TOROS DE TIJUANA | TIGRES DE PUEBLA | LIGAS DE BEISBOL PROFESIONAL DE MEXICO | FORO | TUNEROS DE SAN LUIS POTOSI | PIRATAS DE CAMPECHE | RIELEROS DE AGUASCALIENTES | LIGA MEXICANA DE VERANO | SULTANES DE MONTERREY | PERICOS DE PUEBLA | TECOLOTES DE LOS DOS LAREDOS | AGRARIO DE MEXICO | CURRICULUM VITAE | TRIVIA BEISBOLERA | CHARROS DE JALISCO | FOTOS PITCHERS MEXICANOS | BIOGRAFIAS PELOTEROS MEXICANOS | LANGOSTEROS DE CANCUN | ACEREROS DE MONCLOVA | LEONES DE YUCATAN | FOTOS EXTRANJEROS | BIBLIOGRAFIA | MEXICANOS EN GRANDES LIGAS | OLMECAS DE TABASCO | FOTOS PELOTEROS MEXICANOS | CAFETEROS DE CORDOBA | SARAPEROS DE SALTILLO | BRONCOS DE REYNOSA | ESTADISTICAS | GENTE DEL BEISBOL | VAQUEROS DE UNION LAGUNA | BIOGRAFIAS PITCHERS MEXICANOS | HISTORIA DEL BEISBOL LIGA MEXICANA | AGUILA DE VERACRUZ
 
CHARROS DE JALISCO
 
 
HISTORIA DE LOS CHARROS DE JALISCO

Que se puede decir de los Charros de Jalisco, como antecedente de su origen hubo un equipo de beisbol en la desaparecida liga del centro llamado los Pozoleros de Jalisco, se podria decir que fue la antesala a el nombre y al equipo Charros, el cual se fundó de manera oficial en el año de 1949.
Con lo que respecta al origen del nombre de los Charros, una vez el equipo tuvo que ir a jugar a Chihuahua, de paso, en un pueblito compraron sombreros de ala ancha, para cubrirse del sol, al llegar a la ciudad dicha, llegaron con los sombreros puestos, es por esto el mote de Charros.
El primer campo en el cual jugaron los Charros fue en barrio del parque del Agua Azul, en los terrenos que ocupa la ya obsoleta antigua central camionera, que es lo que respecta su primera etapa que fue de el año de 1949 hasta 1952, que desapareció por dicha construcción y falta de capital para el sustento del equipo; el equipo compitió en la naciente Liga Mexicana, los pocos que saben, de que el equipo de Charros ya compitió en la Liga del Pacifico, poco tiempo, pero los hizo
Su segunda etapa la vivió en los años entre 1964 y 1975, en el cual obtuvieron 2 campeonatos (el cual puedes consultar en su apartado), el equipo esta vez jugó en el estadio tecnologico de beisbol de la UDG, con capacidad para 4000 espectadores. El cual fue la epoca dorada de los Charros de Jalisco.
Parece que fue ayer cuando los Charros de Jalisco militaban en el circuito beisbolero y conquistaban dos campeonatos: El primero en 1967 y el segundo en 1971.
Ambos los recuerda la afición jalisciense con nostalgia, orgullo y cariño, pero especialmente el segundo por haber logrado el título luego de estar abajo en la serie por tres juegos a cero ante los Saraperos de Saltillo.
Es inolvidable ese triunfo, no por el campeonato en sí, tampoco por que fue el primero de una larga lista de éxitos para el mánager Benjamín Cananea Reyes, sino por el hecho de ser el único equipo profesional en beisbol, que se logró levantar de un adverso 3-0 para terminar imponiendo su ley 4-3.
Armando Navarro estuvo con los Charros como vicepresidente, en la última etapa de los blanquiazules en el beisbol profesional. Trabajó hombro con hombro con el Ing. Guillermo Cosío Gaona, logrando cosas importantes.
Ricardo Rentería, un méxico-americano, gran tercera base, vino a jugar con los Charros en 1991 y resultó campeón de bateo con un estratosférico .441 de promedio al bat. También trajeron al venezolano Urbano Lugo, un pitcher derecho de gran nivel, así como al tremendo relevista Charlie Kerfeld. Aquel equipo se metió a los playoffs con otros dos extranjeros que llegaron cuando la campaña tomaba su recta final: El pitcher estadounidense Mike Schwabe y el aporreador dominicano Luis de los Santos.
Después vino Fernando Valenzuela, quien llenó de gente el vetusto Parque Tecnológico de la Universidad de Guadalajara y los lugares donde estaba anunciado para lanzar. Sin embargo, ese esfuerzo terminó de manera abrupta. La verdad es que se extraña. Los Charros, con todo y que han entrado y salido de las competiciones, tienen una historia importante, dos campeonatos y un buen número de peloteros que saltaron de su organización a las Grandes Ligas. Uno de los factores por lo cual los Charros de Jalisco desaparecieron fue el desastre del 22 de Abril o las explosiones del Sector Reforma, ya que el estadio tecnológico esta por lo que fue la zona del siniestro, y por el temor, la gente empezó a no asistir. La franquicia se vendió a Oaxaca, en el año de 1995.
Por eso, es una lástima que nadie se acuerde de hacer algo en honor de los actores que aún viven algunos de ellos en nuestra ciudad- de aquella gesta ante Saltillo que culminó con el campeonato de la Liga Mexicana de Verano, pero el regreso ya esta cerca.

