubano Martín Dihigo.

Entre otras cosas se puede decir que el sonorense Daniel Ríos fue el líder de juegos completos con 24 mientras que Vidal López fue el mejor en blanqueados con 5, Ríos se convirtió también en el segundo ganador de 20 juegos por Monterrey habiendo sido Bill Jefferson el primero en 1940.
Otros lanzadores que colaboraron en la primer conquista de la novena fueron: Alberto "Coty" Leal con 7 ganados y 6 perdidos, Lázaro Salazar quedó con 8-10 y el zurdo Prieto quedó con 2-1.

CIERRE DRAMATICO

El final de la temporada no había podido ser más dramático, ya que al llegar al último día de la campaña los Algodoneros del Unión Laguna y los Industriales de Monterrey estaban empatados en el primer lugar aunque los laguneros tenían una ventaja de dos milésimas.

Torreón mostraba un récord de 51-36 con .586 mientras que Monterrey tenía 52-37 y un promedio de .584.

Según el rol de juegos, Torreón tendría que jugar un doble encuentro recibiendo a los Pericos de Puebla mientras que Monterrey se enfrentaría en su casa a los Alijadores de Tampico, en un solo partido.

La liga había estipulado que ese sería el último día de la temporada y que ya no se iban a efectuar más partidos posteriores a aquella fecha.

En Torreón iniciaron el primer choque de la doble jornada y los Pericos atacaron fuerte al anotar seis carreras en solo dos tercios de entrada, atacando la serpentina del abridor Manolo Fortes y el relevista Martín Dihigo.

Pero el juego no fue mas allá al desatarse un torrencial aguacero que suspendió el partido y canceló el otro juego definitivamente.

Al suspenderse los dos juegos, Torreón solo esperaba que Monterrey perdiera para poder ser los campeones de una forma automática.

Aunque también les quedaba la posibilidad de que si en Monterrey llovía y no había juego Torreón se quedaba con el campeonato, merced a las dos milésimas que tenían de ventaja.

Pero no hubo lluvia en Monterrey y si un gran partido que concluyó 7-3 en favor de los Industriales.
por el Tampico abrió Juan Guerrero mientras que Monterrey envió al mejor hombre de su staff de serpentineros, Daniel Ríos, quien iba en busca de su triunfo número 20 de la temporada.

El orden al bat de los Alijadores contaba con bateadores famosos de la talla del Diablo Wells, Angel Castro, Santos Amaro, Pedro Formental y otros cañoneros de gran categoría sobre el diamante.

Por su parte, los Industriales de Lázaro Salazar tenían a Heberto Blanco en la segunda base, a ¨La Comadre¨ Leal en el derecho, el cuarto bat era el catcher Roy Campanella, Vidal López jugaba en el izquierdo, el Fantasma Heredia estaba en la antesala, Zenón Ochoa era el primera base, Tom Butts jugaba de short stop, Daniel Ríos era el pitcher.

Los Industriales se fueron arriba desde el primer inning, con un sencillo de Heberto Blanco, sacrificio de ¨La Comadre¨ Leal, rola de ¨La Mala¨ Torres, Roy Campanella recibió golpe y Vidal López impulsó la carrera con hit sencillo.

En la cuarta cayó la segunda anotación con doble de Campanella y sencillo del Fantasma Heredia.
Pero los Alijadores se defendieron en gran forma al igualar los cartelones en la parte baja del sexto episodio, el Diablo Wells se embasó en hit de piernas por el short stop y el sonorense Angel Castro siguió con cuadrangular por el bosque izquierdo.

La pizarra estaba empatada.
Pero Monterrey volvió a enseñar su gran hambre de campeonato al anotar otras cuatro carreras en el
cierre del sexto rollo.

La fiesta inició con imparable de ¨La Mala¨ Torres por el montículo, Campanella se embasó en error del short, Vidal produjo una con sencillo al prado izquierdo y Heredia se sacrificó.

Ochoa impulsó otras dos con sencillo al bosque izquierdo, Butts disparó otro hit sencillo y el manager Salazar complementó el gran rallie al ordenar un formidable squezze play con el serpentinero Daniel Ríos que acarreó la cuarta carrera del Industriales, que se pusieron con una ventaja considerable de 6 carreras a 2.

Los Alijadores anotaron en la octava con doblete de Santos Amaro y hit impulsador del cubano Pedro Formental aunque los Sultanes recuperaron la ventaja al anotar otra en el cierre de ese inning con imparables de Butts y el pitcher Daniel Ríos, quien tuvo un excelente trabajo desde la lomita del pitcheo al aceptar nueve hits ponchando a 5 y dando un par de bases por bolas al obtener el triunfo en una jornada realmente sensacional que significó el primer título del Industriales.
SULTANES DE MONTERREY 1943
GOTAS DE LLUVIA Y UN TITULO
Al llegar al domingo 10 de octubre de 1943 —el último día de la temporada de la Liga Mexicana de Beisbol la situación que presentaba el standing era la siguiente: G P PTJ JV Torreón 51 36 .586 — Monterrey 52 37 .584 — Puebla 44 43 .506 7 Tampico 41 47 .466 10 1-2 Veracruz 39 50 .438 13 México 37 51 .420 14 1-2. Y para esa última jornada el Torreón recibía en su casa a los Pericos de Puebla, para un doble juego. Sultanes de Monterrey por su parte iba a efectuar un solo encuentro, en su casa también, contra el potente Alijadores. Era el último día y se anunció que no se podría efectuar ningún otro partido fuera de las fechas del calendario.
Y en Torreón cayó un fuerte aguacero que duró todo el día y que impidió la celebración del doble juego. Solamente pudo comenzarse el primer choque y los Pericos de Puebla anotaron seis carreras en dos tercios de entrada, sobre Manolo Fortes y Martín Dihigo, que entró al rescate. Suspendidos los dos juegos por lluvia en Torreón, la salvación para los laguneros era que Monterrey perdiera con Tampico. De esa manera se llevarían la corona. Pero si los Sultanes triunfaban sobre Tampico- ellos ganarían- Otra posibilidad: si llovía también en Monterrey, el Torreón ganaría por dos puntos de porcentaje.
Pero en Monterrey hubo un sol radiante cuando se cantó el playboll entre Alijadores y Sultanes. Juan Guerrero, el grandote pitcher mexicano de la frontera, abrió en la lomita del Alijadores y Daniel Ríos, también del norte- comenzó por Monterrey. Lázaro Salazar, quien ya había ganado campeonatos en la Liga Mexicana con Cafeteros de Córdoba en 1930 y Azules del Veracruz en l941, era ya el manager de los Sultanes de Monterrey. Un equipo que presentó un orden al bat con Heberto Blanco en segunda, Comadre Leal en el centro. La Mala Torres en el right, Roy Campanella detrás de la goma, Vidal López en el left, Fantasma Heredia en la antesala. Zenón Ocboa en primera base, el americano Butts en las paradas cortas y Ríos lanzando.
Tampico incluía famosos estrellas como Diablo Wells, Ángel Castro, Santos Amaro, Perico Formental, Felino Cárdenas, Manuel Arroyo... Monterrey anotó una carrera en el cierre de la primera entrada con sencillo de Heberto Blanco. sacrificio de Leal, rola de La Mala, golpe a Campanella y hit productor de Vidal. En la cuarta vuelta la segunda carrera regiomontana con doblete del gran Campanella —el mismo que luego fuera estrella de Ligas Mayores con los Dodgers de Brooklyn- y hit productor de fantasma Heredia.
Pero en la parle alta de la sexta, el Alijadores logró empatar al anotar en dos ocasiones con sencillo de piernas de Diablo Wells por las paradas cortas y jonrón de Ángel Castro sobre la barda del right. Dos a dos. Cerrando ese mismo sexto el Monterrey ganó el juego y el campeonato, al lograr un buen racimo de cuatro carreras. Mala Torres comenzó con hit por la lomita y Campanella se embasó en error del short Wells. Vidal, siempre oportuno, produjo con hit al left y Heredia se sacrificó. Zenón Ochoa impulsó dos más con hit al left. Butts también singleó y Salazar le puso el toque mágico como broche de oro al rally: un squeeze play perfecto de Daniel Ríos para la cuarta carrera.
Ventaja de 6-2 para Monterrey. Tampico anotó su tercera carrera en la parte alta de la octava entrada. Amaro dobleteó y Formental lo trajo a casa con hit. En el cierre de ese mismo octavo, e1 Monterrey anotó su séptima y ultima carrera con sencillos de Butts y Daniel Ríos. Daniel Ríos ponchó a cinco, dio dos bases y aceptó nueve hits al ganar este encuentro que significó el campeonato para los Sultanes. Al declararse al Monterrey campeón de la Liga Mexicana por la presidencia del circuito- con medio juego de ventaja solamente, se recordó aquel juego que le fue anulado al Torreón y que a la postre fue definitivo. Un partido nocturno en Torreón en que ganaron con el americano Terrey McDuffie en la lomita.
La presidencia de la Liga Mexicana había prohibido que McDuffie lanzara en juegos nocturnos en Torreón, ya que el alumbrado era muy malo y el pitcher derecho tiraba muy fuerte. Única vez en el Béisbol que eso ha sucedido. Le prohibieron tirar a McDuffie porque podía "matar" a un bateador si se le escapaba uno de los lanzamientos veloces. Anularon, pues, ese encuentro que gano Torreón con McDuffie. Y vaya si les hizo falta cuando la Liga Mexicana terminó de esta manera: Monterrey 53 ganados y 37 perdidos y Torreón 51 – 36, sólo a medio juego. (1)
LA SERIE QUE DEJO LÁGRIMAS DE SANGRE
FAMOSA SERIE JUGADA EL 25 DE SEPTIEMBRE DE 1947 ENTRE LOS SULTANES DE MONTERREY CONTRA LOS PERICOS DE PUEBLA
“LA AFICIÓN” POR EL SEÑOR TOMMY MORALES

Por el Dr. Jaime Cervantes Pérez
Habíamos visto béisbol grande, lo mejor que tenía México. En cada serie, en las tribunas sólo oíamos hablar de las hazañas de cada uno de los jugadores que traía don Jorge Pasquel; cuando se oía su nombre había que esperar grandes noticias, había expectación por los duelos entre los equipos y los grandes entradones que se hacían en cada uno de los juegos. Mi padre algunas veces nos llevaba al Parque Delta en la ciudad de México para verlos, y ahí lo mismo que en el Parque Puebla, veíamos gente de Estados Unidos que comentaba en mal español que nuestro béisbol era de Ligas Mayores. Venía gente de Veracruz, de Jalapa, de Córdoba, de Acapulco, de San Martín Texmelucan, de Huejotzingo, de Tepeaca, de Atlixco, de Acatzingo, de Tehuacán, de Matamoros, de todo el Estado. La serie que acababa de jugar el Puebla había sido en Tampico, la había ganado y venía con una gran racha, alcanzando al Monterrey que se había sostenido toda la temporada en primer lugar y le tocaba jugar contra el Puebla. Confiábamos en el Dios de Puebla, pensábamos no nos iba a fallar, creíamos firmemente en él; era cuando creíamos en milagros, no en nosotros mismos, y posteriormente la vida nos enseñó lo contrario. El Puebla estaba a uno y medio juegos atrás del Monterrey. Nosotros pensábamos que si el Puebla jugaba como lo había estado haciendo, despedazaría al Monterrey. En todos lados sólo se oía hablar de béisbol: en las carnicerías, en las tiendas, en los billares de "La Bola Roja", en la plaza de la Victoria. Mi papá nos había llevado a comer ostiones con Palmero, que era un jarocho con el que se llevaba bien, y éste a su vez con Bernardo López, que en compañía de los carniceros del mismo mercado de La Victoria, los hermanos Contreras, Polo, Pepe y Álvaro se iba a tomar sus pulques en las famosas pulquerías "El Farolazo" y "La Mera Penca". ¡Cómo le gustaba el pulque a Bernardo López! Este era un catcherazo, tan bueno que cuando vino Fermín Guerra al Puebla en 1943, le dijo a Domingo Figueroa:
- ¡A mí para qué me traen si tienen a Bernardo que es un chingón!
Este Fermín Guerra era un cubano que llegó del Senadores de Washington a batear .313 con el Puebla
A Bernardo lo trajeron para que catchara por el Chevrolet, que era el equipo profesional anterior. Ahí estaba también Rafael Pedrozo, que lo enseñó bastante. Rafael Pedrozo era un cubano negro, uno más de los benditos negros cubanos que llegaron para dar grandeza al béisbol de Puebla. Después vimos que Bernardo López ya tenía el mismo mascoteo de Pedrozo. Bernardo no se achicaba ante Fermín Guerra; por el contrario, cuando Pedrozo se fue del Puebla, Bernardo se quedó de planta. No era un gran bateador pero se defendía y bien.
Por fin llegó el jueves 25 de septiembre de 1947. La serie contra el Monterrey, había causado demasiada expectación. Por toda la 11 Sur, desde la Avenida Reforma hasta el Parque Puebla, se veía desfilando gente desde las 11 de la mañana. Los camiones Garita- Panteón y Aviación- Panteón iban completamente llenos hacia el Parque. Nosotros llegamos desde las 12:00 horas y ya había cupo completo; detrás de las bardas había camiones de pasajeros con gente encima ya que no cabían en el parque. A las 13:30 se cerraron las puertas, pues ya no había lugar en las tribunas. Del lado de primera, como siempre acostumbraba, con camisa blanca el "cuarenta pelos", (Sr. Faustino Rojas) que con sus gritos armaba demasiada algarabía, agarrándose con otro espectador de Veracruz, el famoso "Pelaez", que se colocaba en sombra; pero los gritos de ambos se oían bastante, alegrando a la gente. Cada uno tenía su porra y como eran muy ingeniosos la gente sólo esperaba que dijeran algo para reírse. En una ocasión Pelaez se levantó a gritar en favor del Puebla y "cuarenta pelos" le gritó:
- ¡No seas bruto!
Y Pelaez le contestaba:
- ¡Claro, porque Bruto fue un gran hombre!
Y "Cuarenta Pelos" decía:
- ¡Sí, pero tú eres un gran bruto!
Y toda la gente se soltaba a reír estruendosamente.
Por las tardes, después de los juegos, el "Cuarenta Pelos" bailaba danzón en el Juventud Revolucionaria, por el rumbo de San Francisco y hasta le hacían rueda.
El parque Puebla era un manicomio: todos esperando el playbol; no cabía un alfiler, bastante gente alrededor del campo sentada en el suelo. Por fin se anunciaron las baterías para este juego: por Puebla Pitcher Salvatore Maglie y Cátcher Bernardo López.
Por el Monterrey, Pitcher Alejandro Carrasquel y Cátcher Andres Fleitas.
Todos sabían que iba a ser un duelo a muerte; la imaginación corría libremente pero nunca llegó a creerse que la batalla llegaría a sublimarse. Adolfo Luque y Lázaro Salazar eran dos grandes managers y tenían en sus manos jugadores capaces de dar la voltereta al juego en cualquier momento. Pero veamos los line ups
Equipo Puebla, Mayo de 1946. De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. 1 Juan Conde, 2 Bernardo López, 3 Luis "Molinero" Montes de Oca, 4 Francisco "Cisco" Campos, 5 José Luis "Chicalón" Méndez, 6 Adolfo Luque, 7 Salvatore "Barbero" Maglie 8 Sagua Hernández, 9 Gamo Pagés. 10 Napoleón Reyes. 11 Beto Ávila, 12 Corazón Torres, 13 Sandalio Consuegra, 14 Francisco Coimbre, 15 "Huevo" Álvarez, 16 "Chachapa" Romero, 17 Adrián Zavala y 18 "Mosquito" Ordeñana.
PUEBLA
Roberto Ávila, Juan León Calampio, Napoléon Reyes Aguilera, Alberto Hernández Sagua, Alejandro Crespo "Filete", Alejandro Uriarte "Cabezón", Arthur Pennington, Luis Montes de Oca "Molinero", Guillermo Álvarez "Huevito", Francisco Campos "Cisco", Antonio Rodríguez "Pollo",
Jesús Díaz "Chanquilón", Evelio Martínez "Caderas", José Luis St Clair,
Bernardo López "Donato", Vidal Romero "Chachapa", Mario Ariosa. Pitcheres:
Guillermo López "Memo", Agapito Mayor "Pachuco", Juan Conde, Sandalio Consuegra Costello "Potrerillo", Adrián Zavala, Salvatore Maglie "Barbero", Alberto Leal Coty, John Fillmore, Adolfo Luna, Aristónico Correoso, Vicente Torres "Corazón", David Thomas.
Manager: Adolfo Luque
Coach: Manuel Bernal
Equipo Monterrey 1947, Campeón de la Liga Mexicana
MONTERREY
Carlos Blanco, Daniel Ríos "la Coyota", Andres Fleitas, Epitacio Torres "la Mala",
Agustín Bejerano "Pijino", Héctor Leal Rivera "la Comadre", Pablo García, José Ayala, George Asuman, Eduardo Reyes "Mosco,
Lou Frank Klein, Ezequiel Cruz "Kelo", Lázaro Salazar, Pedro Jiménez "Natilla",
Manuel Magallón, José Bache, Francisco Delgado "Pacoloco", Antonio Ponce "Tony"
Pitcheres: Alejandro Carrasquel Aparicio,
Lázaro Salazar, Armando Torres "Indian",
Daniel Ríos "La coyota", Fernando Sánchez "Lefty", Jorge Aguilar, Lázaro Medina "el Loco", Alberto Leal Coty,
Pedro Jiménez "Natillas", Manager: Lázaro Salazar.
Debemos aclarar que con el primer O'farrill que hubo aquí en Puebla de un señor que le apodaban "el Pato" tenía su refaccionaria ahí enfrente del "Gallito" jugaba José Ayala, era el cuarto bat y mi papá era el 3er bat; tremendos bateadores.
Este José Ayala venía jugando con el Monterrey.
Todos sabíamos qué clase de pitcher era Salvatore Maglie: había ganado 19 juegos e iba por el 20. Ganó algunos muy apretadamente y era el que iniciaba la serie, porque se lo había pedido a Adolfo Luque. Se tenía mucha confianza y nosotros lo veíamos entero al retirar la primera y la segunda entrada. Toda la gente estaba muy animada y gritando a favor del Puebla.
Al llegar la tercera entrada vino Maglie a batear y la sacó de hit. A continuación llegó a batear Antonio Rodríguez "el Pollo" y le dieron la seña a Maglie para que se robara la segunda y así lo hizo, pero el "Pollo" no la abanicó para obstruccionar el tiro de Fleitas a segunda, por lo que Maglie fue esperado para hacerlo out. Pero Klein, tras tocarlo tiró la bola y todos nos frotamos las manos sudorosas, dando gracias de que Maglie estuviera safe, y pensamos que Dios está con el Puebla. El "Pollo" sacó una rola muy fuerte pero a las manos de Carrasquel, quien tiró a primera, sacando el out mientras Maglie se iba a tercera. Enseguida vino a batear Beto Ávila, quien estaba bateando como el mejor de la Liga, por arriba de los 300 y terminaría como campeón bateador con 346.
Beto sacó un elevado corto al center field y fue out, por lo que Maglie no se movió; pero luego vino Napoleón Reyes con tremendo lineazo al rigth field y Maglie anotó la primera carrera del Puebla. Todos pensamos que comenzaba la debacle del Monterrey; el parque entero gritaba y hacía un ruido ensordecedor acompañado de los aplausos de la gente que estaba sobre los camiones fuera del parque. Veíamos a los aficionados bailar, aunque el siguiente bateador fue out, pues pensábamos que de ahí hacía adelante las cosas saldrían bien. Así vino la cuarta, la quinta, la sexta, la séptima y al principiar la octava entrada, ya con un out vino a batear Carrasquel. A Maglie lo veíamos entero, pero Carrasquel le sacó la bola de hit al center field. Salazar sacó a Carrasquel y metió a Bache a correr; Bejerano sacó otro hit al right field y Bache llegó a la tercera. Bateando Hausman, Bejerano recibió señal y se robó la segunda; en ese momento Salazar casi le llegó a quitar el bat de las manos a Hausman y entró él mismo de emergente. Maglie le pitchó muy difícil y terminó por darle la base. Todos veíamos con expectación como Luque se acercaba a Maglie para conversar con él y preguntarle cómo se sentía; Maglie le decía que estaba bien y que lo dejara. Durante toda la temporada había pitchado muy bien, y se le veían las pitchadas fuertes. Con la casa llena la "Mala" torres entró a batear y sacó un elevado al center con el que Bache se fue de pisa y corre al home empatando el juego. Todos movimos la cabeza, pero creíamos que Dios estaba con nosotros, que por ningún motivo el Puebla perdería; teníamos confianza en que el Puebla al final ganaría. Por fin se hizo el tercer out y el juego estaba empatado. ¡Señores, qué clase de juego estábamos viendo! Salazar mandó de relevo a Indian Torres quien sacaba out tras out; se hacían cambios de uno y otro lado; a Maglie le preguntó Luque varias veces si quería que lo cambiara pero decía que no, que estaba bien. En la novena entrada, con dos outs y hombre en tercera por Monterrey, Héctor Leal sacó un lineazo que Napoleón Reyes bajó con un salto y nosotros dimos gracias al cielo. Así llegó la catorceava entrada bateando el Monterrey: el cubano Pablo García sacó un hit sobre la almohadilla de segunda; vino Blanco y se mandó bateo y corrido, saliendo rola al shortstop que el "Huevito" Álvarez tomó muy bien para sacar out en primera, y Pablo llegó a la segunda. El "Mosco" Reyes murió en rola a segunda y Pablo llegó a la tercera. Después la "Comadre" Leal la sacó de hit y entró la carrera que ponía arriba al Monterrey 2 a 1. Nos quedamos secos, muertos, nos habían dado un mazazo, pero nosotros seguíamos confiando en que esto era cuestión de trámite, pues el Puebla iba a vencer. Se cerró la catorceava y creímos que aquí se ganaría el juego, pero Indian Torres se agigantó y dominó al Puebla. El Parque Puebla parecía un sepulcro cuando salimos todos; quien nos hubiera visto creería que salíamos del panteón Municipal, todos en silencio. No creíamos que el Puebla había perdido, pero poco a poco comenzamos hablar comentando que el Monterrey se había alejado a 2 y medio juegos. Faltaban todavía 3 juegos, que eran suficientes para que el Monterrey se fuera abajo. Habíamos disfrutado de un gran juego; probablemente el mejor y más apasionante de cuantos se habían visto en el Parque Puebla. Todavía nos acordamos con tristeza que a Indian Torres sólo le dieron un hit. A Salvatore Maglie todavía lo seguíamos admirando. Qué clase de hombre: no pidió ni permitió que le dieran auxilio; se sintió suficiente y lo demostró, pero tenía que haber un vencedor y ese fue el Monterrey.
Vino el viernes 26 de septiembre de 1947, de nuevo a las 13:30 horas. Mares de gente alrededor del cuadro, tribunas llenas, afuera señores vendiendo sus cemitas de milanesa, tacos, aguas frescas. El Sr. Ávila Torres haciendo las transmisiones de radio por la HR. Camiones alrededor de las bardas con gentes paradas en los capacetes y nosotros en las tribunas por el lado de primera. Mi papá se había ido en su viaje por legumbres a Tepeaca, pero había llegado temprano para llevarnos de nuevo al Parque Puebla, pues había comprado de antemano los boletos.
Para Luque era indispensable ganar a como diera lugar. Ponía de pitcher a otro as, el gran zurdo cubano Adrián Zavala. Por el Monterrey, Salazar se ponía a sí mismo como pitcher. Si en el juego anterior le habíamos visto casi quitar el bat a Hausman para entrar de emergente, ahora él mismo pedía la bola y se ponía a pitchar en contra del poderoso Puebla, poniendo el ejemplo a sus jugadores. En el juego anterior nadie pensaba que abriera Carrasquel; éste había jugado con los Medias Blancas de Chicago y por el Washington había ganado 11 y perdido 7; era un pitcher de Ligas Mayores con mucha experiencia y en esta clase de juego se pone al que ha demostrado que es valiente. Cómo lo habrán visto en Washington que al asistir el Vicepresidente Henry A. Wallace a la inauguración del Campeonato en el Griffith Stadium invitó a Carrasquel a su palco. Ese era el Carrasquel que le había pitchado al Puebla y que lo había parado con ayuda de Indian Torres, que era otro grande. Para el segundo juego Salazar se ponía de ejemplo y, otra sorpresa, él mismo pitchaba. Cuánta confianza se tenía y qué ganas de ganar el Campeonato contra un Puebla que le había pisado muy cerca los talones.
Para nosotros no había nadie más grande que Zavala para este juego. Le habíamos visto ganar duelazos aquí en Puebla y leíamos en el periódico lo que hacía.
Al cerrar la segunda entrada Sagua fue puesto out con rola a segunda; el gran Arthur Pennington, cuya musculatura me había impresionado, pegó hit al center, pero le botó mal la pelota a Bejerano y el hit se hizo triple. Pennington bateó 291 en ese año en que llegaba del Gigantes Americanos de Chicago, equipo de las Ligas Negras.
Salazar dominó a Crespo, otro jugador negro cubano, quien sacó un elevado atrás de la primera, pero ni Hausman ni Blanco la pudieron alcanzar convirtiéndose en hit y anotando Pennington.
El "Huevo" llegó a batear y sacó rola a segunda para que se hiciera doble play entre Hausman, Klein y Blanco.
De nuevo íbamos 1 - 0 y pensábamos que en cualquier momento el Puebla desbarataría al Monterrey.
Llegó la tercera entrada. Vino a batear el "Mosco" abriendo con rola de hit por el shortstop; "Comadre" Leal dio un elevado al central y Salazar un machucón al cátcher, que tiró a primera; pero en la jugada el "Mosco" llegó a segunda. Zavala se veía dominador y ya tenía dos outs cuando llegó la batería fuerte del Monterrey; trató de pitchar difícil, a las esquinas y una que otra pelota arriba o abajo, dándole la base a Bejerano, a Hausman y a "Mala" Torres, anotando el "Mosco" de caballito. Después vino Klein y dio de hit entrando Bejerano y Hausman con dos más. Para entonces todo el público veía con desesperación que se ponían 3 a 1. Luque entró y conversó con Zavala, relevándolo "Coty" Leal, que empezó con un wild y anotó "La Mala". Con el juego 4- 1 hicieron el tercer out.
En la cuarta entrada el "Huevito" hizo tremenda atrapada a un roletazo entre 3a. y shortstop y puso out en primera al "Mosco" Reyes. Héctor Leal sacó batazo entre rigthfield y center y Sagua con el guante volteado y casi cayéndose hizo tremenda agarrada; éste era malo para fildear pero bateando era tremendo. El tercer out cayó con una atrapada del "Huevito" a batazo de Blanco sobre la segunda, que toda la gente aplaudió de pie.
En la sexta entrada el Puebla empezó con el cubano St Claire, que recibió base; entró "Molinero" de emergente por Coty y pegó hit; el "Mosco" pifió en el leftfield y quedaron hombres en segunda y tercera. Pasó el "Pollo" a batear y pensábamos que aquí se iba el Puebla para arriba, pero sacó rola al short y Klein, enseñando por qué había estado en las Ligas Mayores, vio de reojo a la segunda y fintando que tiraba a primera enganchó a "Molinero" que se abrió demasiado, poniéndolo out en tercera mientras St Claire anotaba la carrera. Vino a batear Beto y con dos strikes intentó sorprender tocando la pelota, sólo que salió de foul y fue out. Estábamos descorazonados, mucho más después que Luque hizo la señal al "Pollo" de que se robara la segunda y fue puesto out.
En la séptima entrada salió Coty del Puebla por un bateador emergente y entró a pitchar Memo López, pero de nada sirvió aunque Memo tiró el resto del juego bastante bien. A Salazar sólo le dieron cuatro hits en todo el juego y salía nuevamente vencedor. La gente estaba muy enojada, pero nada se pudo hacer. Le habían cortado la cabeza al Puebla; Salazar se había impuesto y el Monterrey salió apresuradamente del Parque en medio de muchos insultos, que también recibía la familia Montoto. Dolidos por la pérdida del Puebla, los insultos de la gente que no tenía con quién desquitarse encontraron un blanco en los dueños; gritos fuertes contra ellos que no tenían otro pecado que haber parado un señor trabuco de béisbol como nunca lo había tenido la ciudad de Puebla, ni lo volvió a tener, ni lo volverá a tener.
Puebla ha tenido otros buenos equipos de béisbol profesional, pero ninguno como el de esos tiempos. Muchos de nosotros conocíamos esa clase de béisbol y con el tiempo llegamos a saber que en Estados Unidos se comentaba que nuestro béisbol era de Ligas Mayores, pero aquí nunca lo valoraron así los aficionados.
Después de ese partido los jugadores del Monterrey subían apurados a su autobús, en medio de gritos y baños de cerveza.
La gente se atrevió incluso a mentarle la madre al señor Montoto, cosa injustificada que no hizo más que sacarle la dignidad y hacerlo sentir agredido. Si la gente estaba dolida por la derrota, él se sentía doblemente dolido por ello -qué cosa no hubiera querido hacer para hacer ganar a su equipo- pero el aficionado no entendía nada de eso.
El Puebla se había alejado a 3 y medio juegos del primer lugar. Serían como las 6:45 de la tarde cuando llegamos al Jardín Santiago y me fui a jugar con la palomilla; los niños entraban a ofrecer flores y nos metimos a la Iglesia a pedirle a Dios que por favor ganara el Puebla, que no fuera a perder el campeonato. Nos habían educado muy fuerte dentro del catolicismo y nuestra fe con Dios nos hacía pensar que con esa oración podía inclinarse la balanza en favor del Puebla, pensando que si ganara los dos juegos siguientes quedaría como al iniciarse la serie: a uno y medio juegos y, volviendo a jugar como antes, el Puebla podía alcanzar al Monterrey. Al salir de la Iglesia nos sentíamos más confortados; el desaliento con el que entramos había desaparecido.
Llegó el sábado 27 de septiembre de 1947, y a las 15:30 horas se cantaba de nuevo el play ball. De nuevo el parque abarrotado, el aficionado se veía contento, alegre, creyendo que el equipo se levantaría en cualquier momento, y así lo esperábamos. Por el Monterrey se anunció que pitcharía Daniel Ríos y por Puebla Sandalio Consuegra, a quien le veíamos muchísima velocidad, tanta como la del Boocker "Balazos" McDaniels (tenía tanta velocidad que en las Ligas Negras lo presentaban como Satchel Paige; esto en los pueblos en que no conocían a éste último)
El equipo amateur Chevrolet entrenaba con este Puebla, ya que los dos equipos eran propiedad de Don Castor Montoto. El equipo Chevrolet Profesional había desaparecido en 1941, y en este equipo Chevrolet amateur jugaba Alfredo "Churro" Lima, quien nos decía que Sandalio Consuegra tenía la pelota tan pesada que le inflamaba la mano cuando le cachaba.
Se veía que a Consuegra lo botarían pronto, pues desde el principio salían los batazos fuertes aunque a las manos. Cuando a un pitcher le batean fuerte, no es consuelo que la pelota busque el guante, pues en cualquier momento pueden darle uno o varios que no vayan a las manos. Ese pitcher va a salir en cualquier momento y es por ello que se debe tener al relevista listo para el rescate.
En la primera entrada Bejerano pasó a batear y le hicieron out; Hausman le pegó tremenda línea entre left y center fielder bueno para doble; "La mala" Torres sacó otro tremendo palo entre tercera y short, que se veía caminar a leftfielder, pero el "Huevo" salió quién sabe de donde, recogió y lanzó tremendo tiro a primera para hacer out y Hausman avanzó a tercera en pasbol de Bernardo. Vino a batear Klein y otra tremenda línea al left fielder pero fue el tercer out. Se veía que le estaban bateando duro la pelota y eso no era bueno para el Puebla. Comentábamos con mi Papá: "ya le pegaron a Maglie, ya le pegaron a Zavala y ahora le van a pegar a Consuegra". Mi papá nos decía que los jugadores buenos destacan en los juegos fuertes; en juegos como éste se ve quién es bueno.
Vino a pitchar Daniel Ríos, que se veía fuerte, confiado y dominador. Unas semanas antes, también en jueves, había lanzado juego sin hit ni carrera contra el Veracruz, ganándole un duelo a Max Lanier 2 a 0. En este pitcher se apoyaba también Lázaro Salazar para mantener en primer lugar al Monterrey.
En la segunda entrada Pablo García recibió base, Blanco hiteó al rightfield y Pablo pasó por segunda sin pisarla y se fue hasta tercera; Beto pidió la pelota, pisó la segunda y fue out. El "Mosco" siguió con otro hit también al rigth, pues Consuegra lanzaba fuego al cátcher y le bateaban atrasado; Leal roleteó a Beto para doble play salvándose nuevamente el Puebla.
En la tercera, ya con dos outs pegó triple Hausman y "la Mala", que era zurdo, metió otro sencillo también por el rigth y así se anotó la primera carrera.
En la cuarta otro doble play salvaba a Consuegra. A la hora de batear el Puebla parecía engarrotado, no parecían estar jugando a toda su capacidad. Se notaba que ya les pesaban los dos juegos anteriores y el pitcheó de Ríos (la "Coyota").
En la séptima Consuegra hizo un out; vino Blanco y hiteó sobre la almohadilla de la segunda; el "Mosco" sacó línea al rigth, que Sagua trató de agarrar de aire y la pelota cayó delante de él y se fue al fondo del jardín convirtiéndose en triple. Nosotros sabíamos que Sagua era un fielder pésimo, aunque con el bat era muy bueno; tan bueno que varias veces lo llevaron en hombros del parque hasta el zócalo al ganar juegos.
Domingo Figueroa nos platicaba que a Sagua lo vacilaban porque no fildeaba bien, y que éste les contestaba:
- ¡Pero qué tal con el bat!.
Y sí era muy buen bateador, buenísimo, pero cuando le llegaba la pelota en el campo había que rezar.
Con el batazo del "Mosco" Monterrey anotó una carrera más; Luque ordenó base intencional a Leal para colocar hombres en tercera y primera y buscar doble play ya que venía a batear el pitcher. A la primera pitchada Ríos sacó un batazo entre center y rigth para un triple limpiecito y se anotaron otras dos carreras. En las tribunas había descorazonamiento, tristeza, resignación; no creíamos lo que nuevamente estaba pasando, estaban deshaciendo a Consuegra; vino Bejerano y fue dominado, pero Hausman continuó con otro hit anotando Daniel Ríos la cuarta carrera.
En la octava entró Zavala a relevar a Sandalio, y la novena la retiró Correoso.
Para cerrar la novena entrada el "Pollo" recibió base, Ávila dio triple entre rigth center, pero Daniel Ríos retiró a los dos siguientes; todavía Sagua dio de hit al rigth, yéndose a la segunda al pifiar "la Mala". Vino Crespo y roleteó a tercera, donde Pablo García tocó a Sagua para terminar el juego. A Daniel Ríos le conectaron rolas fáciles o elevados; la única entrada en que le habían conectado duro fue la cuarta, donde tras un out Chanquilón Díaz - que había entrado por Napoleón pues éste se había lesionado un hombro en el juego anterior- le dio una línea arriba del short stop y Pennington que era un bateador zurdo, sacó una línea durísima al lado derecho de Klein, que estaba pegado cerca de la segunda para el bateador zurdo; Klein se aventó con desesperación y la agarró, se paró y dobló a primera e hizo doble play y el público se le entregó con carretadas de aplausos.
De nuevo hubo insultos para los Montoto. Ahora el público se metía hasta con los jugadores; con Luque, con Maglie, con Zavala, con Consuegra, quienes estoicamente se agachaban y salían del campo. En el dugout se oían las mentadas de madre de Luque, los carajos, los chingaos. Todo era inútil; el Monterrey de Lázaro Salazar había barrido al Puebla, y ahora lo había puesto a 4 y medio juegos.
El cuarto y último juego de esta sensacional serie que nos dejó un sabor amargo y que la hemos recordado toda la vida, se hizo el domingo 28 de septiembre de 1947, a las 11:30 horas.
Salazar puso a pitchar a Lázaro Medina el "Loco", cubano que en esa temporada había iniciado con Tampico, luego con San Luis Potosí y terminó con el Monterrey. Medina no había pitchado bien, pues ese año terminó con un 4.14 de porcentaje en carreras limpias, ganó en 9 y perdió en 6 juegos. Ese era el pitcher del Monterrey. Adolfo Luque puso a Agapito Mayor, que tenía un porcentaje en carreras limpias de 6.67, había ganado 4 y perdido 2. Agapito andaba con una famosa señora por la que después tendría tan tremendo lío que tuvo que salir corriendo de Puebla (no decimos nombres)
En la primera entrada Bejerano abrió con hit por tercera. Hausman tocó para sacrificio, Pennington recogió y tiró a Beto en la primera pero éste soltó la pelota; "la Mala" tocó y puso hombres en tercera y primera; Klein elevó al center y anotó Bejerano en pisa y corre. Pablo García sacó hit al left y Hausman anotó también.
En la segunda "Comadre" Leal fue golpeado y avanzó a segunda con sacrificio de Bejerano, que elevó al center. Con doble, Hausman hizo anotar a Leal. Para el cierre de la segunda Luque ya no dejó batear a Agapito, entrando de emergente en su lugar; a pitchar metió a Memo López. Sin embargo, la jugada no dio resultado
En la tercera entrada Chanquilón pegó de hit, el "Pollo" sacó elevado de foul a la primera y Beto recibió base. Pennington sacó tremendo hit por primera y anotó el Chanquilón; Sagua dio de hit y anotó Ávila; Crespo roleteó a segunda y fue out en primera, el "Huevo" sacó hit por segunda, que cortó Klein, anotándose dos carreras. Lázaro sacó a Medina y metió a su as, el venezolano Alejandro Carrasquel, que dominó a Bernardo.
En la quinta el Monterrey hizo tres más: Hausman recibió base, "la Mala" murió en rola a primera con una muy buena agarrada de Pennington. Klein se embasó en error del "Pollo". Pablo García dio triple metiendo a los corredores a home. Blanco sacó otro triple. Luque sacó a Memo López y entro Coty Leal que hizo roletear a tercera al "Mosco" y cuando Blanco se quiso ir a home lo pusieron out.
En la novena el Puebla estuvo a punto de empatar: Uriarte y Ávila dieron de hit; Pennington, tras fallar un toque, entregó a Beto en la segunda; en error de Klein anotó Uriarte y se embasó Sagua, pero Crespo lo entregó en la primera y Carrasquel terminó dominando al "Huevo" que sacó rodado a primera.
Y así terminó esta serie que nos dejó marcados para toda la vida. Quien tuvo la culpa de la derrota del Puebla, indudablemente fue Lázaro Salazar y su puñado de gente que enseñó mucha astucia e inteligencia. Lázaro había superado a Luque, quien en la última temporada de la Liga Cubana había sacado campeón al Almendárez con tremenda racha; recuerdo que mi papá hablaba de la inteligencia de Lázaro y me decía:
- Lázaro es muy audaz; siempre ha dado muestras de ser un jugador inteligente-
Hace unos años (1o. de octubre de 1939), dirigiendo al Córdoba se robó el home en Monterrey y ganó un Campeonato. En ese mismo Campeonato salió campeón de bateo con 374; pitchaba, fildeaba, jugaba la primera y era además manager. Esto sucedió en el Parque Cuauhtémoc de Monterrey, dejó admirada a la gente de ahí y lo contrataron para ser manager de este equipo.
El béisbol forma parte de nuestra vida y nos da días buenos y malos. Todos los que hemos jugado béisbol hemos tenido errores que han servido de lección, para luego tener días de mucha satisfacción, días en que con una acción decisiva ganamos Campeonatos. Para ser buenos tuvimos antes muchos errores; nadie es bueno sin haber sido malo antes, y nadie valora los errores de los demás si no los ha hecho él mismo. En las tribunas se oyen muy bonito las críticas sobre los errores de los demás pero si el que critica no ha jugado, su opinión no sirve. Vale la opinión del que ha jugado y más la del jugador viejo.
Hasta muchos años después hemos entendido la situación de Adolfo Luque y nuestro querido Puebla, y más aún la del propietario del equipo el señor Castor Montoto.
Después de esa serie salió humo del dugout. Hubo malos entendidos y discusiones agrias. El Público insultó al señor Montoto y a los jugadores les mentó la madre. Me imagino cómo salieron estos del parque, discutiendo fuertemente los jugadores, entre ellos y con Luque y don Castor Montoto. Tan duro estuvo ese final de temporada que en la siguiente, en 1948, apareció como Manager del Puebla Napoleón Reyes. Adolfo Luque se fue a dirigir al Veracruz, donde Pasquel lo hubiera querido tener desde un principio, al final de esta temporada (1948), estaban apaleando al Puebla y ya había cambiado varios pitcheres, un aficionado gritó:
- ¡Ahora, calienten a Montoto!
Este sintiendo que le hervía la sangre contestó:
- ¡Yo ya estoy caliente, ahora caliéntame a tu madre! - El señor Montoto, se salió del parque y fue la última vez que se le vio ahí. (Anécdota contado por "El Chatín")
En 1947, el Monterrey quedó campeón y el México se coló al 2o. lugar. Puebla se fue hasta el tercero, Tampico en 4º. San Luis Potosí en 5º. Y Veracruz en 6º.
Beto Ávila fue campeón bateador ese año con 346.
En la primavera de 1947, Branch Rickey llevó al Dodgers a entrenar a Cuba, evitando el movimiento de segregación que había en Estados Unidos y esperando que los jugadores del Dodgers se dieran cuenta cómo se jugaba en Cuba entre blancos y negros, con los equipos totalmente integrados. Los Dodgers alquilaron un autobús para ir al play off de la liga de Cuba.
A principios de marzo le hicieron a Roberto Ávila un entrenamiento para saber cómo estaba, ya que había sido recomendado como uno de los mexicanos morenos. Lacy y Smith especularon diciendo que la presencia de Ávila en el campo había servido sólo como barómetro para medir la reacción de los jugadores del Dodgers ante la presencia de un moreno. Lacy dijo que Ávila era un jugador como otros, pero Smith lo quiso hacer menos diciendo:
- No es material de Ligas Mayores -
Los Dodgers no lo firmaron y qué equivocados estaban, pues dos años más tarde Beto Ávila surgió como segunda base del Indios de Cleveland -siendo conocido como "Bobby" o "Bob"-, demostrando sus habilidades como bateador al encabezar a la Liga Americana como campeón de bateo en 1954.
En 1959, cuando llegué a Estados Unidos a trabajar como Residente en Cirugía General en el Medical Arts Hospital de Dallas, preguntaba a los médicos del hospital por Roberto Ávila, pero no entendían por quién les preguntaba, lo traduje al inglés, preguntando por Robert y tampoco entendieron; pregunté por "Bob" Ávila y entonces sí, inmediatamente me dieron información de él, pues todo Estados Unidos lo conocía.
En el Parque Puebla, cuando "Polín", Figueroa, "Molinero" y Bernardo lo entrenaban, a nosotros nos mandaban traer las pelotas del fondo del parque, y al terminar la práctica, después de estar en el sol toda la mañana, Beto Ávila nos compraba un Pep como premio.
H. Puebla de Z. Enero 20 de 2003

1947 - 48 Y 49
LOS TRES CAMPEONATOS DE MONTERREY

Por Alfonso Araujo Bojorquez
La Liga Mexicana dio comienzo en 1925 y el primer equipo en ganar dos títulos seguidos fue el Agrario del Ingeniero Salvador Teuffer en 1935 y 1936. Ahí terminó la primera etapa de la pelota mexicana de verano y a partir de 1937 se empezaron a llevar estadísticas. Con la llegada de Martín Dihigo al Aguila de Veracruz, fue el talismán para que obtuvieran dos banderines seguidos en 1937 y 1938. Ya dentro de la Epoca de Oro de la Liga Mexicana en los años de 1945 y 1946, los Alijadores de Tampico con Armando Marsans en el timón, fueron los campeones.
Parecía difícil que algún equipo pudiera ligar tres campeonatos y cuando Lázaro Salazar llegó a Monterrey en 1942, nadie se imaginó lo que pasaría poco después. En ese 1942 los Industriales jugaron bastante bien, terminando en segundo a juego y medio del campeón "Unión Laguna" de Torreón. Al iniciarse las prácticas para la temporada de 1943, Salazar, volvía al timón de Monterrey y buscaba formar un equipo competitivo. Tras una larga temporada, el 10 de Octubre de 1943 en el último día, los Industriales vencieron 4-2 a los Alijadores de Tampico para ponerse en 53-37. Muy cerca en Torreón, el "Unión Laguna" tenía 51-36, con dos juegos programados contra los Pericos de Puebla y ninguno se llevó a cabo por la lluvia, con lo cual Monterrey era el campeón. En Torreón trataron de convencer al Puebla de jugar el Lunes 11 de Octubre, pero se negaron a hacerlo y se dio por terminada la temporada, con el primer campeonato para Monterrey.
Por supuesto que el cubano Lázaro Salazar siguió al frente de los Industriales y en 1944, terminaron en segundo, dos juegos abajo del campeón Azules de Veracruz. Un año después, empatados con Nuevo Laredo en segundo sitio a cuatro juegos del primer lugar que lo ocupó el Tampico. En el año que Pasquel le declaró la guerra a las Ligas Mayores en 1946, compitieron ocho equipos que fueron, Tampico repitiendo campeonato, el Mexico a un juego, Puebla a cuatro y medio, Torreón a seis, Monterrey a ocho, Nuevo Laredo a ocho y medio, Azules de Veracruz a quince y medio, dejando en el sótano a San Luis Potosí a dieciseis y medio. Los equipos capitalinos fueron los que tuvieron más jugadores que dieron el brinco de Ligas Mayores. El Veracruz tuvo a Lou Klein, Roberto Estalella, Danny Gardella, Luis Rodriguez Olmo, Max Lanier, Harry Feldman, Ace Adams y Alejandro Carrasquel. El México por su parte contó con Roberto Ortiz, Frank Rizzuti, Fred Martin, Tomás de la Cruz y Alejandro Carrasquel, que militó con los dos conjuntos.
La preocupación de Salazar era grande al empezar la temporada de 1947, pero si un año antes, la suerte no le había favorecido con los peloteros importados, ahora tuvo la fortuna de que llegaran peloteros como Lou Klein, George Hausmann, el venezolano Alejandro Carrasquel, el salvadoreño Jorge Aguilar, Pedro "Natilla" Jiménez, Agustín Bejerano, Pablo García, Armando "Indian" Torres, Lázaro Medina y Carlos Blanco. Aunado a esos jugadores, los mexicanos como Daniel Ríos, Epitacio "La Mala" Torres, Kelo Cruz, Manuel Magallón, Eduardo "Mosco" Reyes, Héctor "La Comadre" Leal, su hermano Coty Leal y Pepe Bache. La temporada dio comienzo el 27 de Marzo y los partidos todos fueron de día, pues no había alumbrado. El comienzo fue muy bueno y por algún tiempo estuvieron en primer lugar. Bajaron del sitial, pero casi a finales, lograron regresar y el 13 de Octubre conquistaron el banderín con un triunfo ajustado de 5-4 en diez entradas, sobre los Azules de Veracruz. El venezolano Alejandro Carrasquel lanzó los diez episodios y la carrera del triunfo la produjo Daniel "La Coyota" Ríos, que bateó de emergente por Carrasquel y con doble al central, empujó a Héctor Leal con la anotación del campeonato. La temporada terminó el 19 de Octubre con Monterrey quedando en el sitial de honor con seis juegos de ventaja sobre los Diablos Rojos del México. El mexicano Roberto "Beto" Avila de los Pericos de Puebla, conquistó el campeonato de bateó con un excelente promedio de .346.
Tras de ganar el campeonato en 1947, Salazar se fue a Cuba, donde hubo dos torneos. Uno donde jugaban los peloteros castigados por el Alto Comisionado Happy Chandler, por haber saltado a la Liga Mexicana y el otro donde participaban los que no habían militado con ningún conjunto de la pelota mexicana. Salazar al quedarse sin trabajo en su país natal, debido a que una de las ligas tronó por falta de asistencia al parque, fue traído a Mochis en la Liga de la Costa del Pacífico por su paisano Luis Sancirena, que era el manager. Con los Cañeros fue manager, pitcher y primera base, pero el equipo no funcionó. Se reporta rápido al Monterrey y le tocó vivir una de las etapas más oscuras de su carrera, pues la Liga Mexicana que comenzó con seis equipos, terminó con cuatro. Como vino el perdón de Happy Chandler, la mayoría de los jugadores se regresaron a Estados Unidos y vino la orden de jugar con menos importados y eso hizo que las entradas fueran muy malas en todos los parques. El 26 de Julio los Industriales estaban en primer lugar con 42-24 con dos juegos de ventaja sobre el Puebla. Ese día los magnates tomaron la decisión de sacar a los Tuneros de San Luis y los Alijadores de Tampico, quedarse con cuatro y jugar todos los partidos en la ciudad de México, al estilo de la Liga Cubana. Se quedaron Rojos del México, Azules del Veracruz, Pericos de Puebla y los Industriales. Las entradas no mejoraron y el 19 de Septiembre, cuando los Industriales le ganaron al México 7-3 y perdieron con los Azules por 8-2, se dio por terminada la temporada antes de tiempo, con el segundo campeonato para Monterrey en forma seguida, aunque sus aficionados no podían celebrarlo, porque el equipo estaba muy lejos. Hubo mucho descontento entre los jugadores que les quedaron debiendo salarios y la temporada de 1949 se veía muy difícil que se llevara a cabo.
El 27 de Octubre de ese 1948, se llevó a cabo una junta en la ciudad de México, para organizar la próxima temporada y por lo pronto Tampico y Puebla dijeron que no participaban, pero en cambio regresaban el Aguila, Torreón, Nuevo Laredo y San Luis Potosí, mientras se mantenían los dos equipos de la capital y el campeón Monterrey. En esa junta renunció a la presidencia de la liga el señor Jorge Pasquel y fue nombrado el Dr. Eduardo Quijano Pittman, mientras Monterrey anunciaba que su nuevo dueño era el señor Anuar Canavati, pues el grupo de empresarios que estaban desde 1939, ya no quisieron seguir al frente del equipo. En el invierno Salazar regresó a Mochis donde no le fue muy bien y para Enero de 1949 ya estaba en Monterrey, haciendo planes y sobre todo, poniéndose de acuerdo con el nuevo dueño.
Los managers para la campaña de 1949 eran, Eustaquio "Taco" Martínez con el Aguila, Napoleón Reyes con los Rojos del México, Agustín Bejerano con los Tecolotes de Nuevo Laredo, Manuel Arroyo con los Charros de Jalisco, José Luis "Chile" Gómez con los Tuneros de San Luis Potosí, Salvador "Chico" Hernández con los Azules del Veracruz y Guillermo Garibay con el Unión Laguna de Torreón. El sistema de juego fue de dos vueltas, con campeón en cada una de ellas y luego una serie de campeonato. Los extranjeros de Monterrey fueron el catcher José Luis St.Clair, el tercera base, Pablo García, el shortstop, Lou Klein y el nativo de Nicaragua, Francisco Dávila, que lo vio pitchear con Mochis. Se trajo al novato Felipe "Burro" Hernández que también se lo trajo de los Cañeros. Se incorporaron los novatos, Guillermo "Diablo" Nuñez y Rodolfo Alvarado, que primero fue conocido como "Sonrisas", luego "Botete" y al último "Mulo". El 1 de Abril de 1949 en el Parque Cuauhtémoc, 10 mil aficionados vieron perder a los Industriales por 7-6 en 10 entradas ante los Charros de Jalisco. El 10 de Mayo de 1949 el presidente de la liga, Dr. Quijano Pittman se reunió en Cincinnati con el Comisionado Happy Chandler para firmar un pacto de "no agresión" y respetar el derecho de sus jugadores. El 25 de Junio terminó la primera vuelta con Monterrey y San Luis Potosí empatados en primera lugar, así que la liga determinó un juego extra en el Parque Delta de la ciudad de México, donde los Tuneros apalearon en la primera entrada a Daniel Ríos, haciéndole cuatro carreras y sin calentar, vino el manager Lázaro Salazar a realizar un relevo de ocho entradas y un tercio, llevándose ésta importante victoria de 7-5, que los ponían en la serie final.
Salazar tuvo que hacer algunos cambios en la segunda parte, enviando a Carlos Galina a primera y a "La Mala" Torres lo envió al jardín derecho. En segunda puso a Leonel Aldama y al joven Rodolfo Alvarado lo quitó del jardín derecho, para llevarlo a la loma. Aunque jugaron bien, tuvieron que conformarse con el segundo lugar, pues los laguneros de Memo Garibay, jugaron tremenda pelota y terminaron en primer lugar. La serie final dio comienzo en tierras laguneras el 3 de Octubre, en un duelo entre Lázaro Salazar y Tomás Arroyo. El cubano duró seis entradas y un tercio en la loma, le pegaron un solo hit, pero regaló 9 bases por bolas, permitiendo tres carreras, siendo relevado por Daniel Ríos. Con el bat, conectó un jonrón que produjo dos carreras y se llevó el triunfo por 8-5. Un día después los Industriales vuelven a ganar por 6-2, fincados en el pitcheo de Francisco Dávila, además de que Memo Garibay tenía problemas con su cuadro, poniendo a Pedro "Charol" Orta de segunda, que estuvo muy errático en su fildeo. Perdió el cubano Wilfrido Salas. La serie se cambia a Monterrey y ahí los Industriales completan el trabajo, ganando los dos restantes juegos. Primero Daniel Ríos estuvo abajo en el marcador por 1-0, pero los Industriales le hicieron cinco en la quinta al derrotado Ramón "Manito" Román y se enfilaron al triunfo de 9-4. El día 6 de Octubre los Industriales de Monterrey vencieron 7-4 a Torreón y con ello ligaron su tercer banderín en la Liga Mexicana. Salazar confió en el novato Rodolfo Alvarado y éste no lo hizo quedar mal, con labor de 6 entradas y un tercio, siendo rescatado por Daniel Ríos, que vio acción en tres de los cuatro juegos. Salazar manejó cinco años más al Monterrey, pero no pudo ganar otro campeonato.
Los Diablos Rojos en tres ocasiones han ligado dos campeonatos y en dos oportunidades anteriores, no han podido empatar con Monterrey. Este equipo en la temporada actual del 2004, tiene de nuevo dos banderines al hilo con el mismo manager el dominicano Bernie Tatis y en este comienzo de campaña han demostrado mucho bateo, pero han estado parcos en su pitcheo, aunque siguen ganando juegos y podrían empatarle al Monterrey.