PRIMER CAMPEONATO 1967

Una de las campañas inolvidables para el beisbol tapatio, fue la de 1967, puesto que los Charros, dirigidos por Guillermo Garibay, (QEPD) obtuvieron su primer titulo dentro de la Liga Mexicana de Beisbol, La hazaña la realizaron contando con los grandes peloteros -algunos de ellos habian brillado en las Grandes Ligas y otros lo harian después-, así como una buena base de jugadores nacionales y la sabia dirección del inolvidable Memo Garibay.
Aquellos Charros del 67 contaban con un estupendo Staff de pitcheo, donde refugia como un autentico astro el diestro cubano Andres Ayon quien tuvo una temporada de ensueño, ganando 25 juegos y perdiendo solo 6. Ese año, para ser campeones -no había aún playoffs y ganaba el titulo el equipo que obtenia más triunfos en la campaña regular-, los Charros ganaron 85 cotejos y perdiero 55, culminando con .607 de porcentaje en ganados y perdidos, cinco juegos adelante de los Broncos de Reynosa, que esa temporada manejó el que fuera gran relevista puertorriqueño de los Yanquis de Nueva York, Luis "Tite" Arroyo.
Ayón, el pitcher cubano estelar de los Charros, fue el campeon de ganados y perdidos ese año, mientras su compañero Juan Suby tuvo el mejor promedio de carreras limpias con 2.36. Con ellos estaban en el staff de lanzadores, Simon Betancourt (12-8), Waldo Velo (9-11) y comenzaba a figurar como un tremendo relevista Manuel Lugo.
El partido decisivo fue en el estadio Tecnologico, su coronacion en casa y contra los Sultanes de Monterrey, con la victoria 25 de Ayon. con el resultado de 8 carreras a 2 a favor de Charros, gran resultado.
La sabia conducción de Memo Garibay tambien fuen importante. Supo llevar muy bien su pitcheo combinó en la inicial a Miñoso con Idelfonso Ruiz, en la segunda a Gabriel Lugo con Domingo Rivera y en los jardines utilizo sabiamente a Eladio Urías, Francisco "Pancho" Garcia, José "Pepe" Rodriguez, Juan Francisco Menchaca y Benjamin "Cananea" Reyes.