1947: EL SEGUNDO CAMPEONATO

Cuatro años después de haber obtenido el primer título de su historia, Monterrey obtuvo el segundo banderín en la liga en la temporada de 1947.
Los Industriales habían terminado en el segundo sitio en la campaña de 1944 a sólo dos juegos del Veracruz y un año después terminaron empatados con el Nuevo Laredo en el segundo lugar a solo cuatro juegos de los Alijadores de Tampico.
Las cosas no fueron bien en la campaña de 1946 al concluir en el quinto puesto a 8 juegos de distancia nuevamente del club de Alijadores.
Sin embargo los Industriales obtuvieron el segundo gallardete de su trayectoria al rendir una campaña resplandesciente en la temporada de 1947.
Monterrey contó otra vez con la varita mágica del cubano Lázaro Salazar quien los llevó de nueva cuenta a la conquista del campeonato.
Los Industriales concluyeron con 70-47 y un gran promedio de .598 siendo el mejor de seis equipos participantes dejando al México en el segundo sitio a 6 juegos de distancia en la fuerte competencia de la pelota mexicana.
Para la conquista del campeonato Monterrey ya no contó con la presencia del cubano Claro Duany quien había ganado los títulos de bateo en las dos campañas anteriores aparte de otros jugadores como Arthur Pennington que había terminado con .314, "Fantasma" Heredia con 300 de porcentaje, Heberto Blanco que había sido su bat más productivo de la campaña, así como los toleteros norteamericanos Edward Stone y Jesse Douglas.
Sin embargo, los regiomontanos se vieron fortalecidos con la llegada de hombres importantes de la talla del formidable antesalista Pablo García así como la presencia de Carlos Blanco y la extraordinaria llave de doble plays que integraban los norteamericanos Lou Klein y George Haussman en el aspecto de la ofensiva.
En el pitcheo llegaron pitchers como el venezolano Alejandro Carrasquel y el cubano Lázaro Medina que le ayudaron al club en la conquista de la liga.
Monterrey se apoyó en los brazos del mismo Carrasquel quien fue el mejor serpentinero de la novena con 13-11 en ganados y perdidos siendo el mejor pitcher del club en lo referente a efectividad con 3.03 en carreras limpias admitidas.
Otros serpentineros estelares en el equipo fueron Armando "Indian" Torres con 14 ganados y 6 perdidos y 3.18 en carreras limpias, aparte de Daniel Ríos que fue su máximo ganador con 17-11 en triunfos y derrotas y 3.21 en carreras limpias.
Pero también estuvieron Jorge Aguilar con 7-4 y 3.45, Lázaro Salazar concluyó con 9-6 Fernando Sánchez Lefty con 2-0, Alberto "Coty" Leal y Pedro "Natilla" Jiménez que terminaron con cifras negativas con 4-6 y 5-7 respectivamente, así como el manager y pitcher cubano Lázaro Salazar que terminó con 3-3 y 3.11 en triunfos y derrotas.
Sus bateadores no se quedaron atrás y lucieron enormidades destacando entre ellos el inicialista cubano Carlos Blanco quien fue el mejor de sus bateadores con 321 de porcentaje y 13 estafas.
El catcher Andrés Fleitas fue el segundo mejor hombre con .304 y 1 el inigualable Epitacio "La Mala" Torres concluyó con .302 y 79 impulsadas siendo el mejor del club en ese importante aparte de 12 robos.
El cubano Agustín Bejerano terminó con .297 y 22 bases robadas, el gran utility Héctor "La Comadre" Leal bateó .296 y el cubano Pablo García bateó .291 con 25 estafas y 71 carreras impulsadas rindiendo una estupenda temporada.
Otros peloteros importantes en el equipo fueron George Haussman quien bateó .278 con 14 bases robadas, Eduardo "Mosco" Reyes quedó con .277, Lou Klein bateó .273 con 13 estafas, Kelo Cruz, Lázaro Salazar, Manuel Magallón y José Bache concluyeron con cifras inferiores a la ofensiva.
La conquista del banderín se dio de una forma sensacional barriendo a los Pericos de Puebla en la última serie de la campaña, la cual constó de cuatro encuentros.
La confrontación dio inicio aquel jueves 25 de septiembre de 1947, la cual se realizó en la Angelópolis, considerándose a esta como una de las series más impactantes de la historia.
En aquel momento los Industriales le sacaban un juego y medio de ventaja al club poblano y la definición de aquella serie era sumamente importante en el desarrollo de la campaña.
Al iniciar la serie la mayoría de los aficionados al beisbol, así como los críticos beisboleros le daban ventaja a los poblanos para quedarse con la serie, lo cual redundaría en las cifras finales del campeonato.
El duelo iba a ser entre dos de los mejores managers cubanos de todos los tiempos.
Lázaro Salazar dirigiendo a los Industriales de Monterrey y Adolfo Luque al frente de los Pericos de Puebla.
La serie despertó una gran expectación y los boletos para el primer partido volaron el mismo día en que se pusieron a la venta.
Luque les tenía preparados al Monterrey a cuatro serpentineros extraordinarios en línea.
Estos eran los formidables Salvatore Maglie, Adrián Zavala, Sandalio Consuegra y Agapito Mayor.
Con ello quisieron amedrentar a Lázaro Salazar, pero este les dio una contestación muy acertada sobre ese aspecto.
"Solamente podrán usar uno al mismo tiempo" dijo Lázaro con gran aplomo al escuchar el comentario.
El arranque de la serie contó con dos grandes lanzadores desde la lomita de pitcheo, al enfrentarse al barbero Salvatore Maglie por Puebla, contra el venezolano Alejandro Carrasquel del Industriales.
Este había hecho una gran labor como relevista, mientras que Maglie trataría de obtener el triunfo número 20 de la temporada.
El público abarrotó completamente las tribunas e inclusive tuvo que estar sobre el terreno al arrancar la serie.
La algarabía y la emoción se hicieron indescriptibles al anotar Puebla su primera carrera en la tercera entrada, aprovechando un error del paracorto Lou Klein, un jugador de Grandes Ligas que había sido convencido por la chequera de Jorge Pasquel abandonando a los Cardenales de San Luis un año antes.
La pizarra de 1 a cero a favor del Puebla llegó hasta el octavo inning con un trabajo espectacular de Maglie sobre la lomita de pitcheo.
Pero las cosas cambiaron en esa misma entrada, en donde después de un out Carrasquel recibió base por bolas, entrando Pepe Bache de emergente a correr por él.
Bache llegó hasta la antesala aprovechando un imparable de Agustín Bejerano y Lázaro Salazar también de emergente por George Haussman recibió la base intencional para llenar las colchonetas.
La "Mala Torres" respondió al batear un elevado al jardín central anotando Bache la carrera del empate ante la desilusión de los miles de seguidores del club poblano.
La entrada concluyó cuando Lou Klein fue dominado por Maglie en faul fly al primera base.
La algarabía se había extinguido y la preocupación se vislumbró en el rostro de los asistentes al ver que Indian Torres se apoderaba de la lomita en el cierre de la entrada novena.
El duelo se prolongo hasta 14 entradas con la pizarra empatada a una carrera. En la treceava se metió en problemas al regalar tres bases consecutivas. Con dos outs fuera el manager local envío a batear al zurdo Adrián Zavala de emergente por el receptor dominicano Luis St. Claire muriendo en rola a la inicial dando por concluido el inning.
El abridor del Puebla, Sal Maglie seguía imperturbable desde el cerrito, pero Monterrey logró hacerle daño al abrir la entrada catorce anotando la carrera que a la postre se convertiría en la de la diferencia en aquel peleado cotejo.
Pablo García inició con imparable llegando hasta la antesala en sendas rolas de Carlos Blanco y el bat emergente José Ayala.
El turno le correspondió a Héctor "La Comadre" Leal, quien le respondió con una línea sensacional de hit impulsando la carrera del desempate.
"La Comadre" había iniciado jugando en la receptoría en otra de las facetas que dominaba a la perfección y que lo convirtieron en el mejor utility de todos los tiempos.
Indian Torres sacó el cierre del inning sin mayor problema y Monterrey se alzó con el triunfo al son de 2 carreras a 1 aumentando su ventaja en el liderato a 2.5 juegos sobre el equipo de Puebla.
Posteriormente, Monterrey y su manager Lázaro Salazar consiguieron lo que hasta aquel momento parecía increíble, barrer a los Pericos en su propia jaula dejándolos fuera de la pelea en una forma sensacional que aún se sigue recordando hasta nuestros días.
Monterrey ganó el segundo juego por 4-2 con Lázaro Salazar superando al zurdo Adrian Zavala .
Daniel Ríos triunfo 5-2 en el tercero de la serie al pasar sobre Sandalio Consuegra y la formidable hazaña la completaron al ganar 6-5 con Lázaro Medina y Carrasquel superando al estelar poblano Agapito Mayor.
Los Industriales se despidieron de Puebla con 5.5 de ventaja y con el gallardete ya casi en el bolsillo, Luque perdió ante el Monterrey y Salazar se consagró como el mejor manager del beisbol en todos los tiempos
1948: NUEVAMENTE EL GALLARDETE


Después de haber conquistado el banderín en 1947, los Industriales repitieron en el '48 nuevamente con Lázaro Salazar en el timón y con un formidable roster de peloteros.

Esta fue la tercera corona obtenida por el equipo de Monterrey y la tercera bajo el mandato del singular cubano Lázaro Salazar que continuaba haciendo historia en la pelota mexicana.

Los Industriales terminaron con 50 ganados y 35 perdidos .(588) a tres juegos de los Pericos de Puebla que les siguieron en el standing y a 20 juegos de distancia de los Tuneros de San Luis que terminaron en el sótano del circuito a 20 juegos de distancia.

El Monterrey ya era un equipo muy respetado y contaba entre sus filas con figuras consagradas de todos los tiempos, tales como el "Príncipe de Belem", Lázaro Salazar, Epitacio "La Mala" Torres, Daniel Ríos, Pablo García, Alejandro Carrasquel, Indian Torres y Agustín Bejerano, tan sólo por citar a los más sobresalientes.

Los Industriales ligaron su segundo título consecutivo al igual que lo habían hecho los Alijadores de Tampico en 1945-46, los Azules de Veracruz en 1940-41, El Aguila en el '37 y '38 y el club Agrario de la ciudad de México en 1935 y '36 respectivamente.

Esta fue una temporada sumamente difícil para el beisbol azteca, habiendo terminado el gran auge de ligamayoristas de la llamada época de oro provocada por el magnate Jorge Pasquel y los directivos de los equipos comenzaron a juntar las pérdidas correspondientes en los diferentes escenarios de la Liga Mexicana.

Los Industriales no fueron la excepción y se vieron obligados a congregarse en la ciudad de México en donde aparte del Monterrey también estuvieron los equipos de Puebla, México y el Veracruz jugando exclusivamente en el Parque Delta capitalino, terminando la temporada el 19 de septiembre la cual no fue disfrutada en el final por los aficionados regiomontanos.

Estos no tuvieron la oportunidad de celebrar el campeonato y se tuvieron que conformar al enterarse en esta ciudad por medio de las crónicas escritas.

Monterrey tuvo en el norteamericano Bill Wright a su mejor hombre con el madero, ya que este promedió .333 a la ofensiva con 12 bases robadas y 32 carreras impulsadas.

El antesalista cubano Pablo García también brindo una temporada de gran utilidad para el conjunto regiomontano, ya que su desempeño fue casi similar al de Wright, al terminar con .332 de bateo con 17 estafas y 68 impulsadas siendo el mejor en ese aspecto, aparte de embasarse constantemente al recibir 72 bases por bolas.

Otro jugador sobre los .300 fue el inicialista Manuel Magallón quien concluyó con .309 de porcentaje con 7 robos y 48 carreras impulsadas.

Un poco más abajo terminaron Eduardo "Mosco" Reyes con .275, Agustín Bejerano que fue el más veloz del club con 24 robos y .274 de porcentaje, el también cubano Avelino Cañizares también mostró velocidad al anotarse 14 bases y promediando .272 con el tolete al igual que Epitacio "La Mala" Torres que no vivió una de sus mejores temporadas.

Otros bateadores que colaboraron en el bicampeonato fueron: Alfredo Jiménez, José Bache, y Heberto Blanco que concluyeron con .269, .266 y .260 respectivamente.

Más abajo terminaron el catcher Luis Claire, con .256, Jorge "Choreas" Bravo con .250, Felipe Montemayor debutó y quedó con .341 en 44 encuentros y 91 turnos al bat, Lázaro Salazar tuvo una mala campaña ofensiva al concluir con .211 y Kelo Cruz quedo con .194.

Monterrey contó con grandes brazos entre su cuerpo de lanzadores, apuntalados por el extraordinario venezolano Alejandro Carrasquel quien fue su mejor serpentinero al concluir con 18-8 en triunfos y derrotas con 3.17 en el casillero de carreras amplias admitidas, para este lanzador que tuvo mas acción apareciendo en 41 partidos con 17 juegos completos blanqueando en tres de ellos a sus contrarios con 65 bateadores ponchados en 221 innings lanzados.

El formidable Daniel Ríos vio decrecer sus cifras al concluir con 8-11 en triunfos y derrotas y un excelente 3.24 en carreras limpias.

El cubano Armando "Indian" Torres terminó con marca de 10-9 en ganados y perdidos con 3.52 de efectividad, mientras que el mismo manager Lázaro Salazar concluyó con 8-5 en triunfos y derrotas y 3.63 en carreras limpias.

Otros pitchers que colaboraron de alguna forma en ese su tercer título obtenido fueron Gustavo González que concluyó con 4-2, el zurdo Guillermo Luna ganó 3 y perdió 4 partidos, el cubano Luis Hank quedo con 4-4 y Clement Jaime finalizó con 1-1 en triunfos y derrotas.

A grandes rasgos esa fue la actuación del gran equipo regiomontano en aquella temporada de 1948 en donde los Industriales lograron el campeonato
1949: LOS INDUSTRIALES CONQUISTAN SU TERCER TÍTULO CONSECUTIVO


Después de haber logrado la captura del gallardete en las dos temporadas anteriores, los Industriales se convirtieron en el primer equipo del circuito en ganar tres títulos consecutivos y todos ellos bajo el mandato del cubano Lázaro Salazar.

Este se convirtió en su sexto título obtenido su cuarto con la novena del Monterrey y su tercero en fila con el equipo que presidía el inmortal Anuar Canavati.

Los Industriales ya habían mostrado ser la mejor escuadra de la liga, y lo volvieron a manifestar en esta ocasión teniendo a extraordinarios peloteros sobre el diamante que lograron consagrarse al obtener su tercer título en la liga.

Monterrey obtuvo el campeonato al pasar sobre el equipo de Torreón en cuatro partidos extras disputados al ser dividida la competencia de la Liga Mexicana por primera ocasión en dos mitades.

Los Industriales que ya comenzaban a ser reconocidos como Sultanes habían terminado en el primer lugar de la campaña en la primera vuelta sacándole un juego de ventaja a los Tuneros de San Luis en gran batalla en donde los ocho clubs participantes terminaron amalgamados uno tras otro con el equipo de los Tecolotes de Nuevo Laredo ocupando el frío sótano a 7.5 juegos del liderato.

Lázaro y el Monterrey quedaron con 25-18 en ganados y perdidos mientras que San Luis quedaba con 24-19 en el segundo puesto.

El gallardete no fue obtenido en forma directa, al concluir Monterrey en la segunda posición en la segunda mitad del calendario a dos juegos de la novena de Torreón que terminó en la cima con marca de 29-13 en triunfos y derrotas, mientras que Monterrey finalizaba con 27-15, Jalisco con 20-20 a 7 juegos; Aguila 21-21 a 8 Veracruz y el México con 19-23 a 10, San Luis con 17-25 a 12 y Nuevo Laredo a 15 al finalizar con 14-18 en triunfos y derrotas.

Lázaro estuvo magistral como estratega y fue apoyado por verdaderos profesionales que dieron lo mejor en el campo de juego poniendo a nuestra ciudad en los cuernos de la luna.

En esta temporada demostró ser uno de los peloteros más completos en nuestra Liga Mexicana, ya que fue uno de los pilares indiscutibles en la conquista del campeonato.

El cubano brilló intensamente desde la lomita del pitcheo al ser el segundo mejor ganador del club con marca de 14-7 y 3.60 en efectividad, mientras que con el madero obtuvo el mejor promedio entre los integrantes del club al concluir con un excelente .342 de porcentaje, en 55 encuentros en donde fue al bat en 120 oportunidades.

El líder natural del club fue el regiomontano Felipe Montemayor, quien terminó con .330 de porcentaje con 19 dobletes, 13 triples, líder, 6 cuadrangulares, 18 bases robadas y 62 carreras impulsadas.

El receptor Luis St. Claire fue otro de los pilares en el equipo al concluir con .315 de porcentaje y 43 carreras producidas en beneficio de su novena.

Otro de sus bastiones importantes lo fue el cubano Pablo García, quien termino con .298 de porcentaje con 7 cuadrangulares y 66 remisiones al plato siendo líder en ese importante aspecto, además punteó al club también con 78 anotaciones.

Otros peloteros que se lucieron con el bat fueron Felipe "Burro" Hernández y Epitacio "La Mala" Torres quienes batearon .287 y .289 respectivamente.

Hernández produjo 52 carreras mientras que "La Mala" robó 10 bases y remitió 47 carreras al plato.
Otros que aportaron su granito de arena en la conquista del gallardete que los hizo imponer una marca que no ha podido ser igualada hasta nuestros días fueron Carlos Galina, Guillermo "Diablo" Nuñez, Leonel Aldama, el parador en corto Lou Klein y el debutante regiomontano José "Bimbo" Villegas.

Galina bateó para .273; Nuñez termino con .260, Aldama promedió .285, Klein .252 y Bimbo Villegas quedó con .224.

Montemayor lideró a la liga en triples, García en carreras anotadas, Burro Hernández en sacrificios y en bases por bolas con 87.

Los Sultanes se apoyaron en la gran labor del pitcher Daniel Ríos quien terminó con marca de 21-9 en ganados y perdidos, además de 3.05 en carreras limpias admitidas lanzando la gran cifra de 19 juegos completos en la campaña con dos blanqueadas.

Lázaro no se quedó muy atrás ya que también logró terminar 15 de los partidos en donde tomó parte con dos cierres de juego en 215 innings, abanicando a 110 contrarios y regalando 140 bases siendo líder del club en ambos aspectos.

Su tercer pitcher en importancia fue el salvadoreño Francisco Dávila quien compilo 9-7 en triunfos y derrotas con 7 juegos completos en 149 entradas.

El debutante Rodolfo "Mulo" Alvarado concluyó con marca de 3-1 siendo blanqueadas dos de estos triunfos en una gran demostración a compilar un minúsculo 1.82 en carreras limpias admitidas.

Otros lanzadores que colaboraron en la conquista del banderín fueron Juan Guerrero con 4-3, y Carlos Villarreal que concluyó con 3-4 en triunfos y derrotas.

Salazar fue el manager, jugó de primera base y lució desde el montículo en una formidable temporada en donde fue el hombre importante de la novena regiomontana.

Los Sultanes se enfrentaron a Torreón en una serie final de cuatro juegos en un duelo de managers en donde Lázaro Salazar dirigía al club norteño y Memo Garibay al Unión Laguna.

Los Algodoneros se llevaron la segunda mitad de la temporada venciendo por 7 carreras a 5 al Monterrey en la segunda vuelta de la campaña.

Los regiomontanos habían sido el mejor equipo en la primera mitad de la temporada sacando un juego de ventaja a los Tuneros de San Luis, al derrotarlos a ellos precisamente 7 carreras a 5 con un jonrón del antesalista cubano Pablo García y un gran trabajo desde el cerrito del mismo manager Lázaro Salazar.

Monterrey ganó la serie por limpia.
En el primero triunfaron 8-5 con Salazar siendo el pitcher ganador, el segundo lo ganaron con 6-3 con el nicaragüense Francisco Dávila en el cerrito, el tercero concluyó 9-4 con Daniel por sobre el montículo y el último fue un triunfo de 7-4 para apuntarse el campeonato y coronar la gran hazaña al obtener tres títulos consecutivos. Algo que ningún otro equipo ha podido igualar en 50 años de competencia
SULTANES' 62 EL QUINTO TITULO DE SU HISTORIA


La temporada de 1962 fue la última vez que se jugó con solo seis novenas en el beisbol de la Liga Mexicana.
Pero esa campaña marcó una historia sensacional en la trayectoria de los Sultanes de Monterrey, ya que estos obtuvieron el quinto título de su historia.

Monterrey había conquistado el campeonato por última vez en la campaña de 1949 con Lázaro Salazar en el timón y lo más cerca que estuvieron posteriormente del banderín fue en 1953 al terminar en el segundo lugar solo atrás de los campeones Tecolotes de Nuevo Laredo.

En 1951 y 1954 ocuparon la tercera posición entre seis equipos, pero no pudieron ir más allá del cuarto puesto en temporadas posteriores hasta esa de 1962 en donde llegaron a la cumbre bajo la hábil dirección del manager cubano Sungo Carrera, el roster de estelares que tuvieron sobre el diamante y la llegada espectacular de Héctor Espino, nada menos que el mejor bateador mexicano de todos los tiempos.

Los Sultanes habían ocupado la cuarta posición en 1961 a 17 juegos del Aguila pero en esta ocasión apantallaron al resto de conjuntos de la pelota mexicana y se coronaron con mucha anticipación pasando sobre los Diablos Rojos en la que se consideró como la serie clave entre ambos conjuntos.

Monterrey finalizó con 77 triunfos y 57 derrotas, sacándole 8 juegos de ventaja al Aguila de Veracruz, 10 al México, 13 al Puebla, 15 a los Tigres y 26 a los sotaneros Petroleros de Poza Rica.

Los Sultanes jugaron una estupenda pelota contando con una formidable base de peloteros mexicanos amalgamada por una gran cifra de cubanos y norteamericanos que se encargaron de darle lustre a la ciudad de Monterrey al obtener el quinto gallardete de su historia.

Los Sultanes tuvieron el triunfal debut del manager Sungo Carrera, aunado al de los formidables toleteros Héctor Espino y Alonso Perry que fueron los campeones productores del torneo con 105, Bill Parsons, Jesús "Bronco" Rosales, así como los lanzadores Miguel Cuéllar que fue el campeón ponchador, Guillermo López, Tony Dicochea y René Gutiérrez que se lucieron desde el cerrito.

Ellos se unieron a la constelación de estrellas que integraban hombres del calibre del receptor Jaime Corella que vivió la mejor de sus campañas al concluir con .337 con el madero, el segunda base Vinicio García que bateó .341 siendo el tercer mejor elemento de los Sultanes en este aspecto.

Otros jugadores importantes fueron el jardinero Juan Delis que fue el mejor con el madero al promediar .365, Espino concluyó con. 358, Perry termino con .318 y el "Yaqui" Ríos bateó para .304.

Como usted puede observar, seis de los ocho bateadores regulares batearon arriba de los .300s y un poco mas abajo terminaron los jardineros Bill Parsons con .295, y "Bronco" Rosales con .281, Lázaro Terry el SS bateo .263, Artie Burnett .260 y Alfonso "La Gallina" Peña concluyó con .245.

Entre los bateadores de poder estuvieron Héctor Espino con 23 cuadrangulares, 16 de Alonso Perry y 15 del norteamericano Artie Burnett.

En el montículo se fajaron bien y bonito, tipos como Francisco "Conde" Ramírez que fue el máximo ganador de toda la liga con 18-9 en triunfos y derrotas, los cubanos Evelio Hernández y Miguel Cuellar terminaron con 11-7 y 11-6, mientras que otros como Rodolfo "Mulo" Alvarado y el cubano Juan Piedra que concluyeron con cifras similares de 8-6 en triunfos y derrotas, Tony Dicochea compiló 8-7 y los cubanos Tony Díaz y René Gutiérrez concluyeron con 8-5 y 7-5 respectivamente.

La temporada finalizó el 12 de agosto y Juan Delís terminó como el tercer mejor bateador de la contienda solo atrás del borinqueño Oscar Rodríguez y el norteamericano Alfred Pinkston que se llevo la gema.

Los 23 jonrones del chihuahuense Hector Espino solamente fueron superados por los 25 de Ronnie Camacho.


¡CAMPEONES!

Después de 13 años de no saborear las mieles del campeonato, por fin, los Sultanes volvieron a ser campeones del beisbol azteca.

Esto lo consiguieron el 7 de agosto en esta ciudad de Monterrey con un triunfo obtenido sobre la novena de los Diablos Rojos del México por pizarra de 12 carreras contra 7 ante un Parque Cuauhtémoc totalmente abarrotado muy entusiasta y muy feliz al ser testigos de la coronación de los Sultanes y sus extraordinarios héroes deportivos que habían obtenido el triunfo decisivo ante una gran escuadra.

En ese triunfo sultán hay que reconocer la gran labor de la directiva del Monterrey encabezada por
Anuar Canavati, así como a la formidable labor del manager Sungo Carrera.

Canavati conjunto un plantel cargado de estrellas y Sungo tuvo el tino y el carácter suficiente para sacarles el máximo provecho sobre el diamante.

Los Sultanes masacraron a los Pingos con nueve carreras en las primeras cinco entradas ante los envíos de Mario Pelaez y Julio César Imbert que hubieran bastado para conquistar el triunfo.

Los colorados vendieron cara su derrota al anotar tres carreras en la primera entrada sobre la serpentina de Juan Piedra.

Estas entraron por sencillo de Ozzie Alvarez, base a Sandy Amoros, golpe al "Pajarito" Guerrero y sencillo del "Avestruz" Rivera".

Monterrey respondió con cuatro anotaciones en el cierre de la primera entrada, "Bronco" Rosales inició con triple, anotando con sencillo del Yanqui Ríos, Vinicio y Perry dieron de hit Ozzie Alvarez cometió error entrando dos carreras y otro error de Manuel Salinas hizo que entrara la cuarta carrera de la entrada.

Los Sultanes anotaron otras cuatro carreras en la parte baja de la segunda entrada tomando una delantera que ya no perderían en el resto de la jornada, Rosales recibió la base, Ríos disparo doblete, luego hubo bases por bolas a Vinicio García y Alonso Perry y Juan Delis disparo imparable para completar la cifra señalada.

El mismo Delís impulsó otras dos carreras al disparar un cuadrangular con un compañero a bordo.
Juan Piedra explotó en la primera entrada, tomando su lugar René "Latigo" Gutiérrez y finalizó el velocista Miguel Cuellar quien estuvo intransitable durante tres entradas admitiendo un hit y abanicando a cinco enemigos.

La victoria fue recibida con gran entusiasmo por la muchedumbre regiomontana que veían coronarse a su novena por quinta vez en su trayectoria.

La celebración fue realmente sensacional ya que tanto los jugadores, como su manager Sungo Carrera, los coaches Luis Sansirera y Rockies Contreras junto al propietario del club Anuar Canavati festejaron la victoria en los vestidores.

Hubo brindis de champaña, euforia por la victoria y la clásica algarabía por el gran triunfo deportivo.
Sungo reconoció la labor de todos sus jugadores virtiendo elogios por su desempeño sobre el diamante y los jugadores alabaron también el trabajo del gran cubano en la obtención del quinto título de su historia
TEMPORADA1991 EL SEXTO TÍTULO DE LOS SULTANES


Los Sultanes de Monterrey rompieron su prolongado ayuno que se extendió por 29 temporadas, coronándose como campeones del beisbol de la Liga Mexicana bajo la dirección del sonorense Aurelio Rodríguez en 1991.

Por primera ocasión la dinámica directiva encabezada por Pepe Maíz como Presidente y con Roberto Magdaleno realizando un excelente papel en la gerencia consiguieron darle a la fiel y conocedora afición regiomontana nada menos que el sexto título de su historia.

Su último banderín lo habían obtenido en la temporada de 1962 y desde entonces solo habían tenido algunos acercamientos pero nunca se había conjugado la gloria del gallardete.

La primera ocasión que estuvieron a punto de campeonar fue en la temporada de 1969 en aquel clásico del cabrito que fue ganado por los Broncos de Reynosa y que hoy en día todavía es recordado por la célebre huida del manager sinaloense Manuel Magallón, quien supuestamente fue amenazado de muerte prefiriendo poner tierra de por medio.

Posteriormente tuvieron otra oportunidad al pasar sobre la novena de Saltillo en el primer play off de 1975 con una soberbia actuación del norteamericano Larry Volkening que consiguió tres triunfos.

La última ocasión que se habían aproximado al banderín fue en la temporada de 1986 al pelear la serie final ante la magnífica escuadra de los Angeles de Puebla.

Ahora era otra historia, los Sultanes habían inaugurado el formidable Estadio Monterrey en la temporada de 1990, el día 13 de julio, teniendo como manager a la figura de Aurelio Rodríguez, quien alcanzó a calificarlos al play off, perdiendo en 5 encuentros ante los Algodoneros de Unión Laguna.

Sin embargo, los Sultanes querían ser parte de la historia y le dieron un cambio extraordinario al club logrando su sexto campeonato.

Aurelio Rodríguez fue ratificado como el nuevo manager del club y fueron traídos excelentes peloteros como Germán Rivera, Orlando Sánchez, Darryl Motley, Alex Treviño , Remigio Díaz, Héctor Heredia, Miguel Alicea, Germán Jiménez y Alexander Madrid que hicieron la diferencia.

Los Sultanes conjugaron una gran temporada ya que 8 de sus bateadores terminaron sobre los .300, siendo Germán Rivera el mejor del grupo al promediar un excelente .385 de bateo, mientras que Orlando Sánchez bateó para .349, Motley .339, Rafael Zamudio .333, Juan Francisco Rodríguez .325, Antonio Aguilera .306 y Juan Reyes .305.

Sus bats estuvieron tronantes y sumamente explosivos a lo largo de la campaña ya que cuatro de sus bateadores lograron cifras excelentes en el renglón de los cuadrangulares con 26 de Antonio Aguilera, 26 de Juan Reyes, 26 de Motley y 25 de Germán Rivera.

En el pitcheo destacaron Alejandro Garza que fue el máximo ganador al terminar con 13-6 y 2.72 de efectividad, Aarón Acosta estuvo sensacional al terminar con 12-3 y 3.32 y otros brazos importantes fueron los de Héctor Heredia 8.3 y 2.34, Miguel Alicea 5-5 y 2.98, Germán Jiménez 7-3 y 3.20, Roberto Osuna 8-4 y 3-65, Juan Carlos Uribe 6-2 y 3.76, Ramón Loreto Valenzuela 7-1 y 3.90 y Arturo González que estuvo lesionado y que terminó con 4-3 y 3.32 en carreras limpias admitidas.

Los Sultanes fueron los eternos ganadores de la campaña y se vieron sumamente contundentes propinando palizas a diestra y siniestra sin importar quienes fueran sus rivales.

Ellos finalizaron la temporada en el primer lugar de la zona norte con récord de 82-38 en ganados y perdidos siendo los primeros en calificar a la postemporada.

Su ventaja sobre los Dos Laredos que finalizaron en el segundo lugar fue de 15.5 juegos de ventaja ligeramente inferior a las grandes ventajas de un club líder sobre el ocupante del segundo lugar que habían sido de 20.5 juegos de Saltillo arriba de Gómez Palacio en 1973 en la zona norte del grupo oeste, los 25.5 del Córdoba sobre el México en 1978 en la división sur grupo este y los 18.5 de Puebla sobre Aguascalientes en 1979 zona sur grupo oeste.

Desde entonces solo se han dado dos casos similares siendo estos en 1995 con los Diablos Rojos superando al Tabasco por un margen de 18 juegos en la zona sur y en 1996 los Sultanes superaron por 23.5 a los Acereros de Monclova en la zona norte.

En ese año calificaron por el norte, aparte de los Sultanes, los Charros de Jalisco, Los Industriales de Monterrey y los Tecolotes de los Dos Laredos.


LOS INDUSTRIALES BARREN A LOS TECOLOTES POR 4-0
Y MONTERREY PASA SOBRE JALISCO POR 4-1

El sábado 27 de julio se pusieron en marcha las acciones para definir a los semifinalistas de la zona norte.
Los Sultanes tuvieron de visitantes a los Charros de Jalisco en el Estadio Monterrey, mientras los Industriales de aquí mismo eran recibidos por los Tecolotes de Nuevo Laredo.

Desde ese mismo primer cotejo los regiomontanos mostraron rápidamente "que ese era su año" y enseñaron su enorme superioridad sobre los tapatíos que dirigía Roberto Castellón y que no iban a ir muy lejos.

El manager sultán, Aurelio Rodríguez, le cedió la pelota al larguirucho Arturo González y este respondió eficientemente blanqueando a su rival por tres carreras a cero.

Sus compañeros lo auxiliaron con cuatro dobles matanzas en los momentos claves y lo hicieron erguirse con la primer victoria de los Sultanes.

Una magnífica entrada de 18 mil aficionados congregados en las tribunas gozaron con la gran serpentinera del "Rey" Arturo y con el descomunal batazo de jonrón de Orlando Sánchez.

Arturo lanzó todo el partido admitiendo 6 imparables con 3 ponches y no base por bolas.
Por el Jalisco perdió el zurdo Javier Carranza con tres carreras, 8 hits, 4 bases y 3 ponches.
Los Sultanes anotaron la primer carrera en los spikes del receptor Miguel Hernández que fue impulsado con triple de Antonio Aguilera.

Juan Francisco "Chico" Rodríguez remolcó a Aguilera con la segunda y Orlando disparó su batazo de jonrón en la quinta entrada para sellar el triunfo.

Monterrey rubricó su gran noche con un doble play sensacional, siendo este el cuarto de la jornada poniéndose adelante el equipo regiomontano en la gran lucha por el banderín de aquella temporada


SEGUNDO TRIUNFO DE LOS SULTANES

Sin miramientos y desplegando su gran poder los Sultanes de Monterrey apalearon por 12-1 a los Charros de Jalisco para ponerse al frente (2-0) en la serie de Play off de la zona norte.

Esta vez fueron 13 mil los aficionados que vitorearon al Monterrey en una gran fiesta de batazos.
Los Sultanes dispararon 13 imparables.
El ataque inició desde la primera entrada al ir 10 hombres al pentágono para anotar 5 carreras y en la sexta anotaron tres más asegurando el triunfo.

En la primera timbraron Antonio Aguilera, Darryl Motley, Germán Rivera, Juan Reyes y Guadalupe "Bronquito" Leal.

Los Charros anotaron su única carrera en la segunda entrada en los zapatos de Richie Rentería que fue impulsado con hit del bateador designado Jesús Sommers.

Los Sultanes aumentaron el marcador en la tercera entrada después de un doble de Juan Reyes y un hit sencillo del parador en corto Remigio Díaz.

La séptima cayó en la quinta entrada con doble de Germán Rivera y oportuno de Juan Reyes.
En el séptimo acto anotaron tres más y rubricaron con dos más en el octavo acto con sendos batazos de Darryl Motley y Orlando Sánchez que completaron la masacre.

Germán Jiménez fue el pitcher triunfador lanzando 8 innings con 10 hits, dos bases por bolas y 4 ponches.
Perdió Micke Schwabe en 4 entradas un tercio admitiendo 7 carreras, 9 hits, una base y no dio ponche.
Lo relevó Manuel Romo con 3 carreras, 5 hits, no ponche y no base, terminó Héctor Mujica con 2 carreras en dos entradas.

GANAN LOS CHARROS

Los Charros de Jalisco hicieron tronar sus bats en el tercer partido de la serie escenificando en el parque de la Universidad de Guadalajara al son de 10 carreras a 5.

El ganador fu Urbano Lugo que silenció a la ofensiva regiomontana durante 7 innings un tercio para 5 carreras, 7 imparables, 8 ponches y 6 bases por bolas.

Perdió Alejandro Garza en solamente dos entradas un tercio.
Los Charros anotaron una carrera en la segunda entrada y cuatro más en el siguiente rollo, en donde dos de ellas fueron acarreadas por Sommers al irse de 5-5.

Lugo estuvo lanzando estupendamente y fue hasta el quinto rollo en donde los regios rompieron el rosario que les estaba pintando el pitcher venezolano.

Miguel Hernández rompió el sin hit y acarreó al plato a Remigio Díaz poniendo el marcador 5 carreras a una.
Pero los Charros volvieron a hacer crecer esa ventaja en el cierre de ese episodio mediante un batazo de jonrón de Jesús Abrego sobre Alex Madrid.

Monterrey se acercó con dos timbradas en el sexto acto (6-3) pero el dominicano Luis de los Santos volvió a recuperar la ventaja de su novena con un cuadrangular con gente embasada.

Chico Rodríguez volvió a acercar al club con un jonrón de dos carreras en la séptima tanda (9-5) pero Jalisco logró otra anotación para amarrar el juego. Con este triunfo la serie se puso 2-1 todavía a favor de los Sultanes.

PALIZA DE LOS SULTANES

Ante una asistencia de aproximadamente 12 mil espectadores, los Sultanes vencieron 11 carreras a 2 a los Charros de Jalisco y se acercaron a solo un triunfo de ir a la serie final de la zona norte.

Arturo González fue el pitcher vencedor en 6 innings dos tercios con 7 hits, 3 bases por bolas, 2 ponches y 2 carreras. Perdió Javier Carranza acepta 4 carreras con 4 hits, 4 bases y solo un ponche.

Monterrey tuvo dos rallies muy importantes siendo estos en la cuarta y octava entrada.
Motley fue el hombre importante de los Sultanes al disparar jonrones en la primera y octava entrada.
Las cuatro carreras de los Sultanes que entraron en la cuarta entrada fueron ante un Javier Carranza totalmente descontrolado al entrar todas de caballito. Monterrey estaba muy cerca de las semifinales.

A LA FINAL DE LA ZONA NORTE

Los Sultanes vencieron 3-2 a Jalisco en extrainnings y le tocara enfrentar a los Industriales que eliminaron a los Tecolotes de Nuevo Laredo.

El manager tapatío Roberto Castellón le había ordenado a su lanzador Charlie Kerfell el darle la base intencional al puertorriqueño Orlando Sánchez y esto le costó el juego en la onceava entrada.

Kerfell no obedeció a Castellón y perdió el partido.
Aguilera bateó hit y lo convirtió en extrabase, Chico Rodríguez se embasó y luego vino un batazo de Orlando Sánchez a la antesala.

Aguilera anotó en la jugada, Luis de los Santos se quedó con la bola, Chico fue enviado a home por Aurelio Rodríguez pero un gran tiro al plato lo puso fuera.

Sin embargo Aguilera había anotado la carrera de la ventaja y los Charros no iban a empatar al cerrar la entrada siendo eliminados por los Sultanes.

Ganó Guillermo Sandoval en dos innings sin recibir carrera, sin recibir hit y sin dar ponche.
El abridor del partido había sido Aarón Acosta quien lanzó en 6 entradas con dos tercios con una carrera, 5 hits, una base y 7 ponches.

A Heredia le habían empatado a dos en su labor como relevista.
Kerfell fue el abridor de los Charros y trabajó los 11 innings de que constó el juego para 3 carreras, 5 imparables y 11 ponches. Sultanes iba a la gran final de la zona norte.

FINAL DE LA ZONA NORTE
PRIMER DUELO CONTRA INDUSTRIALES

Los Sultanes de Monterrey dieron el primer paso en su ruta hacia la serie final de la Liga Mexicana, derrotando por 2-0 a los Industriales, los regios contaron con una excelente labor de pitcheo ante una excelente entrada de 25 mil espectadores de Germán Jiménez, un cuadrangular disparado por Antonio Aguilera y 11 outs consumados por Remigio Díaz.

Odell Jones recibió una carrera en la tercera entrada y la otra fue por el jonrón de Antonio Aguilera saliendo con la derrota a cuestas.

El norteamericano lanzó durante 8 innings para 5 hits con 2 bases y 7 ponches, mientras que el ganador Germán Jiménez lanzó los 9 innings con 5 hits y 6 ponches otorgados, siendo 3 de ellos para el cañonero Willie Aikens.

Los Sultanes realizaron dos doble plays llegando a 18 en la postemporada.
La primera carrera de los Sultanes fue anotada por Remigio Díaz impulsada por imparable de Chico Rodríguez al jardín central en la tercera entrada y la otra fue en la sexta por el cuadrangular de Antonio Aguilera.

Germán Rivera realizó una estupenda atrapada en la octava entrada a batazo de Gerardo Garza.
Los Sultanes seguían haciendo valer su gran calidad como favoritos.

CRECE LA VENTAJA

Con gran pitcheo del "Rey" Arturo González, los Sultanes se pusieron arriba por 2-0 en la confrontación ante sus compañeros de casa a quienes vencieron por cuatro carreras a una.

Para Arturo este fue su tercer triunfo de la postemporada e hizo gala de un gran dominio al lanzar los nueve innings del juego con una carrera admitida, 5 hits, 3 ponches y dos bases por bolas.

El derrotado resultó el zurdo Isaac Jiménez, quien fue auxiliado en la lomita por el norteamericano Scott Medvin. Los Sultanes se fueron arriba en el quinto episodio al anotar un par de carreras.
Jiménez los había controlado en solo dos hits y aceptó las dos carreras después de sacar los primeros dos outs de la entrada.

Chico Rodríguez se embasó con infield hit y llegó hasta la tercera con imparable de Darryl Motley.
La primera anotación entró por hit de Germán Riera y orlando Sánchez impulsó la segunda con un batazo del mismo calibre.

Medvin ingresó al montículo logrando frenar la insurrección aunque en la octava le anotaron otras dos carreras. En ese episodio Orlando se embasó por hit, Remigio hizó lo mismo en bola ocupada y el receptor Miguel Hernández los remolcó con hit doble por el central dándole una ventaja definitiva a su novena.

La única anotación de sus rivales entró en la sexta entrada después de que Alex Cole dio hit, se robó la segunda base y anotó con oportuno de Alonso Téllez. Los Sultanes tomaron una ventaja que ya nunca iban a perder en el transcurso de la serie para hacer buena la frase "este es el año" tomada al inicio de la campaña.

REACCIONAN LOS INDUSTRIALES

Los Industriales triunfaron 6-3 y se acercaron a los sultanes (2-1) en el desarrollo de la serie. El cañonero Luis Alberto Peña disparó un gran slam, siendo este su segundo de la serie de play off y un par de importantes doble plays le dieron la primer victoria a los Industriales ante unos 15 mil aficionados en las tribunas.

Los Industriales atacaron tempraneramente al abridor Aarón Acosta y le hicieron cuatro grandes carreras en la primera entrada con el gran slam del "Pollo" Peña por el jardín derecho.

Rubén Estrada fue el primer out en rola a segunda base, Carlos Villela y Alonso Téllez dieron imparables, Willie Aikens recibió cuatro bolas malas y enseguida vino el cuadrangular de Luis Alberto Peña.

Acosta solo aguantó dos tercios de entrada para 4 carreras, 3 hits, una base y no ponches. Roberto Osuna lo relevó permitiendo un jonrón de Willie Aikens en la séptima entrada. Su trabajo consistió en 6 entradas con un tercio admitiendo 4 hits, 4 bases y 4 ponches. El vencedor fue Armando Váldez en 5 entradas con dos tercios, 3 carreras, 4 hits, 3 bases y 2 ponches. Terminó "El Condorito" Porfirio Ochoa, quien lanzó 31/3 sin carrera con 2 hits y un ponche.


LES IGUALAN LA SERIE

Los Sultanes cayeron 11-9 ante los Industriales y de paso les igualaron la serie por el banderín de la zona norte a dos triunfos por bando. Los Sultanes ganaban 9 carreras a 5 en el cierre de la octava entrada, pero el mundo se les vino encima al aceptar seis carreras y salir derrotados en un encuentro no apto para cardíacos.

Los Sultanes se habían puesto arriba apenas en el inicio de esa entrada ante la algarabía de 12 mil aficionados en el Estadio Monterrey pero Héctor Heredia no pudo contener a la artillería del equipo de Marcelo Juárez y tuvo que conformarse con la derrota.

Los Industriales habían sido contenidos en solamente dos hits en las primeras cinco entradas, pero
luego explotaron ante Heredia disparando cinco imparables para adjudicarse el triunfo.

Rubén Navarro inició con imparable al central, Mike Cole de emergente sacó otro del mismo calibre y Darryl Motley no pudo atrapar un batazo del emergente Francisco Váldez, llenándose las bases.

La primera entró con sencillo al izquierdo de Roberto Estrada, enseguida vino un triplete de Carlos Villela entre derecho y central produciendo tres anotaciones.

Heredia se mantuvo en el montículo y todavía golpeó a Alonso Téllez, enseguida saco un out y dio base intencional a Luis Alberto Peña para llenar otra vez las bases.

Un imparable de Cecilio Rodríguez al central llevaron al pentágono a Villela y a Téllez con las otras dos. Téllez llegó como tromba al plato tumbándole la pelota a Miguel Hernández que lo esperaba tras el sensacional tiro del jardín de Antonio Aguilera.

El mejor hombre del partido fue Carlos Villela al irse de 5-3 con dos anotaciones y 5 remolcadas. Monterrey corrió mal las bases ya que conectaron 18 hits y dejaron a 13 hombres sobre las colchonetas por solo 8 de los Industriales que dieron 14 imparables.

A UNO DE LA FINAL

Los Sultanes triunfaron por 7-3 y se pusieron a solo un triunfo de proclamarse campeones de la zona norte y al pasar a la Serie Final de la Liga Mexicana.

Impulsados por el tolete de Juan Reyes que disparó un batazo de jonrón con dos en base fue parte importante de la ofensiva desarrollada por los Sultanes en la parte alta de la tercera entrada poniéndose 3-2 adelante en la Serie ante sus rivales.

El Estadio Monterrey registró una asistencia de 12 mil personas que pudieron apreciar el duelo entre dos equipos regiomontanos de principio a fin viendo como la balanza se inclinaba hacia los Sultanes.

Los Sultanes hicieron una anotación en la segunda entrada impulsada por un sencillo de Remigio y explotaron del montículo al norteamericano Odel Jones en la tercera ronda con otro par de anotaciones, Aguilero fue ponchado para el primer out, Chico Rodríguez disparo un doble y las almohadillas se congestionaron con boletos gratis a Darryl Motley y Orlando Sánchez.

Germán Rivera respondió al conectar imparable al jardín izquierdo para impulsar dos carreras lo cual motivo al manager industrial Marcelo Suárez sacar a Odel Jones y enviar al cerrito al zurdo José Julián Quiroz para lanzarle al sexto bat Juan Reyes, uno de los bats mas encendidos de los Sultanes.

Quiroz se puso arriba en el conteo con una bola y dos strikes, pero Reyes echó abajo su estrategia al botar la bola por el jardín derecho para una delantera de 6-0 que iba a ser suficiente en el resto del partido.

Posteriormente Guadalupe "Bronquito" Leal también disparó de cuadrangular para la séptima anotación del juego. Las tres carreras de los Industriales fueron sobre el abridor y ganador Germán Jiménez quien admitió 12 hits con una base y 5 ponches , mientras que Odel Jones era el derrotado en dos entradas y un tercio con 5 hits y 5 carreras, seguido por Quiroz, Scott Medvin y Porfirio Ochoa que también aparecieron en la lomita.

Los Sultanes estaban muy cerca de la gloria y solo un triunfo los separaba de la final de la Liga Mexicana, la cual iba a ser ante los Diablos Rojos, naciendo una enorme rivalidad que se iba a extender en las siguientes temporadas.

¡SULTANES CAMPEONES!

Arturo González obtuvo su cuarto triunfo en la postemporada, y los Sultanes de Monterrey se proclamaron como flamantes campeones de la zona norte.

Los Sultanes estaban abajo en la octava entrada 2.1 cuando el "Bronquito" Leal fue enviado por el timonel sultán a batear de emergente por Alejandro Treviño.

El Bronquito respondió a la confianza de su manager disparando imparable al jardín derecho impulsando a Juan Francisco Rodríguez que corría en la segunda base y que entró de cabeza al plato anotando sensacionalmente la que al final fue la carrera de la victoria.

El Estadio Monterrey volvió a registrar una estupenda entrada con mas de 20 mil aficionados en las tribunas que vieron triunfar a sus favoritos.

Los Sultanes habían sido controlados eficientemente por el pitcher zurdo Isaac Jiménez que les permitió solo un hit en los primeros cinco episodios pero en el cierre de la sexta se metió en problemas y Marcelo Juárez opto por enviarlo a las regaderas.

En ese inning fue recibido por imparable de Antonio Aguilera y Chico Rodríguez le siguió con un toque de bola explotándolo del partido. Armando Váldez entró en su lugar y fue recibido con un sencillo de Darryl Motley para empatar el partido. El norteamericano quiso alargar el batazo y fue puesto fuera al intentar llegar a la segunda base pero enseguida Germán Rivera disparo un batazo de jonrón entre el bosque central e izquierdo dando la ventaja a los Sultanes de Monterrey ante la locura del respetable.

Los Industriales se habían puesto arriba desde la tercera entrada con cuadrangular solitario de Alonso Téllez y luego empataron en la octava con otro de Roberto Estrada ambos por el prado izquierdo. Arturo ganó su cuarto partido del play off y segundo de la serie final entre los norteños al lanzar 8 entradas con 5 hits, una base y 4 ponches.

Lo relevó Héctor Heredia quien se llevo una gran ovación al sacar el último out con un formidable ponche a Luis Alberto Peña. El descalabro fue para Porfirio Ochoa quien le dejó un corredor de herencia al norteamericano Scott Medvin, el mismo que recibió el imparable del "Bronquito" Leal.