SEGUNDO CAMPEONATO 1971

De Moisés López/Mural Guadalajara, Jalisco
¡Los Charros de Jalisco han hecho historia, se levantaron de la lona para ganar el título de la Liga Mexicana de Beisbol! El 18 de agosto de 1971, los Charros de Jalisco hicieron lo que parecía imposible: se levantaron de una desventaja de tres juegos y conquistaron su segundo y último título en la Liga Mexicana de Beisbol. Cuando todo mundo los daba por muertos luego de perder en casa los dos primeros juegos de la serie Final ante Saltillo y otro más en la ciudad coahuilense, los Charros ganaron cuatro juegos consecutivos para ceñirse la corona y convertirse en el único equipo que se ha levantado de una desventaja de tres juegos. "Hicimos historia porque nunca en el beisbol profesional de México se había o se ha logrado una hazaña así, de ganar los últimos cuatro juegos seguidos", expresa Roberto Méndez, segunda base titular de los Charros en aquella temporada, "estábamos contra la pared, pero sacamos la casta, el coraje. La mayoría éramos jóvenes y aún recuerdo bien todos los juegos, del primero al último y la noche en que nos coronamos aquí en Guadalajara".
Con un equipo muy diezmado, sobre todo en el pitcheo y sin ser señalados como favoritos, el equipo comandado desde la oficina por Álvaro Lebrija, y desde la banca por el inolvidable Benjamín "Cananea" Reyes, logró redondear una excelente campaña que significó el último título en el beisbol profesional para Jalisco.
Qué rápido han pasado los años, pero qué vivo queda el recuerdo de la noche del 18 de agosto de 1971, cuando el Estadio Tecnológico vibró por la consecución del cetro. Tras terminar la temporada regular con récord de 82 triunfos y 65 derrotas, la franela jalisciense pasó a disputar la Final de la Liga al concluir en el primer lugar de la Zona Sur, en la que sacó medio juego de ventaja a los Diablos Rojos del México y dos a los Tigres. Su rival era el mejor equipo en aquella campaña. Los Saraperos de Saltillo finalizaron con marca de 86 triunfos y 65 derrotas y en el equipo figuraban jugadores de gran calidad, muchos de los cuales se encuentran ya instituidos en el Salón de la Fama.
La serie comenzó en Guadalajara el 11 de agosto y los Charros comenzaron con el pie izquierdo, al caer por paliza de 13-1, lo que significó tener que luchar contra la corriente. Un día después Jalisco sufrió otro tropiezo, esta vez el marcador fue de 6-3 y así la serie salía de la Perla Tapatía para continuar en La Atenas del Norte.
El 13 de agosto Saltillo colocó la tercera puñalada a los Charros y a su afición al vencerlos 6-3. El 14 de agosto debió de celebrarse el cuarto partido de la serie, sin embargo, una fuerte lluvia obligó la suspensión de partido, situación que favoreció a los jaliscienses, pues después ya no perderían más en esa temporada. "Parece que eso nos favoreció algo, sobretodo en el pitcheo, ya que los pítchers descansaron un día más. Nos favoreció en todo porque mentalmente nos tranquilizamos, sabíamos que llevábamos ya tres juegos perdidos y estábamos a uno de ser eliminados, pero afortunadamente pasó lo de la lluvia", recuerda Benjamín Cerda, quien cubrió la tercera base en esa serie.
El cuarto y quinto juego fueron ganados por los tapatíos y obligaron que la serie regresara a casa. El primero de la doble cartelera del 15 de agosto fue 6-3, mientras que el segundo finalizó 4-2. Ya con la serie de regreso en casa, los tapatíos simplemente mostraron entrega sobre el terreno de juego y la afición también jugó un papel muy importante.
El sexto juego finalizó 3-2 con triunfo para Jalisco, mientras que para el séptimo y definitivo, los Charros se alzaron con el triunfo al son de 5-1, con lo que lograron su segundo cetro en cuatro años. "El último out, el número 27, fue el más complicado porque venía a batear Gabriel Lugo, un buen bateador que acaba de ingresar al Salón de la Fama, entonces trajeron a Maximino León a pitchear y lo dominó con un fly largo a jardín izquierdo que capturó Bill Parlier", expresa Méndez.
En aquel 1971, los Charros de Jalisco era un conjunto con una base sólida de jugadores mexicanos y con un fuerte cuerpo de pitcheo que se vio maltrecho al final de la campaña debido a que Guillermo Raygoza, Cecilio Acosta y Enrique Romo fueron suspendidos por indisciplina. De tal forma, el cuerpo de lanzadores quedó conformado por el venezolano Pablo Torrealba, quien obtuvo el triunfo en el último partido de la serie por el título, así como otros más en Saltillo; Maximino León, quien consiguió el salvamento en el encuentro decisivo y Manuel Lugo, quien completaba la tercia de abridores; Antonio Pollorena y Ernesto Córdoba también participaron en esa temporada, aunque presentaron al final problemas de lesiones, aún así tuvieron participación en la serie. Los jugadores de campo combinaban juventud y experiencia y en la caja de bateo tenían poder y contacto con la esférica.
La receptoría era cubierta por Jaime Corella y Clemente Rosas; en la inicial jugaba Francisco Campos, Méndez era el segunda base; Cerda el antesalista y Lauro Villalobos el parador en corto; los jardines eran cubiertos por Parlier, Jesús Mora, Juan Francisco Menchaca y Mario Salazar. "No era algo que no creíamos (el título), todos le poníamos tantas ganas y estábamos dedicados, sabíamos al 100 por ciento lo que era el equipo y lo que cada quien podía dar para beneficio del equipo. El público siempre nos apoyó y estuvo con nosotros en las buenas y en la malas", dice Cerda.
NUMERALIA
154 Los juegos jugados por los Charros de Jalisco en la temporada de 1971
86 Las victorias conseguidas por los tapatíos para arribar a su segundo cetro de Liga Mexicana
68 Las derrotas que sufrieron en aquel año
5 Los juegos que sacó Jalisco de ventaja sobre el México, para pasar a la Final
3 Las derrotas consecutivas que sufrieron los Charros al inicio de la serie Final.
2 Los títulos que ganó Jalisco en Liga Mexicana; el anterior había sido en 1967