Los Sultanes estaban nuevamente en otra final del beisbol de verano, pero tendrían que esperar al ganador de la serie entre los Diablos Rojos del México y los Bravos de León que seguían en .la lucha.
Sin embargo, los Sultanes ya eran los flamantes campeones de la zona norte y los aficionados ya estaban ansiosos de que dieran el siguiente paso.


INICIA LA GRAN FINAL

Los Sultanes de Monterrey y los Diablos Rojos de México pusieron en marcha las acciones de la serie final del beisbol de la Liga Mexicana, el día 14 de agosto con un duelo entre Germán Jiménez por los locales y Arturo Félix por los colorados.

En una serie de poder y teniendo como sede el majestuoso Estadio Monterrey los Diablos Rojos abrieron acciones con una línea de bateadores integrado por 8 hombres arriba de los 300s, incluyendo a Ty Gainey con .427

Basta echar un vistazo para darnos una idea sobre la clase de ofensiva que mostraría la franela roja en donde aparte de Gainey, también estaban James Stells con 371-35-120, Ed Jurak 355-12-87, Daniel Fernández 357-5-54, José Luis "Borrego" Sandoval, 341-25-78, Larry See 338-34-129, Mauricio Zazueta 339-9-24, Vicente Verdugo 325-8-57 y el más bajo Nelson Barrera con .295, pero con 36 cuadrangulares y 104 carreras impulsadas.

Mientras que los Sultanes tenían a seis hombres sobre la cifra mágica de los 300, siendo estos Orlando Sánchez con .349-15 y 56, Juan Francisco Rodríguez 325-3-61, Germán Rivera 385-25-99 Darryl Motley 339-26-103, Antonio Aguilera 306-26-61 y Juan Reyes con .305-26 y 101 carreras impulsadas.

Los Sultanes buscarían el título después de 29 años de haber obtenido su último campeonato Monterrey terminó como super líder de la campaña y Benjamín Cananea Reyes no acompañaba a los Diablos Rojos por estar minado de su salud y luego fallecería en el diciembre próximo. Monterrey llegaba a la final después de eliminar en 5 juegos a los Charros de Jalisco y luego a Industriales en 6 partidos. Por su parte los Diablos Rojos, vencieron por limpia a los Leones de Yucatán y en 7 partidos a los Bravos de León.

El pitcher abridor del juego era el zurdo Germán Jiménez que lucía imbatible en postemporada con 3-0 y 1.38 en carreras limpias con solo cuatro carreras admitidas en 26 inning lanzados en la postemporada y Leobardo Moreno sería el pitcher del Diablos Rojos.

SULTANES ARRIBA

Ante una espectacular entrada de 25 mil personas en las tribunas Los Sultanes de Monterrey le dieron el primer golpe a los Diablos Rojos del México al derrotarlos 7-5 para tomar delantera en el clásico final de la Liga Mexicana.

A base de cañonazos, dos de Juan Reyes y uno de Chico Rodríguez, los Sultanes pasaron sobre el México en el primer partido de la Serie.

Germán Jiménez ganó el juego en cinco innings después de sentir dolores en su codo de lanzar ganando su cuarto partido de postemporada con una base y dos ponches en cinco entradas con dos tercios mientras que Roberto Osuna y Héctor Heredia terminaron el partido aunque fueron asaltados con cuatro carreras en la octava entrada.

Por su parte, la derrota le correspondió al zurdo Leobardo Moreno admitiendo 5 carreras con 6 hits en cuatro innings con dos tercios. Los Sultanes se fueron adelante, en la misma primera entrada con un sencillo de Germán Rivera impulsando a Motley.

En la segunda abultaron el marcador con el primer jonrón de Juan Reyes por el jardín derecho 3-0 llevándose en los spikes al regiomontano Alejandro Treviño que estaba en primera base embasado por pasaporte. Reyes engrandecía su figura como héroe deportivo de la jornada al disparar su segundo cuadrangular del juego causando la primer derrota de los Diablos Rojos.

Las otras carreras entraron en la quinta con un jonrón de Chico Rodríguez con Aguilera en base , con este mismo pelotero impulsando la otra anotación en la sexta entrada mientras que el México anotó la tercera y cuatro en la octava quedándose cortos en su lucha por la victoria.

Monterrey había escalado el primer escalón hacia el campeonato y este día enviaría a Arturo González contra Arturo Félix en el segundo juego de la contienda.

EL SEGUNDO PASO

Los Sultanes ganaron el segundo juego de la serie dramáticamente por 6-5 anotando un par de carreras en la octava entrada para ponerse arriba en la serie por un margen de dos cero. Los Sultanes vinieron de atrás y desvanecieron una desventaja de una carrera al asaltar al relevista Salomé Barajas en la octava entrada ante 25 mil eufóricos aficionados que enloquecieron con el triunfo.

Los Sultanes tuvieron problemas para anotar dejando 16 corredores en las bases pero aún así lograron llevarse el triunfo. México tomó ventaja desde la primer entrada mediante un cuadrangular de Ty Gainey con uno en base. Sin embargo, el rey Arturo se encargo de silenciarlos a únicamente dos hits hasta la séptima entrada en donde luego de un hit del Borrego Sandoval acepto un batazo de jonrón del bat emergente Mauricio Zazueta empatando los cartelones.

Monterrey había respondido a la ofensiva colorada desde el mismo primer inning en donde dispararon de hit Darryl Motley y Orlando Sánchez espalda con espalda. Ellos tomaron la delantera en la segunda al anotar otras dos carreras impulsadas con imparable de Juan Francisco Chico Rodríguez con la casa llena.

Pero los Diablos se fueron arriba en el octavo acto al anotar tres carreras sin embargo, Monterrey remontó y se convirtió en el club ganador en el cierre de la octava entrada.

En ese inning, Orlando conectó sencillo entrando a correr de emergente Gregorio Beristain, con un out fuera, Juan Reyes y Carlos Valencia fueron pasaporteados, Remigio Díaz conectó imparable al izquierdo empatando sensacionalmente el marcador y los Sultanes anotaron la del empate con rola de Miguel Hernández a la segunda base en donde Armando Sánchez no pudo tocar al corredor entrando la carrera de despegue.

La derrota fue para Salomé Barajas y el triunfo le correspondió a Arturo González siendo esta su quinta victoria de la postemporada lanzando 8 innings con 8 hits, cuatro bases y 7 ponches, terminando Héctor Heredia con solo un hit llevándose el salvamento.

La serie se trasladaba a la ciudad de México en donde Ramón Serna sería el pitcher de los Sultanes y Luis Fernando Méndez lanzaría por los Diablos Rojos.

SE ACERCAN LOS DIABLOS

En un partido en donde predominaron los jonrones los Diablos Rojos salieron victoriosos 6-5 en la tercer jornada de la serie acercando a los colorados 2-1 en su enfrentamiento con los Sultanes. Los cañones rojos hicieron estallido con un total de tres vuelacercas y se encaminaron al triunfo ante unos 11 mil aficionados que se dieron cita en el coso capitalino.

La diferencia en el marcador se suscito en la séptima entrada con un jonrón del norteamericano Larry See bueno para dos carreras. Los Sultanes conectaron dos jonrones pero no fueron suficientes para conquistar el triunfo.

Los pingos tomaron ventaja desde el primer inning con doble de Daniel Fernández y error en tiro de Ramón Serna a un toque de Armando Sánchez. En la tercera incrementaron la ventaja con jonrón solitario de James Steels, pero Monterrey se fue arriba en la cuarta entrada con jonrón solitario del bateador designado Juan Reyes y un doblete con casa llena del cañonero Darryl Motley.

Los Diablos igualaron la pizarra en el cierre de la entrada y se fueron arriba en la séptima con el jonrón de Larry See con Steels embasado sobre los disparos del perdedor Roberto Osuna, aunque los Sultanes se aproximaron en la octava con jonrón solitario de Germán Rivera expulsando del montículo al ganador Luis Fernando Méndez, entrando Barojas a frenar la insurrección del equipo regiomontano.

Méndez lanzó siete innings con 8 imparables 4 bases y 5 ponches y Barojas admitió dos hits dio una base y receto dos ponches. Osuna salió con la derrota a cuesta en 1 1/3 con dos carreras y dos hits finalizando Juan Carlos Uribe y Francisco Vélez Arballo. Para el cuarto partido anunciaron a Aarón Acosta por los Sultanes en contra de Ricardo Osuna por los Pingos.

MUY CERCA DE LA GLORIA

Los Sultanes vapulearon a los Diablos Rojos con cuatro cuadrangulares en el triunfo por 11-8 para irse adelante tres juegos a uno en el clásico final del beisbol de verano .

Orlando Sánchez fue el hombre importante del partido con dos batazos de vuelta entera pero Carlos Valencia impulsó las tres carreras de la diferencia con un jonrón con dos hombres en base en la parte alta de la octava entrada.

Los Sultanes enseñaron rápidamente que venían por sangre anotando cuatro carreras en el primer inning gracias a un batazo de cuatro esquinas de Orlando Sánchez con la casa llena por todo el jardín derecho y luego agregó otro solitario en la sexta entrada.

Todavía Orlando impulso una anotación mas en la octava entrada acarreando un gran total de seis carreras al plato. Juan Reyes disparo el otro jonrón en la apertura de la novena entrada para remachar el marcador y darle la victoria a la novena del sonorense Aurelio Rodríguez.
Los Diablos trataron de meterse al partido al venir de atrás en un par de ocasiones pero al final fueron silenciados por los lanzamientos del relevista Héctor Heredia que logro apuntarse su tercer salvamento de la serie. En la primera se acercaron 4-2 con un jonrón de Larry See con uno embasado y luego se pusieron arriba 5-4 en la cuarta entrada con un error en tiro de Aarón Acosta y un batazo de cuatro estaciones de Armando Sánchez con uno en base.

Monterrey igualo en la sexta con el jonrón de Orlando y sendos dobletes, y de Germán Rivera y Remigio Díaz aunque Diablos volvió a igualar en el cierre de la sexta entrada a 6 carreras. En la séptima se fueron arriba 8-6 pero Monterrey reaccionó y consiguió llevarse la victoria. Ganó Juan Carlos Uribe lanzando un tercio de entrada y Salomé Barajas sufrió su segundo descalabro en esta parte final de la competencia. Para el quinto juego de la serie se anunció a Alexander Madrid por el Monterrey y a Antonio Félix por los locales.

SIGUEN VIVOS

Los Diablos dieron señales de vida al imponerse 7-1 a los Sultanes de Monterrey para acercarse 3-2 en la lucha por el título de la Liga Mexicana. Después de una intensa lluvia y una hora 20 minutos de interrupción las acciones se iniciaron entre los mejores equipos de la Liga que posteriormente tuvieron otra interrupción de 18 minutos por una falla electrónica en las luminarias. Arturo Félix inicio totalmente descontrolado regalando tres pasaportes a los bateadores regiomontanos, teniendo que entrar al relevo el zurdo sonorense Leobardo Moreno quien lanzó un excelente partido para acreditarse el triunfo.

Moreno entró a hacerse cargo de la lomita sin haber ningún out y no permitió anotación al dominar a los siguientes tres bateadores. Moreno lanzó en total 5 entradas con una base y 7 ponchados y el cierre se le escapó cuando el toletero Juan Reyes botó la esférica ya con dos outs en la parte alta de la novena entrada siendo este el quinto jonrón del BD Sultán.

Los Sultanes utilizaron a tres pitchers, el abridor y perdedor Alexander Madrid que lanzó tres entradas con seis hits, cuatro carreras y tres ponches, y continuaron Roberto Osuna y Alejandro Garza que admitieron ocho hits en la andanada de 14 hits disparada por la furia roja.

Madrid aceptó 4 imparables seguidos en la cuarta abandonando el juego, James Steels inició con doble por el derecho anotando con sencillo de Larry See, Ty Gainey siguió con otro imparable al derecho y el Bronquito fue colado entrando un par de carreras y Ed Jurak se la botó para explotarlo entrando en su lugar Roberto Osuna.

Osuna aceptó otra carrera con tres hits, terminando Alejandro Garza con otro par de anotaciones. Moreno estuvo intransitable desde la lomita de pitcheo llegando a retirar 14 bateadores en forma consecutiva hasta que recibió un par de imparables en la apertura de la octava entrada después el jonrón de Juan Reyes y uno más por Carlos Valencia.

Monterrey continuaba arriba en la serie 3-2 y Arturo González se encargaría de recibirlos nuevamente en el Estadio Monterrey en su ardua lucha por la conquista de la gloria.

POR EL TITULO

Arturo González es el pitcher abridor al confirmar las acciones este día 21 de agosto teniendo como rival a Luis Fernando Méndez. González buscaba su sexto título del play off y los Sultanes llevaban siete victorias actuando como como locales sin ser derrotados todavía por ningún equipo. Aparte de ello, Monterrey sumaba 12 cuadrangulares en los 5 partidos de la final con 5 de Juan Reyes y 3 de Orlando Sánchez, en el pitcheo, Heredia llevaba tres salvamentos.

EL DIABLO NO CEDE

Con una asistencia récord de 32 mil aficionados en las tribunas los Sultanes sucumbieron por paliza de 14-6 enviando la serie a siete encuentros. Los Diablos Rojos dispararon una ofensiva de 17 hits poniendo en peligro la coronación de los Sultanes. Monterrey había logrado una ventaja tempranera de cuatro carreras en la segunda entrada con 8 imparables y mantuvieron la delantera hasta el cuarto rollo, pero sus pitchers fallaron al aceptar 15 imparables y 14 carreras para acallar a la multitud que había hecho el sensacional lleno con la esperanza del campeonato. Monterrey expulsó del cerrito a Luis Fernando Méndez en la segunda entrada pero el novato Saúl Jímenez los mantuvo durante 4 innings con 4 hits tres bases, tres ponches y dos carreras terminando Antonio Félix.

La derrota fue para Arturo González en 5 1/3 con 9 hits y siete carreras en su peor salida en los play offs. Los Diablos les anotaron otras 7 carreras diseminados entre cinco pitchers en una demostración de poderío que puso la serie empatada a tres triunfos por bando. El mejor hombre de los pingos fue el toletero Ty Gainey quien se despachó con 6 producciones impulsando al equipo rojo y Nelson Barrera boto la pelota en la sexta entrada. Los Diablos anotaron 4 en la quinta, 6 en la sexta y amarraron el juego con otras 4 en la octava.

¡SUPER SULTANES!

El jueves 22 de agosto se convirtió en una fecha histórica para la novena de los Sultanes de Monterrey al obtener el sexto título de su trayectoria mediante una paliza de 15-6 sobre los Diablos Rojos que no pudieron con los locales.

Un desenfrenado ataque de 9 carreras en la tercera entrada les dio el título a la novena del Monterrey terminando con un ayuno de 29 temporadas sin saborear las mieles del campeonato. Una muchedumbre de 25 mil espectadores se dieron cita al formidable Estadio Monterrey siendo testigos de la hazaña.

Los regiomontanos se convirtieron en apenas el cuarto equipo que obtiene el título de la liga luego de terminar como super líderes en la campaña. Un jonrón de Orlando Sánchez en la segunda entrada y su cuarto de la serie puso adelante a los Sultanes de Monterrey iniciando la fiesta de coronación para el club de casa, al notar otros 9 en la tercera entrada y ponerse arriba en el marcador por 11-0 ante la locura de su afición.

Los Sultanes ampliaron el marcador en la cuarta entrada con otras tres carreras poniendo el marcador 14-0 ante la alegría indescriptible de sus seguidores y la inquieta ola formada sobre las tribunas. Salomé Barojas fue castigado con 7 carreras teniendo que abandonar la loma con la derrota a cuestas.

Juan Reyes y Antonio Aguilera fueron los hombres importantes con tres producciones cada uno, Reyes disparó triple con casa llena y Antonio Aguilera cuadrangular con dos en base. Reyes se consolidó como el jugador mas valioso de la serie al disparar su sexto jonrón de la competencia en la cuarta entrada.

Monterrey anotó otras dos en la octava entrada y puso el juego en el refrigerador aunque los Diablos lograron anotar en 5 oportunidades, una en la sexta entrada y 4 mas en el séptimo acto no suficientes ante la embestida sultán que convirtió el juego en una paliza.

El ganador fue Ramón Serna en seis entradas con 5 hits y una anotación además de 9 ponches. Terminaba la larga espera de 29 años sin ser campeón pero los Sultanes tenían por fin otro gallardete. La directiva encabezada por Pepe Maíz y Roberto Magdaleno demostró no haberse equivocado al designar al sonorense Aurelio Rodríguez como manager del equipo. Aurelio se convirtió en el primer manager mexicano en darle el título a los Sultanes de Monterrey en el beisbol de la Liga Mexicana. Ahora se les podía llamar simplemente ¡Super Sultanes!
CAMPEONES 1995


Los Sultanes iniciaron la temporada de 1995 con una espina muy clavada, esto a causa de la derrota sufrida la temporada anterior ante los Diablos Rojos del México.

Esa derrota vino a ensombrecer el panorama del club regiomontano que estaba en busca de su segundo título de la década de la Liga Mexicana. Los Sultanes contaron con un gran ramillete de peloteros que dieron excelentes demostraciones en el campo de juego, aunado a un gran trabajo desde las oficinas de la novena.

Monterrey le dio la oportunidad de dirigir al regiomontano Joel Serna, quién venía desempeñando un buen trabajo en las filas inferiores de la novena. Serna comenzó dirigiendo a un puñado de jóvenes peloteros sacando muy buen provecho de ellos, pero las cosas dieron un giro con la llegada de los importados iniciándose de esta manera los problemas con el equipo.

Los Sultanes tuvieron a jugadores tan importantes en la ofensiva como Juan Carlos Canizales que compiló .358, Cornelio García concluyó con .348 José Tolentino se distinguió con .342, Alejandro Treviño quedó con .317, el dominicano José González bateó para .313, Rafael Zamudio quedó con .308 y el nativo de Puerto Rico, Gary Caraballo quedó con .304.

Otros jugadores importantes fueron Miguel Flores, Guillermo Velázquez y Ever Magallanes que se incorporaron a la novena. En el pitcheo se contó con Alejandro Peña que fue llamado de las Mayores en el transcurso de la campaña, así como con los norteamericanos Scott Lewis 2-1 1.50, Otis Green 3-3 1.95, Jonhatan Hurst 4-1 2,16 y Jay Franklin y Duff Brumley que se fueron antes de finalizar con la temporada Leonardo Pérez terminó con 8-4 en ganados y perdidos con 2.48 en efectividad, Mercedes Esquer quedó con 7-3 y 2.64, Antonio Villarreal 5-2 y 2.95 Hector Heredia fue uno de los mas trabajadores al concluir con 9-98 y 3.30 de efectividad, mientras que Franklin llevaba 9-6 y 3.50 al irse con los Rieleros.

Arturo González tuvo problemas al concluir con 7-8 y 4.55 mientras que su mejor pitcher en triunfos y derrotas fue el veracruzano Narciso Elvira al terminar con 10 victorias y 5 derrotas aunque con un alto 5.13 en el renglón de carreras limpias.

Monterrey lució un promedio ganador (.534) al concluir la primera vuelta, gracias a sus totales de 31 ganados y 27 perdidos a 8 juegos atrás de los líderes Broncos de Reynosa que concluyeron con 39-19 en la cumbre de la zona norte.

Reynosa volvió a lucir en la segunda mitad de la campaña al ocupar de nuevo el primer lugar con marca de 34-21, .618 aunque empatados con el Unión Laguna, mientras Saltillo que había terminado en la segunda posición en la primera mitad, esta vez ocupó el tercer lugar divisional solo cuatro milésimas debajo de los líderes de su zona.

En esta ocasión Monterrey cayó hasta el cuarto lugar al concluir con 34-22 con .607 de porcentaje a solo medio juego de los líderes en una candente segunda vuelta de pronóstico reservado. Conjugando el trabajo entre ambas mitades los Sultanes ocuparon el tercer escalón de la zona norte con una marca de 65 triunfos por 49 derrotas y .570 de porcentaje y 11 puntos obtenidos por 11 ½ de Saltillo que fue el segundo lugar y los 16 ganados por el equipo de Reynosa.

Esto originó que los Broncos ocupantes del primer lugar se enfrentarán al cuarto sitio en este caso, los Tecolotes de Nuevo Laredo, con Monterrey tercer lugar enfrentándose al segundo lugar los Saraperos de Saltillo.

ACCION EN LOS PLAYS OFFS

Los Sultanes abrieron las hostilidades en los playoffs el día 25 de julio, al enfrentarse a los Saraperos de Saltillo en el Parque Francisco I. Madero de la capital coahuilense poniendo a Marcos Díaz en la lomita (4-2) ante el zurdo Raúl Rodríguez (14-4) sublíder de victorias en el circuito.

Monterrey estaba apoyado por una línea de bateadores de sólida experiencia en esas lides de play off, además de un extraordinario cuerpo de relevistas. Ellos tendrían fuera de acción al cañonero José Tolentino por una lesión en la ingle, pero tendrían en el orden al bat al jardinero novel Juan Cañizales que había sido el sublíder bateador con .358 solo atrás de los .411 del moreno norteamericano Ty Gainey que lució soberbio obteniendo la triple corona de bateo en la liga.

Los Sultanes consiguieron el primer triunfo de la confrontación al triunfar en el primer partido por 8-7 gracias a un wild pitch en la novena entrada del pitcher Mark Zapellin al estar completando una base intencional ante Armando Sánchez.

Canizales anotó la carrera de la ventaja ante la desagradable sorpresa de los 7 mil aficionados congregados en las tribunas del coso saltillense. Los Sultanes se apoyaron en jonrones de Guillermo Velázquez y Alex Treviño y Canizales que dio un par de dobletes produciendo tres carreras, evaporando una desventaja de 5-2 con un doblete en la quinta entrada con la casa llena igualando la pizarra.

Bryant echo mano de su gran tercia de relevistas Jonathan Hurst, Otis Green y Scott Lewis que obtuvo el salvamento, Green fue el ganador y Zapelli el derrotado.

SEGUNDO TRIUNFO SULTAN

Una excelente demostración sobre la lomita de pitcheo del "Caballo" Héctor Heredia que tiró las nueve entradas puso a los Sultanes adelante en la confrontación por 2-0 tomando una delantera que iba a ser definitiva en el desenlace de la serie.

Heredia admitió solo tres hits y Saltillo cometió tres grandes errores que fueron capitalizados por los regiomontanos. Apoyados por la estridente porra de los Bocones y por Felipe y su gran porra, los Sultanes sacaron el triunfo en forma apabullante.

Monterrey anotó dos desde la primera entrada ante la serpentina de Filiberto Martínez y logró otras dos en el sexto episodio ante el mismo pitcher. La quinta carrera cayó en el séptimo inning para amarrar el juego , los Sultanes estaban ahora con 2-0 en la serie pasando esta al E.M. en donde habían cerrado candentes.

Estos eran algunos de los hechos mas sobresalientes de los Sultanes al ponerse en marcha la confrontación en su casa. Con sus dos últimos triunfos eras 23 en sus últimos 28 partidos celebrados y 15 triunfos en los últimos 18 juegos en gira, Alex Treviño tenía 10 producciones en sus últimos cuatro partidos.

Llevaban 7 triunfos en sus últimos 8 partidos ante el equipo de Saltillo. Mercedes Esquer , el pitcher de esa noche llevaba cuatro victorias consecutivas. El relevista norteamericano Scott Lewis tenía salvamentos en sus seis apariciones anteriores. Sus mejores hombres a la ofensiva eran: José González con .625 (8-5), Velázquez .429 con Treviño y Canizales bateando .333 de porcentaje.

TERCER PARTIDO

Luciendo auténticamente superiores, los Sultanes vapulearon -2 a los Saraperos para ponerse a un paso de la barrida. Mercedes Esquer fue el ganador apoyado por un sonoro cuadrangular de Monty Faris quien produjo en total 4 carreras ante 20 mil eufóricos aficionados reunidos en el Estadio Monterrey, la casa de los Sultanes.
Monterrey anotó tres carreras ante los disparos del perdedor Jesús Moreno, en el cierre del primer inning, las cuales serían suficientes en el marcador del juego Daniel Ríos hizo la primer pitcheada del partido y fue gratamente ovacionado.

CUARTO JUEGO

Saltillo tuvo un breve respiro al triunfar en el cuarto partido llevándose el triunfo por 9 carreras 6 y se acercaron 1-3 en la serie de play off ante los Sultanes.

22 mil aficionados se dieron cita en el inmueble y tuvieron que soportar la derrota, aunque tuvieron grandes momentos de emoción al ver acercarse a su equipo en la pizarra 7-6 pero al final fue contenido con gran relevo de Mark Zapelli.

El estadounidense Mel Wearing fue el verdugo de los regiomontanos al disparar jonrón y producir cuatro carreras en el encuentro. Gano Darryl Smith perdió Arturo González, Juan Carlos Canizales conectó jonrón por los locales.

QUINTO JUEGO

En una jornada perfecta los Sultanes vencieron a Saltillo 8-3 para avanzar a la final de la zona norte y Juan Carlos Canizales contrajo matrimonio en el Estadio Monterrey, terminando la primera fase de playoffs para el equipo de casa.

Canizales dio una gran demostración con cuatro imparables conectados en el triunfo 25 de su novena en el mes de Julio, tal vez, su mes mas contundente de toda la historia. Aproximadamente 20 mil espectadores fueron testigos de la primera victoria del veracruzano Narciso Elvira en series de play off al lanzar durante 8 innings para solo dos imparables.

Monterrey puso el juego en el refrigerador desde muy temprano al fabricar un jugoso rallie de seis anotaciones en la segunda entrada para que los Sultanes se encaminaran a su cuarta final de la zona norte en la década de los noventas.

Estoy muy contento con la actuación del equipo y ya sean los Broncos o los Tecolotes, tengo confianza de que vamos a llegar al final de la Liga, dijo Pepé Maíz visiblemente emocionado al término del encuentro. Monty Faris aseguro el triunfo del Monterrey al conectar un cuadrangular de dos carreras en el quinto capítulo sobre el relevista Francisco Sombra y los Sultanes estaban camino al triunfo y de la conquista de la primera fase de la postemporada.

Saltillo había anotado una carrera en la primera entrada y le anotó un par más al relevista Scott Lewis en la novena entrada pero eso fue todo el daño que le pudieron hacer a la novena de Derek Bryant.