 
ANECDOTAS CHARROS DE JALISCO

CRONICA DE LA TEMPORADA 67
Por seis entradas la noche no podia ser mas agradable para los aficionados de los Diablos Rojos. El Mexico ganaba 4-0 al lider Charros de Jalisco, con el joven zurdo Ruben Soqui Lanzando pelota de solamente cuatro hits. Por los Charros habian recibido cañonazos el abridor Panchito Ramirez y Bob Cooligan.
Los Charros iban camino a su primer campeonato de la Liga Mexicana. Y esta noche del 28 de Junio de 1967 demostraron mejor que nunca que tenian pasta de campeones. Porque en forma sensacional los Charros le dieron la voltereta al partido y terminaron ganandolo 7-4.
Pero en las primeras seis entradas todo habia sido para el México. El jardinero central Diablo Montoya, por ejemplo, hizo dos lances de pelicula. Uno de cordón de zapato y otro pegándose a la barda y quedándose con un toletazo de Ildelfonso Ruiz, que por un momento pareció jonrón.
El México anoto su primera carrera en la tercera entrada con sencillos de Paquin Estrada, Carlos Sandoval (bateó de 4-4 esa noche) y el mismo Soqui. En la quinta entrada otras dos carreras con hit de Sandoval, doblete de Wilfredo Arano, que produjo, sencillo de Tawa Lizárraga y elevado de sacrificio por Luis Peralta.
Y en la sexta entrada la cuarta carrera con hit de Diablo Montoya, robo de segunda y single impulsador de Carlos Sandoval. Ventaja de 4-0 con nueve outs para terminar el juego.
Abriendo la septima entrada los Charros, que tenían a Memo Garibay al timón, dieron su primera demostración de poderio en el juego. El Dominicano Winston Llenas, de pestañas largas, ojos claros y bat jonronero se voló la barda del jardin derecho. Su jonron numero 19 de la temporada. Jalisco se acercó 1-4 al terminar siete actos. Por un moneto pareció que el cuadrangular de Winston solo habia servido para la tan cacareada carrera de la horquilla.
Pero en las primeras seis entradas todo habia sido para el México. El jardinero central Diablo Montoya, por ejemplo, hizo dos lances de pelicula. Uno de cordón de zapato y otro pegándose a la barda y quedándose con un toletazo de Ildelfonso Ruiz, que por un momento pareció jonrón.
Carlos Villa fue out al comenzar la octava entrada y el principio del fin para los Diablo vino con el primera base Luis Peralta cometió error en un tiro del Shortstop Carlos Sandoval. Un out fácil se convirtió en un corredor embasado.
Roberto Mendez capitalizó esa pifia escarlata al dar sencillo al jardin izquierdo. Pepe Rodriguez, sin embargo, roleteó al pitcher para el segundo out. Los corredores tapatios avanzaron a tercera y segunda, pero dos fuera.
Elrod Hendricks, que llevaba ya 31 jonrones en la temporada, fue el siguiente bateador. La primera base estaba vacia pero imposible darle base intencional. Pitcheaba el zurdo Soqui contra Hendricks que era zurdo. Imposible embasar una posible carrera más. Y luego venia el peligroso Llenas. Hendricks acertó contra Soqui y dió una linea corta al jardin central. El audaz Diablo Montoya trató de realizar otro lance de cordón de zapato.