Bryant hacia renacer la fiebre de campeonato vivida la temporada anterior en donde un "bizcazo" del suplente Rogelio Cobos había dejado al club regiomontano con la esperanza del séptimo título de su historia al ser derrotados en el séptimo encuentro por los Diablos Rojos del México, ahora era otra historia y todo apuntaba para que los poderosos Sultanes de Monterrey pudieran hacer realidad la conquista del gallardete.

EN JULIO 8 SERIES GANADAS- 25 VICTORIAS EN 31 JUEGOS

Bryant manifestó que el ambiente con más de 20 mil personas en las tribunas en los juegos de playoff creaba un panorama similar al que se vive en el beisbol de Grandes Ligas, recordando su estancia con los Atléticos de Oakland en 1979.

Los Broncos pasaron sobre los Tecolotes de Nuevo Laredo en siete juegos y se convirtieron en los rivales de los Sultanes para dirigir la serie de campeonato en la zona norte.

Los nuevos rivales en turno habían tenido una excelente temporada al dejar la ciudad de Monterrey en donde se conocían como Industriales y ahora eran los Broncos de Reynosa. Los Broncos tenían entre sus mejores hombres a Matt Stark quien termino con 332-12 y 82 carreras impulsadas.

El dominicano Braulio Castillo bateó para .312 con 14 jonrones y 81 producidas. Adam Casillas bateó .356 con 56 impulsadas y 82 anotaciones. Sus mejores lanzadores eran Miguel Muñoz con 11-3 y 2.47 Orlando Lind con 5-3 y 2.60, Julio Pirata 13.5 y 3.60 y Javier Carranza con 10-6 y 4.86 de carreras limpias.

ARRANCAN LAS ACCIONES

Los Sultanes sucumbieron en el primer cotejo por una despiadada paliza de 11 carreras a una en donde Héctor Heredia no pudo contener la artillería de los tamaulipecos y tuvo que cargar con la derrota. El gigantesco norteamericano Matt Stark se ensañó con los Sultanes al batear de 5-5 incluyendo un batazo de cuatro estaciones con casa llena y produciendo en total cinco carreras desatando la locura colectiva de 9 mil aficionados en el Parque Adolfo López Mateos.

Los Broncos hicieron un gran rallie de ocho anotaciones en la sexta entrada marcando el derrotero del partido. Heredia perdió el juego en cinco innings de labor admitiendo nueve hits para tres carreras. Gano Miguel Muñoz con relevos de Jorge Lara y Miguel del Toro.

PIERDEN EL SEGUNDO

Monterrey se puso en aprietos al perder el segundo partido ante los Broncos en Reynosa por 6-3 en la pizarra. Ante una entrada similar a la del primer partido los Broncos fabricaron cinco carreras en la primera entrada y se enfilaran a la victoria.

Esquer fue recibido a palos y cargó con la derrota mientras que el triunfo era para Luis Fernando Méndez. Méndez contuvo al Monterrey en un puño y logró retirar a 13 bateadores en forma consecutiva aunque en la sexta fue reemplazado por Javier Cruz.

Reynosa estaba 2-0 en la serie pero las emociones apenas se iniciaban, cuando el día 6 de agosto siguieron las acciones en el Estadio Monterrey con un duelo monticular desde las 5 de la tarde lanzando Narciso Elvira por los Sultanes contra Orlando Lind por los visitantes.

SULTANES- ¡IMPLACABLES! 13-0

Los Sultanes volvieron a hacer valer su enorme poderío al aplastar sin misericordia por 13-0 a los Broncos en el primer partido en el Estadio Monterrey., poniéndose nuevamente a la senda victoriosa ante unos 22 mil aficionados Monterrey masacró sin piedad al mejor club de la zona norte en la temporada regular.

José González fue el ariete ofensivo de los Sultanes al disparar tres hits con cuatro carreras impulsados y con una temible agresividad en los senderos que hizo batallar a la defensiva de Reynosa. Monterrey anotó seis en la cuarta destacando un jonrón de Guillermo Velázquez y el catcher Héctor Hurtado hizo lo mismo con dos en base en el octavo inning, sellando el triunfo de la novena regiomontana.

Narciso Elvira fue el ganador ayudado por Juan Cazares que colgó los dos últimos ceros. La derrota fue para Orlando Lind quien admitió 7 carreras con 11 imparables en solo tres innings y un tercio. Para el cuarto partido fue anunciado Julio Purata por Broncos contra Arturo González por los Sultanes.

EMPATAN SERIE

Los Sultanes tuvieron el apoyo de 24 mil aficionados en las tribunas y se llevaron el triunfo 3-1 para igualar la serie entre los dos conjuntos. Arturo fue el ganador aunque fue apoyado por el relevo de Jonhathan Hurst y Scott Lewis quienes lanzaron durante cuatro episodios sin admitir imparable.

Purata lanzó los nueve innings pero perdió el partido desde el segundo inning al regalar una carrera de caballito estando las bases llenas, el triunfo puso la serie igual a dos triunfos por bando, aunque los aficionados tuvieron que soportar una pertinaz llovizna que se dejo sentir a lo largo del partido.

LA VICTORIA SE DIO EN LA SEGUNDA ENTRADA

Ahí Velázquez, Canizales y Treviño ligaron hits el último de ellos por un toque sorpresa. Las bases llenas y sin outs, Faris sacó elevado al pitcher, pero Orantes recibió la base entrando la carrera de caballito, Guillermo Quintero saco rodado hacia la segunda base anotando Canizales en la jugada. La anotación de Reynosa cayo en la quinta por un jonrón de Luis A Cruz sobre Arturo González. La cuarta batalla había concluido y los cartones estaban parejos.

SE PONEN ARRIBA

Aprovechando su ventaja como locales y el singular apoyo que les brindaron los casi 30 mil fanáticos que se congregaron en las tribunas, los Sultanes vencieron 5-2 a los Bronco de Reynosa y se pusieron a un paso de avanzar a la serie final por el título de la Liga Mexicana.

Tolentino volvió al orden de bateo a pesar de una lesión en una ingle que lo había tenido fuera de la contienda y respondió con dos hits, uno de ellos bueno para dos carreras en el sexto episodio siendo estos decisivas en la victoria del club regio.

Heredia fue el pitcher triunfador admitiendo cinco hits y solo una carrera en siete episodios y la derrota fue para Miguel Muñoz. Reynosa amenazo en la octava ante el relevista Scott Lewis quien admitió un jonrón con uno en base de Francisco Strawberry Pérez, luego siguió hit de Adam Casillas y conjuro el peligro con una rola hacia él mismo del dominicano Braulio Castillo. Sultanes estaba ahora arriba en la serie por 3-2 sobre la novena de Reynosa.

VUELVEN A SER ¡SULTANES!

Los Sultanes humillaron a los Broncos de Reynosa por dos carreras a cero con gran trabajo monticular del zurdo Mercedes Esquer que fue auxiliado por Jonathan Hurst y Scott Lewis dándole a Monterrey el bicampeonato de la zona norte y el tercer pase a la final de la Liga en la década de los noventas.

La debacle de los Broncos se dio en el sexto inning en donde Orlando Lind dominó a sus dos primeros enemigos pero a continuación se desplomó desde la lomita. Tolentino disparó sencillo, Meza lo imitó y Manuel Franco entró a correr en la segunda por Tolentino, Orantes sacó incogible atrás de la intermedia para impulsar la primera anotación, saliendo Lind y entrando Luis F. Méndez, quien falló al admitir sencillo de Remigio Díaz para el 2-0, los ánimos se encendieron en la novena entrada en donde Cornelio García salió a cubrir su jardín con un casco para cubrirse los proyectiles y García les respondió teniendo que ser sustituido por Willie Quintero, . Los Sultanes seguían en su trono mientras Reynosa tenía un brillante retorno pero quedaba en el camino.

La gran final puso frente a frente a dos grandes equipos de la Liga Mexicana. Por el sur estaban los Diablos Rojos del México que habían vencido a Campeche 4-2 y a los Tigres con las mismas cifras. En un duelo de estelares como Roberto "Metralleta" Ramírez vencido por los pingos y el zurdo Narciso Elvira por los Sultanes se abrieron las acciones de la serie final el día 13 de agosto teniendo como marco el esplendoroso Estadio Monterrey en la tercera final de la década entre ambos conjuntos.

Los Sultanes habían vencido a los colorados en siete juegos en 1991 pero habían perdido el año anterior estando a solo cuatro outs del triunfo en el séptimo partido con los capitalinos fabricando un rallie de tres carreras obteniendo el onceavo título de su historia.

Los Diablos traían a Ty Gainey ganador de la triple carrera de bateo con 411-27-115 y 410-4-11 en los plays offs, Daniel Fernández termino con .316, 89 anotados y 23 robos, bateaba .333 en la postemporada. Roberto Ramírez, terminó con 13-3 y 2-56 de efectividad y Francisco Córdoba, llevaba 26 triunfos consecutivos y 4-0 en los play offs con tres salvados y 0.73 en carreras limpias.

Por los Sultanes lucía Cornelio García .348 y 34 robos en la campaña regular con un .386 en los playoffs.
Canizales .358 en el rol ordinario y .386 en los playsoffs con 9 ca. Elvira tenia 2-0 en los playoffs y 0.51 en carreras limpias admitidas.

Jonhathan Hurst y Scott Lewis que habían salvado 24 juegos entre los dos, en el play off Hurst solo tenía dos hits en 8 entradas con 4 salvamentos de Scott Lewis. Estaba por arrancar la madre de todas la batallas.

EL PRIMER GOLPE

Los Sultanes mostraron rápidamente quien iba a ser el mandón, apabullando contundentemente a los Diablos Rojos por 8-3 en el primero de la serie ante asistencia récord de 32 mil aficionados en las tribunas del formidable Estadio Monterrey que atestiguaron esa primer conquista.

Narciso Elvira abanicó a 12 escarlatas en la que fue su tercera victoria sin derrota en la postemporada.

Su trabajo consistió en seis hits en siete entradas un tercio mojando la pólvora de los toleteros rojos. Roberto "Metralleta" Ramírez sufió el descalabro al ser castigado con seis anotaciones en apenas tres entradas con dos tercios.

Ramírez y los Diablos se pusieron abajo en el marcador desde la misma primer entrada al recibir un jonrón del cuarto bat Sultán Guillermo Velázquez con uno en base.

En la tercera entró otra anotación y en el cuarto se dio el ataque vencedor ya con dos outs, Orantes dio sencillo, Quintero se embasa en error del antesalista Bernie Tatis, y ambos avanzan en mala revirada hacia la primera base.

Orantes entro en wild pitch y Miguel Flores descargó un cuadrangular empezando la celebración en las tribunas, Sultanes ganaba 8 por cero cuando Ty Gainey encontró dos en base en la octava y se la boto a Narciso Elvira para acercarse a la pizarra.

Los Diablos amenazaron en la novena cuando el relevista Leonardo Pérez dio dos bases por bolas mientras que Juan Cazares ingresó a la lomita y dominó a Daniel Fernández con elevado al catcher y a Nelson de emergente lo hizo roletear para doble matanza.

"La Madre de todas las batallas" como le llamó un cronista regiomontano a la gran final del 95 continuaría un día después con Héctor Heredia lanzando por los regiomontanos y el zurdo Will Flynt sería el lanzador de los Diablos Rojos.

SULTANES GANAN SEGUNDO

Los Sultanes siguieron con su gran ritmo victorioso y derrotaron al México en la segunda jornada de la serie por un holgado marcador de 7 carreras a 3 con una gran actuación de intermediarista Miguel Flores que llego a seis imparables y seis producciones en los primeros partidos.

La victoria del Monterrey se dio justamente en plena celebración del 51 aniversario del Presidente del Club Sultán Pepé Maíz, quien comentó que ese era el mejor regalo que le podían haber dado sus jugadores.

El hombre importante del partido fue Miguel Flores quien conectó tres hits impulsando 4 carreras ayudando a que Heredia obtuviera el triunfo en un juego accidentado en donde hubo un par de apagones. Su trabajo consistió en 7 hits en 7 entradas un tercio, Hurst sacó dos outs y el zurdo Juan Cazares volvió a cerrar el telón en el noveno rollo, mientras que por el México lanzaba el perdedor Will Flynt y el también zurdo Leobardo Moreno.

Monterrey anotó desde la primer entrada con base a Miguel F, Cornelio García, y toque de sacrificio de González avanzando a los corredores, Velázquez acarreo la primera con sencillo productor y Canizales impulsó la segunda con elevado al bosque izquierdo.

En la segunda Flores conectó triple productor y aunque Ty Gainey conectó jonrón solitario para acercarlos, Flores los destrozo con su bat al disparar imparables productores de tres carreras en el cierre del cuarto y quinto episodios.

México atacó en el octavo acto con tres hits para una carrera pero la rebelión fue contenida al suscitarse un apagón que duró 20 minutos, al retornar la luz Hurst conjuro el peligro al dominar a Gainey y a Omar Rojas, los Sultanes estaban en el camino del campeonato y no les importaba el que los Diablos Rojos hubieran impuesto una marca de ganados y perdidos en el año, simplemente estaban resultando los mejores de la competencia ante unos grandes rivales que se estaban quedando abajo.

El 16 de agosto debió haberse jugado el tercer cotejo ante los capitalinos en el Parque del Seguro Social, pero este se tuvo que suspender al desatarse un fuerte aguacero que dejo el diamante en malas condiciones. Para el tercero de la serie estaban anunciados Mercedes Esquer por los Sultanes y Manny Hernández por los Diablos Rojos.

BLANQUEAN A DIABLOS

El zurdo Mercedes Esquer logró su tercer victoria del playoff al pintar de blanco al México por tres carreras a cero poniendo a los Sultanes a un paso de coronarse y de humillar a los Diablos Rojos con una limpia en la serie.

Los Sultanes contaron con el apoyo de unos mil seguidores que viajaron a la capital silenciando a otros 14 mil reunidos en el Parque del Seguro Social que vieron como su equipo entraba a la fase terminal con hábitos muy leves de vida.

Monterrey anotó su primera carrera en la quinta entrada mediante un elevado de Ramón Orantes al bosque izquierdo. Mientras tanto, Esquer tiró juego de un hit en cinco entradas con dos tercios y fue ayudado por los relevistas regios, Hurst, Green y Scott Lewis que darían cátedra aceptando un solo imparable.
Hurst saco el séptimo inning, Green domino el octavo y Lewis se metió en problemas en la novena al otorgar dos bases pero metió el brazo e hizo que su novena, los Sultanes de Monterrey se colocaron en la antesala de la gloria.

¡QUE CLASE DE CAMPEON!

Los Sultanes vencieron 9-7 a los Diablos Rojos del México el día 18 de agosto coronándose campeones absolutos de la Liga Mexicana de Beisbol barriéndolos de paso en solo cuatro partidos. Esta se convirtió en la mas grande humillación para un equipo en una serie final desde 1970 en que fuera implementando ese tipo de competencia. Monterrey tomó venganza de la afrenta sufrida el año anterior y consumó una de sus más grandes hazañas de todos los tiempos al limpiar a sus enconados rivales en solo cuatro partidos arrebatándoles el cetro de la liga.

La victoria tuvo un tinte realmente sensacional, al sobreponerse a un par de ocasiones en que estuvieron a solo un strike de la derrota en un par de ocasiones. Después de haber logrado su calificación el último día de la temporada regular, los Sultanes tuvieron un cierre ciclónico al triunfar en 33 de sus últimos 41 partidos y eslabonando 8 victorias consecutivas para proclamarse monarcas absolutos de la Liga Mexicana, convirtiéndose de paso en el único equipo en ganar tres banderines en la década de los noventas siendo este el séptimo de su historia en un margen de 56 campañas en la liga.

Derek Bryant consumó la hazaña del club regio ante el mejor serpentinero de la liga Francisco Córdoba quien tenía una asombrosa cadena de 26 victorias consecutivas. En desventaja de 6-3 los Sultanes reaccionaron y sacaron la casta a pesar de estar a un strike de la derrota en un par de ocasiones.

Los Diablos jamás habían perdido una final en el Parque del Seguro Social pero esta vez fue diferente al caer ante los Sultanes. El ensordecedor ruido de los tambores de los Bocones acompañado por el grito de los porristas del Felipe fueron el marco esplendoroso de la victoria ante unos 15 mil fanáticos que estuvieron soportando la pertinaz llovizna apoyando los colores de su novena.

El receptor Héctor Hurtado conectó sencillo con dos outs en la pizarra y un corredor en segunda base perdiendo 6-3 en la novena entrada, de emergente Manuel Franco recibió pasaporte gratuito a la inicial en la cuenta máxima para llenar las bases e iniciar la pesadilla de los espectadores pingos que estaban llenos de estupor ante los hechos suscitados sobre el diamante.

Córdoba enfrentó al regiomontano Miguel Flores y se puso rápidamente arriba en el conteo con una bola y dos strikes, pero Flores contestó con el madero al disparar un hit impulsador de dos anotaciones acercando 6-5 al Monterrey que seguía su ataque.

Córdoba fue retirado de la lomita entrando el zurdo Ricardo Rincón para enfrentar a Cornelio García, quien lo recibió con imparable productor igualando el pizarrón a 6 carreras. Inmediatamente los reporteros y camarógrafos de televisión que estaban junto a la caseta del México cambiaron su posición y tuvieron que correr a la caseta de enfrente ante el embate de los regiomontanos.

Difícil de comprender, los aficionados capitalinos tuvieron que soportar la gran debacle de su novena que todavía admitió hits productores del dominicano José González y de Guillermo Velázquez, que pusieron los cartelones 9-6 a favor del Monterrey recordando la afrenta sufrida en ese mismo terreno un año antes.

El México anotó otra carrera en el noveno rollo pero el relevista Scott Lewis dominó al receptor Homar Rojas con fly al jardín derecho para acabar con sus aspiraciones y cederle la corona a la novena regiomontana que los había humillado en su propio domicilio por 4-0

Monterrey era campeón y la hazaña estaba consumada, Pepé Maíz bajó al terreno de juego para celebrar el título obtenido junto a sus peloteros, con los Bocones y hasta con los seguidores del club que habían viajado hasta México, para apoyar al club de sus amores, a los Sultanes de Monterrey que eran los nuevos campeones de la pelota veraniega y que habían tenido en Dereck Bryant a un gran manager que había contado con la varita mágica y el carácter suficiente para guiar de la manoa un puñado de estrellas que puso en alto el nombre de Monterrey por séptima ocasión en su prolongada historia , ¡Los Sultanes eran los campeones de 1995!
SULTANES- CAMPEONES 96


La temporada de 1996 tuvo un significado muy especial para los Sultanes de Monterrey por un par de razones muy importantes: la primera por haber ganado su segundo título consecutivo y la otra por haber implantado un récord en porcentaje de ganados y perdidos.

La novena regiomontana culminó la primera vuelta con una increíble marca de 43 ganados y solamente 15 perdidos para un soberbio promedio de .741. Derek Bryant volvió a estar al frente del timón y coronó una maravillosa temporada al finalizar la segunda mitad de la temporada con récord combinado de .713 gracias a sus 82 ganados y 33 perdidos con lo cual establecieron una marca muy importante en el beisbol de la Liga Mexicana.

La directiva encabezada por su presidente José Maíz García y su vicepresidente Roberto Magdaleno Ramírez se preocupó por darle un club peleador a sus miles de aficionados y los peloteros respondieron eficientemente con una temporada superextraordinaria.

Monterrey contó con grandes figuras sobre el diamante, entre las que se destacaron la formidable mancuerna de lanzadores integrada por Rafael Díaz y David Pérez, quienes lucieron desde la lomita. Díaz terminó con marca de 14-1 .933 y 2.41 de efectividad para ser el mejor pitcher de la liga en el importante rubro de ganados y perdidos, mientras que David Pérez concluyó con una marca de 13-4 en la que su primer temporada con el club para ambos pitchers.

Pero no solo ellos lucieron en el montículo por el equipo de los Sultanes, ya que el veterano Arturo González culminó una supertemporada en donde obtuvo 12 victorias por solo 2 derrotas y un microscópico 1.78 en carreras limpias admitidas solo atrás del líder Sixto Baez que quedó con 1.54.

Otros brazos importantes fueron los del zurdo Narciso Elvira y Héctor Sánchez que terminaron con 4-1 y 6-3 respectivamente, aunado al gran trabajo de la tercia de relevistas extraordinarios que integraron los norteamericanos Dennis Powell, 51, 1.53 Otis Green 5-3, 2.01 y Jonhathan Hurst 4-2 2.28.

Mercedes Esquer terminó con 7-6 y Héctor Heredia deslució al concluir con 4-5 en triunfos y derrotas. En el renglón ofensivo Monterrey tuvo a grandes figuras destacando el inicialista Guillermo Velázquez que fue el mejor productor de la liga con 112 impulsadas mientras que su tercia de jardineros terminó arriba de los 300s.

José González bateó para .354 peleando el título de bateo hasta el último momento, siendo superado al final por el .368 de Matías Carrillo, pero consiguió el liderato de bases robadas con 34. El valioso Cornelio García concluyó con .345 seguido por Juan Carlos Canizales que terminó con .313.

Otros bateadores que sobrepasaron la cifra mágica de los 300s, fueron el antesalista Everardo Magallanes con .338, Rafael Zamudio con .305 y José Contreras exactamente en los 300s de porcentaje. Un poco más abajo quedaron Remigio Díaz con .290, José Tolentino .288, Velázquez .286, Miguel Flores .280 y Alfredo Meza y Guillermo "Willie" Quintero con .272.

Los Sultanes iniciaron la temporada con la etiqueta de campeones al arrancar las acciones el 14 de marzo en Monterrey, pero un día antes estuvieron en Saltillo. La directiva dejo en el olvido la austeridad en lo referente a sus contrataciones tanto mexicanas como extranjeras y armó un poderoso equipo con la misma base que había obtenido el título en 1995.

Aún con la ausencia del veracruzano Narciso Elvira que fue requerido por los Dodgers para ir al campo de entrenamientos, los Sultanes fueron clasificados como el equipo a vencer desde su presentación ante los medios capitalinos.

Y no estaban equivocados los cronistas de beisbol en sus apreciaciones ya que estaban ante la mejor escuadra de los últimos tiempos en la pelota de la Liga Mexicana. Su paso fue impresionante de principio a fin y quedó en el recuerdo aquel 17 de mayo en donde doblegaron a los Acereros de Monclova 4-1 para empatar la marca de 41-15 victorias que los Diablos Rojos habían establecido apenas un año antes.

Esto aconteció en el Estadio Monterrey ante aproximadamente 10 mil personas que vieron salir victorioso a David Pérez. Un día después Rafael Díaz se encargó de implantar un nuevo récord y el último día de la primera vuelta lograron implantar el gran récord de 43 victorias en la liga 8-5 sobre Monclova con una victoria para el relevista Leo Muñoz quien fue auxiliado por los formidables Dennis Powell, Jonhathan Hurst y Otis Green precisamente en ese orden.

Los Sultanes vencieron a Chito Ríos después de ir perdiendo 5-0 en la cuarta entrada. Estos fueron sus logros mas importantes al terminar esa primera vuelta de campeonato. Establecieron marca de victorias en una vuelta con .43, establecieron récord de ganados y perdidos 43-15- .741.terminaron con cifras de 25-3 en su parque, ganaron siete series por limpia jugaron 20 series y solo perdieron dos, ambas en gira Arturo lucía como el mejor pitcher de la liga con 7-1 y 1.70 con 65 cps, Guillermo Velázquez era el mejor productor de la liga, los Sultanes tuvieron una magnífica primera mitad en la temporada y lucieron ¡arrolladores! Como un diario cabeceó al finalizar la primera vuelta.

Los Sultanes amarraron el superliderato desde el día 11 de Julio al derrotar 6-5 a los Tecolotes de Nuevo Laredo y pusieron su marca en 75-30 en ganados y perdidos con una sobresaliente actuación de Guillermo Velázquez que impulso 5 carreras.

El 21 de julio los Sultanes establecieron nuevo récord en triunfos y derrotas al terminar con 82-33, .713 en ganados y perdidos, en un partido en donde derrotaron 10-2 a los Saraperos de Saltillo logrando superar la marca de .708-80-33 lograda en 1995 por los Diablos Rojos del México.

Los Sultanes también habían establecido un nuevo récord en la primera mitad de la temporada con .741-43-15 pero la liga no lo reconoció inmediatamente. La directiva le dio las gracias a sus aficionados dando la entrada gratis y estos respondieron acudiendo alrededor de 20 mil personas al Estadio Monterrey para apoyar a su novena.

ETAPA DEL PLAY OFF

Mientras que los Sultanes comenzarían su lucha por el título ante los Acereros de Monclova el día 23 de Julio, las otras batallas serían Tigres en contra del Poza Rica, México contra Aguascalientes y Yucatán contra Campeche.

Monterrey se apoyó en el contundente bateo del toletero José Tolentino quien disparó cuatro 4-4 hits entre ellos un jonrón con las bases llenas y los Sultanes apabullaron 11-3 a los Acereros. Monterrey y Monclova llegaron empatados a 4 carreras en el cuarto episodio pero los Sultanes anotaron en 8 ocasiones para llevarse el triunfo.

Cesar Danilo Jiménez cargó con la derrota y el ganador fue Arturo González. Ante unos 6500 aficionados, los sultanes reaccionaron y se llevaron el triunfo en forma contundente. En el cuarto episodio, Remigio Díaz tocó la bola con dos hombres en base pero un mal tiro del inicialista acerero hizo que entrara la primera carrera del inning y cuarta en la cuenta de los Sultanes. C.D. Jiménez abandonó el juego tomando su lugar Roberto Pimental quien recibió un imparable de Cornelio García poniendo arriba al Monterrey 5-3.

Después de dos outs sacados por Jorge Lara, hubo base intencional para Velázquez pero Tolentino respondió con un jonronazo por el jardín derecho con casa llena, todavía hubo una base para J.C. Canizales y Ever Magallanes los remató un jonrón por el jardín derecho. Arturo fue el ganador tras lanzar 7 innings para 9 hits y 3 a terminando Francisco Gámez. Para el segundo fue anunciado Rafael Días contra Jesús "Chito" Ríos.