Pero esta vez la audacia tomo asiento trasero. La pelota picó y se extendió hasta lo profundo. Hasta los 428 pies. Con la gente parada de sus asientos, Hendricks dio la vuelta a las bases con un jonron de campo que empató el juego a cuatro carreras. Hendricks casi necesito un tanque de oxígeno para recuperarse de la carrera. Y en la caseta de los Charros todo fue algarabia.
El murmullo del publico era grande todavia cuando Llenas alcanzó una buena recta de Soqui y la parqueó en la gradas del jardin izquierdo. El jonrón 20 de Llenas en la campaña, su segundo en el partido y ventaja de 5-4 para los Charros. La locura del lado tapatío. Carreras sucias contra Soqui pero llenas de ritmo de metal: con dos jonrones al hilo.
Juan Suby entró a relevar por Jalisco y puso ceros en los dos innings que faltaban. Y los Charros, por su parte, aseguraron el partido con otras dos carreras en la novena entrada. Dos carreras que fueron las puntillas.Cananea Reyes se embasó con base por bolas y Pancho Garcia siguió con sencillo al right que coló al jardin Wilfredo Arano. Cananea anotó y Pancho, que siempre ha empleado spikes alados, dio también la vuelta al cuadro.
Al caer el último out, los Charros habian dado su mejor demostración de la campaña y cuando el manager Garibay se desayunó en la cafeteria del Hotel Regis, vio en los periodicos el standing de la competencia. Jalisco en primer lugar en seis juegos y mediode ventaja sobre Broncos de Reynosa y nueve juegos sobre los Diablos Rojos. Con Hendricks y llenas poniendo musica y pitchers como Ayón y Panchito Ramirez escribiendo la letra, los Charros llegaron primero a la meta.

UN REFUERZO POCO COMUN
Cuando Francisco Javier Barrios llegó al campo de entrenamiento que los Charros de Jalisco tenían en Tehuacan, Puebla; la expresión del manager, Benjamin "Cananea" Reyes fue de disgusto: "¡ Ah que mi compadre, mira nada más la garrocha que me mando!".
Un compadre del "Cana" le habia recomendado a un pitcher de Hermosillo, y Benjamin aceptó que fuera a las practicas sin haberlo visto antes tirar. El aspecto de Barrios era de risa. Alto, muy alto, delgado, más que eso, delgadisimo, con spikes que le quedaban grandes y el uniforme chico, no parecía ser un pitcher con futuro y a punto estuvo de regresarlo "Cananea", con saludos maternales para su compadre.
Sin embargo, lo convencieron que debia verlo pitchear, asi que Barrios saco el rifle y se puso a tirar rectas cercanas a los noventas millas con naturalidad, a lo que "Cananea" con aquel buen humor que siempre tuvo, sólo comento: "Lo sabia, mi compadre es conocedor y no podia fallarme. Supe que era bueno al verlo nada mas", soltando despues una carcajada al ver la cara de los coaches, entre ellos "Tribilin" Cabrera y Manolo Fortes, quienes habian sido en realidad los que habian impedido que Benjamin mandara de regreso a Barrios a Hermosillo.

EL QUE SE FUE
Manolo Fortes viajo a Torreon para firmar a Jorge "Charolito" Orta y convercerlo de jugar con los Charros, creyendo que seria sencillo hacerlo, por su amistad de años con su compatriota Pedro "Charol" Orta, padre de Jorge y tambien ex-pelotero colo Manolo.
Sin embargo, grande fue su sorpresa cunado "Don Pete" le dijo que no debia hablar con él, sino con la madre de Jorge. Manolo llega a casa de la Familia Orta. La señora ya lo estaba esperando y le dijo secamente "Ya se a lo que tu vienes. Desde ahora, la respuesta es no", dijo la madre del "Charolito".
Manolo se fingió ofendido, "¿Es asi como reciben aqui a las visitas? ¡Anda, mujer, sirveme una taza de cafe y hablamos!". Y vaya que hablaron, recuerda Manolo: "Hombre, esa mujer, a quien conocia yo desde Cuba cuando era novia de Pedro, no queria que fuera a los Estados Unidos, deseaba que estudiara y tardé muchas horas en convencerla; sin embargo, valio la pena".
Orta llego a Grande Ligas sin jugar en la Liga Mexicana y actualmente vive en Houston, Texas; desde donde cada mes envia una buena cantidad de dolares a sus queridos padres, quienes ahora viven cómodamente del lo que el hijo les envia.Todo gracias al Beisbol. Ahora, su madre, cuando Manolo le recuerda ese pasaje, dice, "es cierto, vivimos muy bien y a Jorge le fue de lujo, pero perdimos a nuestro hijo, ya que no vive con nosotros".

MUCHOS PANTALONES
Cuando el diminicano Winston Llenas llego el primer dia al los entrenamientos de los Charros de Jalisco en 1967, venia con el paquete de suplir a Aurelio Rodriguez, quien habia emigrado a los Estados Unidos para iniciar una carrera que abarcaria 17 campañas en las Grandes Ligas.
El encargado de recibirlo fue Adolfo "Tribilin" Cabrera quien comentó jocosamente que los pantalones de Aurelio le venian cortos al dominicano, pero en el campo seguramente le quedarían largos. Winston, sonrió, pero no le gusto el comentario y todo seriedad le dijo al "Tribi", graficamente los siguiente "me quedan cortos, porque lo que traigo aqui, no me cabe en ellos". Y si, valiente y buen pelotero era Winston Llenas, quien hizo olvidar al tremendo tercera base sonorense, siendo pieza fundamental en la conqusta del campeonato.

PALABRAS MAS, PALABRAS MENOS
Benjamin Cananea Reyes hablaba y mucho, en el diamante. Hacia enojar a los rivales y en ocasiones sus palabras eran proféticas. En la serie final del 71, entró a dialogar con el pitcher Maximino León y al regresar algo le dijo a Tomás Herrera. Molesto, Reyes le respondió que su siguiente bateador sería golpeado por Maximino León. Lógico, vino con un rectazo justo al cuerpo del bateador en turno, armandose la camara úngara, donde resultaron expulsados varios jugadores, entre ellos el pitcher y el bateador del problema y por supuesto, "Cananea" Reyes, acusado por Herrera con el ampayer, de ordenar golpear a su bateador.

BENDITA LLUVIA
Los Charros llegaron con pocos brazos confiables a la disputa de la serie final con los Saraperos, por los castigos disciplinarios de Cecilio Acosta, Enrique Romo y Guillermo Raygoza en la campaña de 1971.
Benjamin Reyes, manager del equipo, le pidio a Dios que lloviera por lo menos un día para descansar a sus exhaustos lanzadores...¡y llovio!
Despues de eso, los Charros de Jalisco se levantarían para ganar cuatro juegos seguidos y pasar a la historia.

LA MANZANA
Guillermo "Memo" Garibay era un manager muy querido por sus peloteros y tenia sus puntadas de vez en cuando. Una de ellas fue bautizar al autobus en que viajaba el equipo como "La Manzana". Cuando un despistado pelotero recien llegado al equipo le preguntó el motivo del apodo, Garibay muy serio le contestó. "Es manzana, porque no-es-pera. ¿me entiendes?".
Y si, "La Manzana" nunca esperó a nadie, todo mundo tenia que estar a tiempo para salir, so pena de quedarse.