¡AL ESTILO SULTAN!

Los Sultanes hicieron aflorar su espíritu indomable y viniendo de atrás lograron superar a los Acereros de Monclova con tres carreras en la parte baja de la novena entrada. Ante aproximadamente 8 mil aficionados reunidos en el Estadio Monterrey, los Sultanes se pusieron arriba en la serie de playoff 2-0 encaminándose de paso hacia el título en aquella temporada.

Dos ocasiones lograron superar desventajas de 4-0 y 6-4 y estuvieron a dos outs de perder, pero impulsados por Cornelio García lograron sacar el triunfo. Cornelio se puso en 5 ocasiones sobre las bases, incluyendo un imparable al central sobre Roberto Pimentel en su último tuno de bateo, Marcelo Juárez mando al relevo a Miguel Alicia quien fue recibido por un imparable de Miguel Flores al bosque izquierdo, González avanzo a los corredores con toque de sacrificio, Velázquez sacó rola a la intermedia anotando García y corredores en las esquinas.

Tolentino llego a batear y se convirtió en uno de los héroes de la jornada al disparar imparable entre izquierdo y central produciendo la del empate. Pero Velázquez también hizo la gran carrera llegando frenéticamente al plato anotando la carrera de la victoria ante 8 mil jubilosos aficionados que fueron testigos de la historia.

Ganó Jonhathan Hurst y Alicia cargó con el descalabro. La serie se trasladaría al Estadio Monclova para continuar las acciones con un duelo entre David Pérez por los Sultanes y Raúl "Pato" Rodríguez por los locales.

DETIENEN AL MONTERREY

Los Acereros aprovecharon su calidad de local para vencer a los Sultanes de Monterrey en el tercero de la serie por 5-3 acercándose en el gran duelo para sacar a uno de los finalistas de la zona norte.

Monterrey tenía una racha de 10 victorias consecutivas en postemporada la cual fue rota a base de batazos, cohetones y el apoyo de los aficionados de Monclova, que apoyaron arduamente a sus Acereros. La directiva acerera había aprobado el uso de los cohetes como manera de celebración pero el uso de los fuegos artificiales y los fragmentos estuvieron apunto de hacer que los Sultanes abandonaron el terreno de juego por falta de garantías.

Los ampayers tuvieron que suspender el juego en cuatro ocasiones y en una de ellas el paro se prolongó hasta 20 minutos teniendo que intervenir Roberto Magdaleno el gerente de los Sultanes tratando de contener los hechos.

Finalmente, los ánimos se calmaron cuando Monclova ganaba por 5-2 apoyados por el pitcheo de Raúl "Pato" Rodríguez y Richard Kelly que entró al relevo. Monclova gano el partido sobre David Pérez ante 6 mil espectadores que acudieron al Estadio Monclova para apoyar a sus Acereros.

Pérez aceptó 4 anotaciones y 6 imparables en apenas tres episodios con dos tercios de labor. Fue relevado por Francisco Gámez quien recibió un cuadrangular del puertorriqueño Héctor Villanueva, en la quinta entrada y concluyeron Otis Green y Dennis Powell con buen trabajo.

El ataque del Monterrey incluyó 13 imparables con cinco de ellos ligados en la segunda entrada. Ganó Raúl Rodríguez en seis entradas de trabajo. La serie continuaría con un duelo entre H. Heredia y Francisco Montaño.

MONTERREY A UN PASO

Los Sultanes aprovecharon los tres errores cometidos por la escuadra local y los vencieron 3-2 sacando una carrera en el noveno turno de bateo ante 8 mil atónitos espectadores que vieron perder a su equipo. Monterrey se fue arriba en el quinto rollo aprovechando errores de Tony Chance y Rubén Aganza, pero Monclova fabricó dos en el cierre de ese mismo acto.

Los regios igualaron en la apertura de la sexta y el partido se fue así hasta la parte baja de la novena entrada. El diminuto Willie Quintero abrió en el jardín central al haber sido suspendido José González un par de encuentros por agredir al encargado de lanzar los cohetes.

Monclova tuvo chance de irse arriba pero desaprovecho las oportunidades en el sexto y séptimo rollo. Sultanes hizo lo mismo al colocar hombres en segunda y tercera con un out en el octavo inning, pero Gilberto Reyes, el dominicano falló ante el relevista Felipe Murillo quien hizo roletear a tercera al Willie Quintero teniendo las bases llenas.

Monterrey gano el partido en el noveno inning después de un out, Flores sacó sencillo, Ever sacó rodado facil a la inicial pero al inicialista cometió error dando chance de que Flores pudiera llegar hasta la antesala. Enseguida el cuarto bat y campeón productor sacó elevado al central para impulsar la carrera de la diferencia. Murillo sufrió el descalabro y gano Hurst en cuatro innings sin aceptar carrera.

SE ACERCA MONCLOVA

Apoyados en un par de jonrones de Héctor "Porky" Villanueva y la serpentinera de Cesar Danilo Jiménez, Monclova volvió a la pelea al triunfar en el quinto juego por 5-3. Los cuadrangulares del Porky Power fueron solitarios en la cuarta y octava entrada y sirvieron para vencer al club regio.

Una asistencia de 5 mil aficionados en el Estadio Monclova fueros testigos de la primer carrera en la cuarta mediante jonrón de Villanueva sobre Narciso Elvira. Monclova subió su ventaja en el sexto rollo sobre las pitcheadas de Rafael Díaz con un sencillo de Villanueva.

En la séptima Eduardo Torres abrió con jonrón sobre el mismo Díaz y la cuarta anotación entró en esa misma entrada, mediante un error a un tiro de Magallanes. Los Sultanes estuvieron a punto de igualar al anotar tres en la octava entrada dejando a dos corredores en base al ser dominado por Calixto Herrera.

La última anotación cayó en el octavo inning con un jonrón de Villanueva sobre Otis Green poniendo la pizarra definitiva en 5-3. Monterrey tuvo chance de igualar al colocar dos hombres en base en la novena entrada, Flores tocó de sacrificio avanzando a los corredores.

Gerardo Leal entró a relevar y sacó el segundo out al obligar a Ever a roletear a primera para el segundo out. En la misma acción Cornelio fue sorprendido entre segunda y tercera pero Remigio no se lanzó al home y cuando lo hizo fue puesto out finalizando el juego. Cesar Daniel Jiménez gano el juego y Elvira fue el derrotado.

PASAN A SEMIFINALES

Jugando en su casa, los Sultanes volvieron a hacer de las suyas apaleando y blanqueando a los Acereros por 7-0 para pasar a la siguiente fase de la postemporada. Arturo González volvió a ser el hombre importante en series de play off lanzando 7 innings para llevarse el triunfo.

Con este triunfo, los regios obtuvieron su tercer título seguido en la zona norte y cuarto en la década de los 90s. Este fue un gran partido con Chito Ríos lanzado por Acereros en contra de Arturo que estuvo intransitable desde el cerrito.

González aceptó solo 6 hits en 6 episodios mientras que Ríos recibió un par de imparables en 5 entradas hasta que se derrumbó en el sexto capítulo. José González, que había reaparecido después de un par de encuentros suspendido por la liga abrió la tanda del sexto inning con un sencillo.

Sin out en la pizarra y jugando contra el librito el manager Derek Bryant dejó batear libremente a su cuarto cañón Guillermo Velázquez y este no lo defraudo al disparar incogible hacia el jardín derecho haciendo que González anclara en la antesala.

Ríos abandonó el partido entrando en su lugar el relevista Richard Kelly, quien golpeó al inicialista José Tolentino llenándose las colchonetas. El primer out cayó con faul al catcher de Canizales, pero Ever siguió con un impactante batazo de tres bases limpiando los senderos poniendo arriba a los Sultanes 3-0 todavía el dominicano Gilberto Reyes ejecuto a la perfección al squezze play entrando la cuarta anotación del inning ante la algarabía de 13 mil espectadores que disfrutaban de aquel momento.

Ever llegó barrido al plato en una jugada muy apretada que causo el enojo de Porky Power que retomó airadamente la decisión que ponía adelante a los Sultanes reclamándole al ampayer y siendo expulsado del partido.

Felipe paseó un ataúd por los pasillos del estadio haciendo ver que Monclova era un difunto enfrentándose a los Sultanes. En la séptima anotaron tres mas para darle el remache al marcador enfilando el Monterrey hacia el campeonato.

Arturo abandonó el cerrito en el octavo inning y el relevista Dennis Powel fue el encargado de completar el juego. Los Sultanes se aprestaban a esperar a sus siguientes rivales en ruta hacia el banderín de la Liga Mexicana.

SULTANES ENFRENTAN A LEONES

Los Leones del Yucatán se convirtieron en los siguientes rivales de los Sultanes de Monterrey en la segunda fase de la postemporada al derrotar a los Piratas de Campeche 4-1, El 31 de julio arrancaron las acciones en esa segunda fase del playoff con David Pérez por los Sultanes y el zurdo Ricardo Solis por los yucatecos.

Hasta ese momento los mejores hombres de los Sultanes eran Arturo González con dos triunfos obtenidos, a la ofensiva José Tolentino bateaba .500 de porcentaje con 11 imparables mientras que el consistente Cornelio García llevaba 14 turnos embasándose consecutivamente.

MONTERREY GANA EL PRIMERO

Los Sultanes dieron el primer golpe a los Leones de Yucatán al derrotarlos por 6-3 en el arranque de la serie, ante unos 10 mil aficionados congregados en el Estadio Monterrey, los regiomontanos aprovecharon su calidad de locales y enseñaron que iban por todas las canicas.

La diferencia se dio en el quinto episodio al estar empatados a dos carreras con un corredor y sin out en la pizarra. Miguel Flores sacó un elevado por la primera base que parecía el segundo out de la entrada pero el inicialista Rogelio Salinas se "enredo" con la colchoneta cayendo la bola al piso en un doblete circunstancial que marco la salida de Solis como abridor de los yucatecos.

Juan Carlos Uribe entro al quite dominando a José González con elevado jardín izquierdo. Velázquez recibió base intencional y Tolentino respondió con incogible al bosque central produciendo las dos primeras anotaciones.

David Pérez se llevó el triunfo aunque se vio en serios problemas, por ejemplo con ventaja de 1-0 en la tercera entrada aceptó un par de carreras pero Monterrey igualó en el cuarto episodio, Velázquez se embasó en hit de fuerza por la intermedia, Tolentino abanico pero Canizales y Magallanes ligaron imparables para empatar el marcador.

Monterrey anotó tres mas en la quinta entrada Yucatán sacó una en la sexta para acercarse pero los regios anotaron una mas en la séptima para quedarse arriba en el marcador que se tornaría definitivo. Perdió Ricardo Solis, ganó David Pérez, relevado por Dennis Powel sacando outs en el séptimo rollo y Otis Green finalizó el partido acreditándose el salvamento. Para el segundo juego, se anunciaron Narciso Elvira por los Sultanes en contra de José Cano por los yucatecos.

PEGAN DOS VECES

En 11 trepidantes entradas los Sultanes de Monterrey obtuvieron un dramático triunfo de una carrera a cero sobre la escuadra yucateca. Los lanzadores de los Sultanes escenificaron un verdadero concierto de pitcheo desde la lomita aceptando solo tres imparables de Yucatán y cumplieron satisfactoriamente ante los 15 mil frenéticos aficionados que celebraron en grande el triunfo y la ventaja de su novena.

La única anotación entró por hit productor de Remigio Díaz en el cierre del undécimo contra el relevista de Puerto Rico, José Meléndez que fue el perdedor del juego, relevando a José Cano. Magallanes dio hit al derecho y Mario Ivan Santana lo metió con hit al jardín contrario, entonces se apareció el último en el orden de bateo Remigio Díaz que iba de 4-0 conectando hit sobre la cabeza del jardinero izquierdo para conseguir el triunfo, siendo este el undécimo como locales en juego de postemporada.

Monterrey y sus aficionados disfrutaron de una soberbia demostración del veracruzano Narciso Elvira, quien recibió un par de hits, Otis Green lanzo la décima entrada y Dennis Powel fue el ganador al lanzar el onceavo inning. Para este día 2 de agosto se enfrentan Antonio Villarreal por los Leones y Héctor Heredia por los Sultanes.

LES VUELVEN LA AFRENTA

Antonio Villarreal lanzó uno de los mejores juegos de su carrera y los Leones yucatecos le volvieron la afrenta a los Sultanes de Monterrey al blanquearlos por dos carreras a cero y acercarse en la serie semifinal de la Liga Mexicana.

El regiomontano lanzó durante ocho entradas con un tercio, maniatando a la fuerte ofensiva del Monterrey ante unos 9 mil espectadores que se dieron cita en el Estadio Kukulcan aislando 8 hits con tres ponches y dos bases por bolas.

Los Sultanes tuvieron la oportunidad de agenciarse el triunfo atacando a Villarreal en la novena entrada. Con un out en el pizarrón González y Velázquez ligaron sencillos, haciendo que el manager Javier Martínez mandara a Villarreal a las regaderas y poniendo en su lugar a Julio Cesar Miranda.

Miranda sacó el segundo out del inning con elevado de Tolentino al jardín izquierdo, enseguida Juan C. Canizales saco un alto Fly al jardín derecho pero Bernie Tatis atrapó para terminar con la posible insurgencia. Villarreal se llevó el triunfo y Héctor Heredia fue el perdedor, al recibir una anotación en la parte baja de la primera entrada mediante un triple de Sergio Rubio y elevado de sacrificio de Eduardo Jiménez

El caballo lanzó seis entradas para una carrera y cuatro hits siendo el perdedor y dejó su lugar a Francisco Gámez. Este aceptó la segunda anotación en la séptima con base a Todd Traffton, quien anotó después de dos outs con imparables de Arturo Félix, Guillermo Sandoval vs Arturo para el cuarto juego. El juego del 3 de agosto fue suspendido por una fuerte lluvia, cuando la pizarra estaba 2-0 a favor del Monterrey en la parte baja de la segunda entrada.

A UNO DE LA FINAL

Los Sultanes se pusieron a solo un triunfo de ir a otra final del beisbol de verano, derrotando 6-3 a los Leones de Yucatán al reanudar el partido suspendido un día antes. Mercedes Esquer sustituyó al rey Arturo y entro en plan grande abanicando al importado Darrel Sherman.

Esquer vio acercarse a los melenudos en la cuarta entrada, recibiendo un batazo de tres bases de Manuel Franco y un elevado impulsor de Manuel Cazares para acercarse 2-1 en el marcador. Pero Monterrey volvió a la carga en el quinto episodio al anotar otras dos carreras sobre los disparos de Ricardo Solis, aparte de una más en el séptimo y octavo innings respectivamente, por cierto, la última anotación fue por jonrón del catcher con Gilberto Reyes.

Yucatán perdía 6-1 al abrir la novena entrada y logro fabricar dos anotaciones ante el relevista David Pérez ante unos 8mil espectadores que apoyaban en todo momento a los yucatecos teniendo que entrar Jonhathan Hurst para silenciar los cañones de los melenudos que amenazaban con hacer mas carreras en plena parte baja del noveno inning.

Rafael Díaz y José Cruz se verían las caras en el quinto partido del play off, en una jornada que podría darle al Monterrey su pase a la serie final de la temporada.

SE ACERCAN LOS LEONES

Los Sultanes no pudieron coronarse y fueron derrotados 3-0 por los Leones de Yucatán, dando un toque sensacional a esta segunda fase de competencia. Apoyados por aproximadamente 8 mil gozosos fanáticos en el Estadio Kukulcan, el dominicano José Cano y el relevista Julio Cesar Miranda silenciaron a los cañones regiomontanos en solo 8 imparables para llevarse el triunfo, mientras que Rafael Díaz era el derrotado.

La serie se puso 3-2 a favor todavía de los regiomontanos, reanudándose hoy mismo, 6 de agosto con un enfrentamiento entre Arturo González por el club de casa contra Antonio Villarreal por los melenudos. La definición del partido se dio en el tercer rollo.

El jardinero Darrel Sherman dio hit sencillo y luego se estafo la segunda base, Sergio Rubio se embasó en hit de piernas, Rogelio Salinas tocó la pelota y lo hizo mal poniendo fuera a Sherman en la antesala Bernie Tatis fue ponchado, pero Todd Traffton dio hit impulsador para poner a Yucatán arriba.

En la séptima anotaron otras dos sin batear de hit con base por bolas a Sherman y Rubio otorgados por Francisco Gámez, Rogelio Salinas murió en toque a los manos de Otis Green el nuevo pitcher de los Sultanes, Sherman y Rubio ejecutaron un doble robo y Tatis recibió la base por bolas para llenarse las colchonetas.

Trafton recibió base por bolas entrando otra carrera de caballito y el segundo out cayó con ponche a Manuel Franco. La tercera anotación entró en rola de Manuel Cazares a la antesal,a, Ever recogió la bola apuradamente pero el ampayer Rafael Calderón marcó seif entrando la tercer carrera, Tolentino y Bryant protestaron fuerte ante la decisión del hombre de azul pero el fallo ya estaba dado y los Sultanes fueron derrotados en el quinto partido de la competencia teniendo que retornar la serie a la ciudad de Monterrey, en donde los Sultanes eran imbatibles sobre el diamante.

LOS QUE SIGUEN

Los Sultanes blanquearon 3-0 a los Leones de Yucatán y de paso se encaminaron a su tercera serie final en forma consecutiva. Monterrey lo hizo en forma sensacional con un trabajo monticular de primera clase en donde el regiomontano Arturo González y los relevistas Otis Green y Jonahthan Hurst se combinaron en la blanqueada aceptando un mísero hit en nueve innings para llegar a 12 triunfos consecutivos actuando como locales.

Los Sultanes se convirtieron en el único equipo en llegar a cuatro series finales en una década por la zona norte, ante 15 mil aficionados que los apoyaron en todo momento y que salieron totalmente jubilosos ante ese triunfo tan esperado.

Monterrey pasó 4-2 sobre Yucatán y ahora se tendría que medir a los Diablos Rojos. El único imparable de Yucatán cayó en el cuarto rollo por Darrel Sherman aunque este fue retirado inmediatamente al in tentar estafarse la segunda base.

Arturo retiró en orden a los primeros 9 hombres que se enfrentó pero cedió su lugar a Otis Green que sacó en orden la séptima y octava entrada y posteriormente Jonathan Hurst retiro la novena entrada en solo tres hombres. La derrota fue para Antonio Villarreal que no pudo domar a la artillería del c Monterrey que le hizo daño desde la segunda entrada.

En ese acto Tolentino fue golpeado y Canales atizó sencillo, Magallanes toco la pelota, Bernie Tatis tiró mal a tercera base yendo la bola al jardín izquierdo permitiendo anotar en los spikes de José Tolentino la primer carrera. La segunda anotación cayó en el quinto episodio con triple de Cornelio García y hit impulsor de Miguel Flores que tuvo una jornada perfecta al irse de 4-4.

La última anotación cayó en el séptimo rollo con un batazo de jonrón del primera base de Guillermo Velázquez por todo lo largo del jardín derecho. Los Sultanes daban otro paso en ruta hacia el banderín de la temporada de 1996 después de vencer 4-2 a los Acereros de Monclova y con el mismo resultado a los Leones de Yucatán faltando el punto final de la contienda, los Diablos Rojos del México que habían calificado con anticipación y que también querían vengarse de una anterior afrenta.

FINAL CANDENTE

El día 8 de agosto se convirtió en la gran fecha esperada al enfrentarse los dos mejores clubs de la Liga Mexicana en la gran final de la temporada, los Sultanes de Monterrey por la zona norte y los Diablos Rojos del México representando a la zona sur.

Este día se abrirían las hostilidades entre los mejores equipos de toda la liga, teniendo a dos de sus máximos exponentes sobre la lomita, Narciso Elvira por los Sultanes y Esteban Loaiza por los colorados. Los Sultanes contaban con siete títulos obtenidos por 11 de los Diablos Rojos capitalinos.

Monterrey trataría de coronar una soberbia temporada en donde impusieran un récord de porcentaje ganador con 82-33 y ese día iban a tratar de ,prolongar su racha de 12 juegos consecutivos en la fase de postemporada.
Estos eran sus mejores logros al arrancar la serie final de la competencia. Los Sultanes llevaban 12 triunfos consecutivos jugando en casa, Cornelio García tenía 18 imparables, con 12 bases por bolas recibidas, y cinco robos en 12 encuentros bateando .442, Tolentino bateaba .400 con 12 carreras impulsadas, los Diablos culminaron con 70-43 en la temporada regular.

El abridor Esteban Loaiza había lanzado 27 innings con tres carreras. El toletero Drew Denson terminó con .400 y 13 carreras impulsadas en sus 10 juegos de postemporada. Ty Gainey bateaba .382 con 14 CPS en los playoffs siendo uno de los mejores hombres del México.

¡DIABLOS ESTAN ARRIBA!

Los Sultanes cayeron en el primer partido en un formidable duelo de 12 entradas que terminó casi en la madrugada, en un encuentro que tuvo un problema a causa de los umpires al marcar erróneamente una jugada en la parte baja de la onceava entrada.

Por principio de cuentas, el encuentro inició a las 9.33 de la noche y terminó a la 1:45 del viernes 9 de agosto. Con el partido empatado a dos carreras, en la parte baja de la onceava entrada, el antesalista Ever Magallanes trató de tocar la bola con un corredor en la primera base y sin out en la pizarra, Ever sacó un elevadito adelante del catcher Miguel Ojeda, este trató de capturar la bola pero esa se le escurrió del guante y tan seguro estaba de su falla que hizo el tiro hacia la intermedia en donde el segunda base capturó el tiro y luego fue a la primera base en donde el ampayer marcó quieto a Magallanes.

Sin embargo, el ampayer Luis Alberto Ramírez se sacó una jugada de la manga al marcar out el batazo de Magallanes y un doble play en el resto de la jugada. Derek Bryant alegó enérgicamente la decisión y los cerca de 18 mil fanáticos en la tribuna del Estadio Monterrey repudiaron inmediatamente el marcaje del umpire del home en contra de los Sultanes.

Los reclamos continuaron durante 10 minutos y cuando el partido continuó respetándose la decisión del umpire principal, Monterrey terminó la entrada al ser dominado Mario Iván Santana por José Muñoz de los Diablos Rojos.

Confundidos y todavía enojados por la decisión en contra Otis Green y los Sultanes, recibieron cuatro carreras en la apertura del doceavo inning para irse arriba 6.2 ante el desconsuelo de los fanáticos que vieron cono terminaba la racha de 12 triunfos consecutivos de los Sultanes actuando como locales.

El batazo estelar fue un triple de Vicente Verdugo con dos en base causando la decepción de los seguidores de los Sultanes. Narciso Elvira había hecho un buen trabajo con una sola carrera durante 7 entradas, Powel sacó la octava y un out de la parte alta de la novena, el norteamericano fue relevado por su paisano Jonhatan Hurst después de ponchar a Ty Gainey en el inicio de la novena, Hurst se enfrentó al toletero Drew Denson y este botó la esférica empatando sensacionalmente la pizarra con su segundo jonrón de la jornada ante el desconcierto de la afición que no creía lo que estaba sucediendo.
.
IGUALAN LOS CARTELONES

Monterrey sacó la casta y su gran coraje dejando tendidos sobre el diamante a los colorados al derrotarlos por 1-0 igualando los cartelones en la fase final de la temporada. Los 20 mil aficionados asistentes al partidos disfrutaron de un buen partido y sufriendo y gozando con las acciones del partido y la euforia llego a su culminación en la parte baja de la novena entrada al conseguirse el triunfo.

Con dos outs en el cierre del noveno rollo, Juan Carlos Canizales, conectó imparable con Miguel Flores en la intermedia sacando el triunfo anhelado por sus fanáticos. Héctor Heredia y Mercedes Esquer lucieron desde la lomita aceptando solo seis imparables, mientras que por los Diablos Rojos hubo un gran trabajo del zurdo Leobardo Moreno y del relevista Jeff Williams aceptando entre ambos tres incogibles hasta el cierre de la novena entrada.

La carrera entró en el cierre del noveno capítulo al abrir con sencillo Miguel Flores. José González tocó de sacrificio y marcó Antonio Vázquez retiró a Williams y envío al zurdo Ricardo Rincón al centro de la lomita. Rincón caminó intencionalmente a Guillermo Velázquez a la inicial y a continuación se enfrentó al también zurdo José Tolentino a quien domino con elevado a la segunda base.

Y a continuación, Canizales quien bateó a la derecha en esa ocasión sacó un trueno entre los jardines central y derecho motivando a Flores en una gran carrera que culminó en anotación siendo esta la del triunfo ante la inmensa alegría del respetable que se desbordó jubilosamente a lo largo de la tribuna.

Monterrey ganaba su primer partido de la Serie final empatando su compromiso ante los Diablos Rojos del México. La Serie continuaría hoy mismo, 10 de agosto en el Parque del Seguro social con David Pérez por los Sultanes y Roberto "Metralleta" Ramírez por los Diablos Rojos.

TOMAN LA DELANTERA

Los Sultanes se pusieron arriba en la serie final de la temporada, al derrotar 5-4 a los Diablos Rojos en suelo capitalino en un partido no apto para cardiacos. Miguel Flores, el intermediarista sultán bateó de 4-3 impulsando la carrera del triunfo en la parte alta de la novena entrada rompiendo un empate a cuatro carreras entre los mejores equipos de toda la liga Sultanes y Diablos Rojos.

Unos 16 mil espectadores capitalinos tuvieron que regresar a sus hogares apesadumbrados por la derrota, la cual vendieron cara los colorados, al saturar las bases de corredores en la parte baja de la novena entrada. Sin embargo, el norteamericano Denis Powel echó mano de toda su experiencia como lanzador dominando a los dos últimos bateadores Roberto Magallanes y el norteamericano Ty Gainey quien fue ponchado ante el desconsuelo de su afición para terminar con el compromiso.

Los Sultanes se habían puesto arriba en el marcador gracias a tres errores cometidos por los compañeros del pitcher abridor Roberto "Metralleta" Ramírez. Monterrey ganaba 2-1 en la octava entrada, pero en ese acto Velázquez dio un hit sencillo y Tolentino sacó rola a la antesala, Magallanes atrapó la bola y trató de sacar en segunda base, pero Verdugo soltó la esférica quedando quietos ambos corredores, enseguida Canizales impulso a los dos corredores con un doblete, poniendo los cartelones 3-1 a favor de los regiomontanos.

Pero los Diablos demostraron no ser presa fácil y retornaron al partido en el cierre del octavo rollo ante el abridor David Pérez que estaba haciendo un gran trabajo de solo dos imparables. Pérez abandonó el juego después de golpear a Vicente Verdugo y Otis Green se hizo cargo de la lomita.

Green dominó al peligroso Daniel Fernández pero Verdugo avanzo en un wild pitch y luego anoto en hit de Migel Ojeda. Magallanes fue out en fly al short stop, pero Ty Gainey disparó doblete remolcador Hurst reemplazó a Green y Denson ocupó la inicial al recibir golpe Marco Antonio Velázquez envío a Raúl Paez en lugar de Homar Rojas y Bryant le contestó enviando al montículo a Dennis Powel.

Pero Vázquez sacó a Paez y envío a Pedro Carranza este respondió con imparable productor empatando el juego ante la algarabía ensordecedora de los fanáticos colorados. Monterrey ganó en la novena entrada, cuando Edwin Nuñez abrió el inning con boleto gratis para el emergente Armando Sánchez, Quintero tomó su lugar como corredor y fue puesto en segunda con sacrificio de Cornelio García, anotando la del despegue con imparable de Miguel Flores y Powel cerró a tambor batiente para que los Sultanes se fueron adelante 2-1 en el clásico mas importante de la campaña.

A UNO DE LA GLORIA

El veterano Arturo González contuvo a la poderosa artillería del México auxiliado por un par de relevistas de los Sultanes y estos obtuvieron el triunfo por 5-2 en el cuarto juego de la serie por el título de la pelota mexicana.
Con ello, los Sultanes se pusieron 3-1 en la confrontación a solo un triunfo del título veraniego para convertirse en el primer equipo que gana un bicampeonato en la etapa de los playoffs que se pusiera en marcha en 1973.

El rey había fracasado en cuatro ocasiones anteriores estando en juego el banderín de la Liga Mexicana pero esta vez salió airoso al aceptar seis hits y solo una anotación en seis entradas llevándose la victoria. Arturo fue auxiliado por los relevistas Jonathan Hurst y Denis Powel quienes trabajaron en los tres últimos innings.

Los Sultanes contaron con el apoyo de una buena cifra de seguidores y de sus directivos que por la mañana estuvieron en la Basílica de Guadalupe pidiendo el triunfo de sus colores.

Y tal parece que el creador les facilito el camino para que al final del juego portaran el emblema de ganadores mientras que los aproximadamente 17 mil fanáticos asistentes se tuvieron que conformar con el descalabro.

Cornelio García, no había lucido en la serie final al irse de 15-2 pero esta vez fue el bastión principal al irse de 5-4 con el madero, impulsando tres grandes carreras que a la postre fueron la gran diferencia del gran cotejo.

Monterrey se puso arriba 2-0 en el sexto episodio ante el abridor Shawn Holman. Gilberto Reyes el receptor impulsó la primera con imparable y fue remolcado después con extrabase de Cornelio. Los Diablos Rojos se acercaron 3-2 en la octava ante Jonathan Hurst pero fueron contenidos en su ofensiva..

Los Sultanes anotaron dos más en la octava ante el relevista Ricardo Rincón, quien sacó el primer out pero luego aceptó un sencillo de Magallanes, "La cebollita" fue ponchado, para el segundo out, pero Remigio siguió con doble por el jardín derecho que cayó ligeramente adentro del campo de juego y arriba ambos en batazo de Cornelio atrás de la intermedia que se le cayó, del guante a Verdugo volando ambos corredores hacia el pentágono en el tercer triunfo de los Sultanes.

La serie continuaría hoy 12 de agosto con un duelo entre Rafael Díaz y Esteban Loiza por los locales.

¡SON BICAMPEONES!

Los Sultanes se convirtieron en el mejor equipo de la zona norte al vencer en el cuarto juego de la serie final por 6-2 a los Diablos Rojos. Monterrey hizo valer su gran calidad como favorito al pasar sobre los colorados 4-2 proclamándose bicampeones en el beisbol de la liga Mexicana.

Los Sultanes ligaron cuatro victorias consecutivas con tres de ellas de visitantes, apabullando a los Diablos Rojos por tercera ocasión en la década de los 90s.

Pepé Maíz comentó que el equipo regiomontano rendía tributo a la ciudad de Monterrey, la cual se encontraba en sus primeros 400 años de fundación y que mejor manera de celebrarlo que con un campeonato. Juan Carlos Canizales se unió a Juan Reyes y Miguel Flores que habían sido los jugadores más valiosos en las series finales de 1991-1995 respectivamente.

El dió una excelente demostración en donde disparó tres imparables en la última jornada con tres carreras impulsadas y un batazo de jonrón apabullando a sus contrarios. El manager Derek Bryant se consolidó como uno de los managers mas exitosos en la historia de los Sultanes de Monterrey al ganar el bicampeonato.

Para ello, la directiva armó un poderoso escuadrón que logró una plena identificación como el mejor equipo de la liga. Monterrey logró su coronación ante unos 20 mil espectadores en el parque del Seguro Social en donde ligaron cinco triunfos consecutivos incluyendo los de 1995.

Los Sultanes se pusieron arriba en el segundo episodio con un hit productor de Juan Carlos Canizales frente al pitcher abridor Esteban Loaiza y mas adelante disparó un batazo de jonrón en el cuarto rollo bueno para dos carreras.

Rafael Díaz se lució desde la lomita y demostró plenamente el porque había sido el pitcher campeón de la temporada. Monterrey sepulto a los Diablos Rojos con un doblete productor en el séptimo inning y ya nunca pudieron levantarse con esa loza enorme sobre su espalda

La última jugada del partido fue un atrapado del inicialista José Tolentino a batazo de Raúl Paez y los Sultanes se enfilaron sensacionalmente al título de la liga. Monterrey ganaba el octavo título de su historia y engrandecía su emblema como dinastía de los años 90s.

Sultanes eran los bicampeones en el beisbol de la Liga mexicana
13 - MARZO - 2001
SULTANES SE REPORTAN LISTOS

A escasos ocho días de que se cante el "playbol" de la temporada 2001 de la Liga Mexicana de Verano de Beisbol, los Sultanes de Monterrey prácticamente se reportan listos para iniciar la batalla por el título.
Impulsados por el lema "¡Juntos lo lograremos!", los pupilos del mánager norteamericano Derek Bryant están mentalizados en retomar el sitio que le corresponde a la novena representante de la Sultana del Norte: El superliderato.
La afición regiomontana tiene cinco años de ayuno, ya que ha pasado un lustro y los Sultanes no han conseguido un campeonato.
La última ocasión que lo lograron fue en 1996, al mando de Bryant, quien de nueva cuenta regresa para enfundarse en la franela albiazul.
La directiva, encabezada por José Maiz García y Roberto Magdaleno, no lo pensó dos veces y decidió recontratar a Derek con el objetivo de colocar en el trono, de nueva cuenta, a los Sultanes de Monterrey.
Los norteños se han armado bien. Mantuvieron a su "cuadro de oro", reforzaron su staff de pitcheo, armaron en grande su cuadro de coacheo... y ya tienen listas las promociones para que la gente regrese a las graderías del Estadio de Beisbol Monterrey.
Aunque queda bien claro que la mejor promoción para atraer gente al inmueble de la avenida Manuel L. Barragán es ganando partidos.
Los seguidores de los Sultanes, que son muchos, incluso a nivel nacional, estarán orgullosos de ver resurgir al "monstruo" regiomontano, que es un equipo de respeto en el beisbol azteca.
Sabemos que esto podrá suceder porque... ¡juntos lo lograrán!
Precio de los boletos
Localidad
Palco y Súper Palco $110 $100 $110
Butaca numerada $90 $80 $90
Butaca general $70 $60 $70
Butaca 2o. y 3er. nivel $40 $30 $40
Sol general $15 $10 $15
Horario de los juegos
Juegos Sencillos
Lunes a sábado Juego sencillo 19:30 horas
Domingo Juego sencillo 17:00 Horas
Doble juego
Lunes a sábado Doble juego 18:00 horas
Domingo Doble juego 16:00
Atención, amigo aficionado
Los boletos para el juego inaugural de la temporada 2001 de la Liga Mexicana de Verano de beisbol se empezarán a vender este viernes 16 de marzo en las taquillas del Estadio de Beisbol Monterrey, de las 10:00 a las 18:00 horas, en horario corrido.
El partido inaugural se verificará el próximo miércoles 21 de marzo a las 17:00 horas en el diamante del "Templo de los Sultanes".

15 - MARZO - 2001
SULTAMES RIFARA... ¡UN AUTO!

Como parte de las promociones que se tienen para la temporada 2001 de los Sultanes de Monterrey estará la rifa de un carro al final de la temporada entre los aficionados que hayan acudido al estadio.
Además en esta ocasión como una distinción para los aficionados que tengan su abono, se harán promociones exclusivas para ellos, reconociendo su lealtad con el equipo.
Raúl Martínez, jefe de Relaciones Públicas del club Sultanes de Monterrey manifestó que están a punto de concluir todo el programa de promociones que se tienen para este año las cuales serán mucho mejor que las de la temporada pasada.
"De momento estamos por terminar todo el programa de promociones, sólo nos resta confirmar algunas de éstas con los patrocinadores", agregó.
Sin embargo, adelantó que la que prácticamente ya está asegurada es la rifa de un carro, pues sólo faltan algunos trámites con el patrocinador para poder darlo como un hecho.
"Podríamos decir que es oficial lo del carro, ya se tuvieron varias pláticas y se llegó a un acuerdo, pero sólo estamos esperando recibir, digamos, lo que es el documento por parte del patrocinador, son trámites como los de permisos de Gobernación y esas cosas, pero lo del carro te lo puedo confirmar en este momento", expresó.
En cuanto a la mecánica que se empleará para la rifa del auto, señaló que todavía la están analizando por lo cual en los próximos días se dará a conocer oficialmente la forma en que se hará.
Cabe señalar que además del automóvil, también habrá a lo largo de la temporada rifas de televisores y aparatos electrodomésticos, entre muchas otras cosas.
Asimismo prometió que este año los aficionados que acudan al estadio Monterrey pueden esperar muy buenas promociones para beneplácito de todos, sobre todo para los abonados, quienes tendrán sus beneficios especiales.
"Van a haber muchas otras promociones, algunas de ellas o más bien muchas de ellas estarán destinadas para los abonados, van a tener un trato especial digamos que por su lealtad al equipo, claro que sin tratar de menospreciar al resto de la afición, pero sí beneficiando a los abonados quienes desde diciembre nos han estado pidiendo sus abonos para esta temporada", externó.
Cabe señalar que en años anteriores ya se han rifado automóviles en los juegos de Sultanes de Monterrey, pero al menos el año pasado no se hizo.
Por lo que respecta a la venta de los boletos, ésta empezará a partir de mañana en las taquillas del estadio Monterrey.
15 - MARZO - 2001
RENDIRAN SULTANES HOMENAJE A AURELIO RODRIGUEZ

La directiva de los Sultanes de Monterrey rendirá un merecido homenaje al pelotero y exmánager del equipo, Aurelio Rodríguez, durante la ceremonia de inauguración de temporada que tendrá lugar el día 21 en el Estadio de Beisbol Monterrey.
Raúl Martínez, director de relaciones públicas del equipo, informó que se hacen las gestiones correspondientes para que la señora Rosario viuda de Rodríguez y su hijo, Aurelio Rodríguez, estén presentes durante la ceremonia en la que se recordará a quien fuera considerado el mejor tercera base mexicano en Grandes Ligas, defendiendo la franela de Detroit.
"La parte medular está considerada para rendirle un homenaje a Aurelio Rodríguez, por lo que estamos tratando de confirmar que a la ceremonia nos acompañe su familia.
"El entorno de la inauguración será relacionada con la historia de la organización y dentro de ella aparece el personaje de Aurelio Rodríguez."
La directiva tiene planeado entregar una placa de reconocimiento a la familia del desaparecido jugador y mánager sinaloense, quien murió el año pasado trágicamente en Estados Unidos al ser atropellado por un auto.
Más sorpresas
El directivo sultán agregó que la jornada inaugural del día 21 tendrá más sorpresas para los aficionados, "sobre todo sorpresas que el aficionado viva en el estadio.
"Son ante todo actividades lúdicas, de entretenimiento dirigidas a ese mercado del cual sultanes tiene una historia muy rica."
Entre las promociones que tendrá el club sultán destaca la del "Pequeño Socio Sultán", que va dirigida a todos los niños.
Martínez informó que este día deberán estar de regreso a la ciudad el presidente de la organización, Pepe Maiz García, y el gerente Roberto Magdaleno, quienes estuvieron desde el pasado domingo en Florida, en los campos de entrenamiento de los equipos Boston y Houston de Ligas Mayores.
Siguen la pretemporada
Después de jugar ayer en Sabinas, Coahuila, el equipo de casa continuará este día su pretemporada jugando en el Parque "Juan Andrew Almazán", de Montemorelos, a partir de las 15:30 horas.
Mañana jueves se presentarán en el parque "La Junta" de Nuevo Laredo, donde se medirán a los Tecolotes. Mientras que el viernes jugarán ante Reynosa en Miguel Alemán, Tamaulipas. De regreso a tierras regias, el sábado jugarán en Linares contra los Acereros de Monclova y el domingo cerrarán las prácticas en Sabinas Hidalgo, ante el mismo rival.
Día de la foto para prensa
El lunes 19 a partir de las 15:00 horas se llevará a cabo la "Foto Oficial del Club", el cual será exclusivo solamente para los medios de comunicación, personal técnico de la organización encargada de la pantalla gigante, así como para el proveedor de la pagina de Internet.
15 - MARZO - 2001
ESTOS SON LOS MANAGERS DE LA ZONA NORTE

Estos son los Manager de la Zona Norte:
Acereros de Monclova Bernie Tatis
El dominicano tendrá lo que podríamos llamar "su segundo debut". Y aunque esto parezca anuncio, tomemos en cuenta de que inició muy bien el 2000 a frente de los Diablos Rojos con quienes ganó 9 de los 11 partidos que dirigió. Tuvo que salir de manera prematura rumbo a la organización de los Piratas de Pittsburgh para recibir capacitación. Muchos medios especularon sobre otros temas. El asunto es que ahora Tatis tendrá un difícil trabajo en una plaza que está acostumbrada a ganar y con un equipo en que siempre tiene posibilidades de ganar.
Algodoneros de Unión Laguna Francisco Chávez
Le ha tocado dirigir de relevo desde 1987, casi siempre en el sur, con Minatitlán, Tabasco, Yucatán. El año pasado inició dirigiendo a los Langosteros de Cancún luego de que Paquín se fue con los Leones, pero se fue luego de haber ganado 8 de sus primeros 27 partidos. Los Algodoneros lo rescataron faltando mes y medio de temporada y por primera vez en su difícil carrera de manager tiene números positivos al acumular 21 victorias en 38 duelos. El 2001 será su segunda oportunidad de iniciar, esta vez con un equipo Lagunero con nueva fisonomía y reforzado hasta las uñas de los pies, con respecto a años pasados.
Broncos de Reynosa Raúl Cano
En el 2000 inició dirigiendo a los Algodoneros de Unión Laguna. El nativo de Guaymas, tiene mucha experiencia dirigiendo. De los dieciséis es el más veterano en la posición ya que debutó en 1973 con el Puebla y ha dirigido a Tabasco, Águila, Poza Rica y a los nuevos Rojos del Águila.
Es un gran conocedor de la pelota y tiene experiencia trabajando en la oficina. El año pasado entró al relevo de Lupe Salinas, pero no pudo hacer mucho en los 37 partidos que manejó. Los Broncos tienen nueva directiva, nuevas ideas y Raúl Cano el nuevo reto de los Broncos.
Saraperos de Saltillo Alfonso "Houston" Jiménez
Inicia su tercer temporada al frente del equipo de la familia Ley, a quienes ya les urge un titulo veraniego y es que durante el 2000, a pesar de ser los superlíderes, perdieron de manera sorpresiva en el primer play off ante Sultanes. El "Houston" se ha caracterizado por ser un manager inteligente y poco paciente con los lanzadores, por lo que, aunque mueve mucho su bullpen durante los juegos, no permite un desgaste de su serpentina. Lo mejor de él, es la química que aplica y que permite a los muy jóvenes jugar como grandes y a los grandes jugar en equipo (Cosa difícil en estos días).
Sultanes de Monterrey Derek Bryant
Este es uno de los retornos más interesantes del año. Todos recordamos la crisis de los Sultanes de 1998, cuando se dijeron muchas cosas en torno al ambiente dentro del doug out regio. Vinieron los cambios, Joe Almaraz y Chico Rodríguez se repartieron el timón en 99 y 2000, y ahora, de nuevo el campeón de la Liga de la Costa. A pesar de haber nacido en los Estados Unidos, Derek es un manager Made in México y conoce muy bien a cada jugador y cada piedra de cada parque de pelota. Ahora regresa con una nueva óptica luego de trabajar con los prospectos de los Diamondbacks de Arizona. Los Sultanes ya tienen a los jugadores en el campo y recuperan con Bryant la garra de su época grande en los 90.
Tecolotes de los Dos Laredos Gerardo Sánchez
El famoso "Polvorita", el caballo de hierro de nuestra pelota, debutó como manager apenas el año pasado y en los 97 juegos que manejó a los fronterizos ganó 45 partidos. Para el 2001 llevará los controles de los Tecos desde el principio. Esperemos que dure tanto como manager como lo ha hecho como jugador. Es importante saber que tiene como coach a Andrés Mora quien regresa a Laredo luego de dirigir a Monclova en el 2000 y en él tendrá a un gran coach o una gran presión en caso de que el equipo no levante el vuelo.

26 - MARZO - 2001
CUADRANGULAR DE ROBERTO ZAMBRANO

Nuevo Laredo, 25 Mar.- El venezolano Roberto Zambrano conectó panorámico cuadrangular en la cuarta entrada con un compañero a bordo y los Sultanes de Monterrey batieron por 2-1 a Tecolotes de los Dos Laredos, para agenciarse la serie.
El batazo de Zambrano, con Luis Ortiz en las bases fue su segundo estacazo de cuatro esquinas del año y el número 101 de su carrera en la Liga Mexicana, y lo hizo sobre un lanzamiento del abridor novato Eduardo Romo (0-1).
El veterano Arturo González (1-0) tiró cinco actos para obtener su primer triunfo y logró el número 222 de su carrera en Liga Mexicana y se colocó a uno de Angel Moreno, quien juega para Unión Laguna, en el cuarto lugar de todos los tiempos.
Después de Arturo González lanzó el novato Néstor Renovato y Miguel Rubio, quien se apuntó el juego salvado.
Anotación por entradas
Monterrey 000 200 000 - 2 6 1
Laredo 010 000 000 - 1 4 1
A. González, N. Renovato (6), M. Rubio (8) con MI Santana, H. Hurtado (9). E. Romo, A. Delfín (7), S. Garibay (9), R. Draham (9) con F. Vázquez. Pg: A. González (1-0). Pd: E. Romo (0-1). Js: M. Rubio (1). Jrs: R. Zambrano (2), Sultanes.

29 - MARZO - 2001
GANAN LOS SULTANES A UNION LAGUNA

Monterrey, NL, 28 Mar.- Sencillo de Ever Magallanes en la parte baja de la novena entrada puso a Miguel Flores con la carrera que quebró un empate a 4-4, y los Sultanes de Monterrey victimaron por 5-4 a los Algodoneros de Unión Laguna.
Al cierre de este episodio, Jorge Armando Flores vino al relevo y al enfrentar a Miguel Flores, de emergente, le otorgó base por bolas y en un nuevo movimiento Kevin Lomon permitió hit de Héctor García y luego el de Magallanes.
En labor de relevo ganó Miguel Rubio, y perdió Flores en similares circunstancias.
De los Sultanes, Juan Carlos Canizales dio cuadrangular con la casa llena en la cuarta entrada en contra del abridor Emigido López, quien terminó sin decisión.
Este jueves al concluir la serie, que está empatada, lanzará por Laguna Daniel Ríos contra Rigoberto Loya.
Anotación por entradas:
Laguna 011 001 001 - 4 8 0
Sultanes 000 400 001 - 5 9 1
E. López, E. Herrera (7), JA Flores (9), K. Lomon (9) con J. Gavia. I. Pineda, R. García (5), N. Renovato (6), M. Niebla (8), M. Rubio (8) con MI Santana. Pg: M. Rubio (1-0). Pd: JA Flores (0-1). Jrs: JC Canizales (1), Sultanes.
4 – ABRIL – 2001
SULTANES LE GANA AL AGUILA 6-4
En Veracruz, Miguel Flores disparó cuadrangular con Remigio Díaz por delante en la apertura de la novena entrada y los Sultanes de Monterrey derrotaron 6-4 a el Águila de Veracruz, en el inicio de la serie en el Estadio Beto Avila.
El tablazo de Flores le dio la victoria al relevista Miguel Rubio y el traspié a Leo Meza, quien vino en relevo al abridor Óscar Rivera, quien tiró cuatro entradas y dos tercios.
En la segunda, también de los Sultanes, Héctor Hurtado, se llevó la cerca sin gente en base y de El Águila lo hizo el estadounidense Mark Whiten en el tercer capítulo, con uno a bordo.
Este miércoles lanzarán Ray Davis de El Aguila contra Rigoberto Loya de Sultanes.
Anotación por entradas
Monterrey 210 001 002 - 6 10 0
Veracruz 022 000 000 - 4 8 0
I. Pineda, CA Soto (3), N. Renovato (3), M. Niebla (6), M. Rubio (7), R. Warren (9) con H. Hurtado. O. Rivera, L. Meza (5), G. López (9), R. Ramírez (9), E. González (9) con A. Meza. Pg. M. Rubio (3-0). Pd: L. Meza (0-1). Js: R. Warren (1). Jrs: H. Hurtado (1), M. Flores (2), Sultanes. M. Whiten (6), Veracruz.
5 - ABRIL - 2001
SULTANES AGEGURAN LA SERIE EN VERACRUZ
Veracruz, Ver., 4 Abr.- Con jugoso racimo de cinco anotaciones en la parte alta de la quinta entrada, los Sultanes de Monterrey victimaron 7-4 a El Aguila de Veracruz, para asegurar la serie esta noche en el Estadio Beto Avila.
En este acto, Ever Magallanes impulsó par de carreras con sencillo, Edgar Quintero, así como Derrick White metieron otra cada uno con similar batazo y la última llegó en pifia del estadounidense Mark Whiten.
Ray Davis sufrió el descalabro y ganó el entrenamiento Ray Loya.
De Veracruz dio jonron Omar García en la tercera entrada sin gente en base.
Este jueves concluirá la serie con Armando Valdez lanzando por Sultanes contra Luis Fernando Morales.
La directiva de El Aguila de Veracruz informó que el pitcher estadounidense Reginald Harris fue dado de alta.
Anotación por entradas
Monterrey 000 051 100 - 7 14 3
Veracruz 101 010 010 - 4 12 1
R. Loya, R. García (6), M. Villaluna (6), M. Rubio (7), B. Warren (9) con H. Hurtado. R. Davis, J. Peña (5), Ramírez (6), J. Martínez (6), C. Herrera (9) con A. Meza. y R. Cobos. Pg: R. Loya (1-1). Pd: R. Davis (0-3). Js: Warren (2). Jrs: O. García (1), Veracruz.
6 - ABRIL - 2001
LANZA LUIS FERNANDO MORALES 7 1/3 PERFECTAS
Veracruz, Ver., 5 Abr.- El zurdo Luis Fernando Morales lanzó siete entradas y un tercio de manera perfecta al presentarse en la temporada de la Liga Mexicana de Beisbol, para contribuir con El Aguila de Veracruz a una victoria de 3-2 sobre Sultanes de Monterrey.
Morales perdió la joya de pitcheo en la octava entrada cuando el estadounidense Derrick White le pegó sencillo y permitió su segundo imparable que aceptó en la noche, en la novena por jonron de Ramón Orantes.
El pitcher zurdo completó su labor de ocho entradas completas con dos imparables, una base por bolas y ponchó a ocho, en tanto que perdió el encuentro el veterano Armando Valdéz.
El Aguila hizo dos carreras en la quinta ambas gracias al séptimo jonrón de la campaña de Derrick White, quien empata el liderato de éste departamento con su compatriota Rod Brewer, quien milita con los Guerreros de Oaxaca.
El partido lo salvó Calixto Herrera quien vino en la novena entrada.
El Aguila de Veracruz recibirá mañana a Saraperos de Saltillo con Eduardo Salgado en la loma.
Anotación por entradas
Monterrey 000 000 002 - 2 2 0
Veracruz 001 020 000 - 3 13 0
A. Valdez, S. Pérez (5), CA Soto (7) con MI Santana. LF Morales, G. López (9), C. Herrera (9) con A. Meza. Pg: LF Morales (1-0). Pd: A. Valdéz (0-2). Js: C. Herrera (1). Jrs: R. Orantes (1), Sultanes. M. Whiten (7), Veracruz.
SULTANES 2004

Manager: Dan Firova
Altas: Rick deHart, Kevin McGlinchy, Mario Valdez,
Bajas: Adan Amezcua, Remi Diaz, Dan Serafini, Jay Davis
lineup probable
Demond Smith 8
Heber Gomez 6
Scott Bullet 9
Bubba Smith 3
Mario Valdez BD
Ramon Orantes 5
Dani Fornes 7
Miguel Flores 4
Tyson Meza 2
Los abridores seán DeHart, Leyva, Ochoa, Manrique y Loya, en el relevo intermedio Walter Silva, Sergio Mora, Beto Montemayor, Ramon Garcia, Piolin Nieblas, Leo Muñoz, Mau Lara y Gaudencio Aguirre preparando McGlinchy y cerrando Miguel Rubio
Importante la adicion de Valdez si funciona DeHArt y el resto de los abridors se mantiene sano estarán en la final del norte mínimo.